Domingo, 18 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Blog

Se convirtió en testigo de Jehová cuando sólo tenía 5 años

Fue un testigo de Jehová practicante, luego pasó un tiempo como agnóstico y volvió al Catolicismo

por Convertidos Católicos

Traducción:
Por Yasmín Oré

Se ha traducido este testimonio del programa “The Journey Home” de EWTN con Marcus Grodi

Oscar Herrera es natural de México aunque actualmente reside en Chicago, Estados Unidos. El nació en un hogar católico que practicaba la fe sólo por tradición. Sin embargo, se crió bajo las fundamentalistas creencias de los testigos de jehová ya que sus padres se convirtieron a ella cuando el sólo tenía cinco años.

 Su vida como testigo de Jehová

Comencé a asistir a los salones del reino acompañando a mi Padre para ir adentrándome a sus enseñanzas desde temprana edad. Me inscribieron para ello en la Escuela del Ministerio Teocrático que era una forma sistematizada de estudiar la Biblia y para los 6 años ya estaba dando charlas públicas en frente 100 a 150 personas, lo cual llamaba la atención para alguien de tan corta edad.

A la edad de nueve años me mudé con toda mi familia a Chicago que es donde actualmente vivimos. Luego cuando ya tenía diez años, decidí finalmente bautizarme como testigo de jehová y no fue por presión de mis padres sino porque yo, aunque era sólo uno niño, realmente quería hacerlo. Debido a mi preparación temprana y pasión por la predicación, todos los miembros me decían que me convertiría en un gran servidor ministerial, un anciano superintendente o supervisor de distrito y de esa manera subiría mi rango en la predicación. Recuerdo que me levantaba muy temprano como a la 7 am en los días designados para ello, e iba de puerta en puerta hablando y dejando sus revistas como el caso de La Atalaya. Esto lo realicé hasta comienzos de mi adolescencia.

Es en este tiempo, donde comienzan mis primeras discrepancias con su fundamentalista estilo de vida. Debido a que me gustaban mucho los deportes, en especial el futbol al cual yo quería realmente involucrarme en un equipo de mi escuela secundaria, noté que no era bien visto por los líderes ya que una de las cosas que te aconsejan es que no deberías tener un hobby que te quitara mucho tiempo y menos para relacionarte con los no testigos o gente del mundo. Y es así, que no pude disfrutar de este deporte pues mi padre era muy estricto en mi formación espiritual y me decía que debía obedecer siempre a los líderes.

Otra cosa en la que no estuve de acuerdo, es que yo elegí estudiar Ingeniería, pero ellos otra vez me advertían a buscar otro tipo de carreras que no fueran tan largas o me quitaran mucho tiempo. En otras palabras, me desalentaban a no perseguir carreras de educación superior. También a los jóvenes presionaban a que debían casarse con alguien de la misma organización, imitando a lo que se hacía en el Antiguo Testamento, cuando sólo se casaban dentro del mismo pueblo hebreo. Yo buscaba más libertad y no estar encerrado como en una caja. También como cualquier joven de esa edad deseaba ir a fiestas y pasar tiempo con mis amigos, no por buscar vicios sino solo por pasar un buen rato, pero ellos tampoco lo veían bien.

Respecto a las doctrinas, mi educación fue profundamente anticatólica, siempre veía mal el culto a las imágenes, a María, etc. También la creencia de que la Iglesia Católica iba a ser destruida por el Armagedón y solo los Testigos de Jehová iban a poder salvarse.

Dejando de practicar el Jehovismo

Mas adelante, ya estando en la Universidad, a la cual logré aplicar pues mi padre finalmente me concedió esa libertad para tomar mis propias decisiones, cursé dentro de la misma carrera de Ingeniería, una materia de humanidades llamada “Introducción a las religiones mundiales”, la cual se trató de sólo un semestre, pero me hizo abrir mi mente de que siendo testigo de jehová no era la única manera de ser salvo y que habían también otras religiones que llevaban a Dios. Tuve que hacer una investigación sobre dos principales religiones y obviamente no quería elegir al Catolicismo como objeto de estudio y por ello estudié al Judaísmo y al Budismo. Y a través de ello, me di cuenta que esas otras religiones también buscaban llegar a Dios, aunque de distinta manera y que no sólo los testigos eran los únicos en la tierra.

Sin embargo, el punto que me hizo dejar por completo la organización, fue cuando conocí a la que actualmente es mi esposa, ella en ese tiempo era una católica no practicante y con quien concebí también mi primera hija. Esta situación causó revuelo a los líderes que me llegaban a acosar con llamadas y visitas para ver cómo podía corregirme y no llegar a abandonarles. Recuerdo haber pasado por una reunión que llamaban “Comité Judicial” al que te sometes una vez ya eres bautizado y si estas incurriendo en pecado grave, ellos intentan buscar tu arrepentimiento y sino lo logran entonces te expulsan de la organización. En cuanto al tema de la expulsión se basan en la cita 1 Corintios 5,11.

Pero yo no quería seguir siendo ya más un testigo de jehová pues en sus reuniones me sentía cada vez más aburrido y desanimado con su estilo de vida. Así que decidí dejarles y por cinco años me volví un completo agnóstico. No deseaba en ese tiempo saber de ninguna religión organizada pues para creer en Dios no necesitaba ir a algún lugar para adorarle.

 Acercándose a la Iglesia Católica

Fue en una oportunidad cuando decidí acompañar a mi esposa a una misa en la parroquia que frecuentaba ella y mis hijos y el sacerdote hizo una invitación para asistir a un retiro del movimiento “Jornadas Matrimoniales de Vida”. En ese momento mi esposa me dijo “oye tenemos que ir porque realmente lo necesitamos como pareja”, pero yo me rehusé diciéndole que la misa era lo máximo que podía asistir y no deseaba ir a más invitaciones católicas.

Sin embargo, a pesar de mis dudas y rechazo por lo católico, acepté asistir a ese retiro , el cual duró tres días y pude notar que esos días me hicieron sentir espiritualmente mejor que mis últimos años como testigo de jehová. Y la experiencia fue tan buena que no me importaba tener todo ese mundo de preguntas sobre la fe sino que tenía la seguridad de lograr un verdadero encuentro con Jesús. Especialmente creo fue, el momento de centrarse en la Eucaristía, término que ni estaba en mi vocabulario por haber sido un testigo de jehová. Lo más cercano a la cena del Señor que ellos usan es el término “memorial” que lo fundamentan en el 14 de nisán (14 de Abril) siguiendo el calendario judío, por lo que no es más que un emblema.

Después de esa experiencia se inició mi camino de conversión a la Iglesia Católica, con pequeños pasos como aprender a santiguarme la cual nunca lo habia hecho. También me enteré que por mi madre, que yo había sido bautizado católico de pequeño y por ello me puse en contacto con mis padrinos en México para que enviaran esos documentos parroquiales. Cuando estos llegaron que fue a principios de 2014, me enteré que había sido bautizado pero también confirmado cuando sólo tenía 6 meses de edad. Finalmente, para disipar mis dudas me inscribí a unas buenas catequesis para aprender las doctrinas católicas y terminé leyéndome el Catecismo entero. Experimenté mi primera confesión un jueves santo por lo que no podía pedir una mejor bienvenida a casa. Realicé mi primera comunión el 20 de Abril del 2014.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA