Jueves, 19 de mayo de 2022

Religión en Libertad

Blog

Tu Matrimonio como Dios lo pensó.

Su poder a mi servicio. Comentario para Matrimonios: Juan 21, 1-14

por ProyectoAmorConyugal.es

EVANGELIO

Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 21, 1-14

En aquel tiempo, Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Y se apareció de esta manera:
Estaban juntos Simón Pedro, Tomás apodado el Mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discípulos suyos.
Simón Pedro les dice:
«Me voy a pescar».
Ellos contestan:
«Vamos también nosotros contigo».
Salieron y se embarcaron; y aquella noche no cogieron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús.
Jesús les dice:
«Muchachos, ¿tenéis pescado?».
Ellos contestaron:
«No».
Él les dice:
«Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis».
La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo a quien Jesús amaba le dice a Pedro:
«Es el Señor».
Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos doscientos codos, remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice:
«Traed de los peces que acabáis de coger».
Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red.
Jesús les dice:
«Vamos, almorzad».
Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor.
Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado.
Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Su poder a mi servicio.

Las gracias que Jesús daba a los discípulos cuando estaba en la Tierra, sigue dándoselas después de resucitado. Se repite la escena de la pesca milagrosa, la misma que cuando les llamó a seguirle.
Jesús está, está presente, tiene todo el poder y lo pone a mi servicio. Si sigo Sus indicaciones, podemos dar tantos frutos que no podríamos con ellos.
Esposos, ahora, como entonces, no nos atrevemos a preguntar quién nos unió, quien nos une y quién nos hará matrimonios santos, porque todo sabemos que… es el Señor.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Alfonso: Muchas veces me esfuerzo y no avanzo. No obtengo frutos. A veces esto me crea cierta desesperanza. Incluso, puedo llegar a decirle al Señor: Si cumplo con mi oración, con los sacramentos… ¿por qué no obtengo frutos?
Carla: Yo creo que la respuesta está en la pesca milagrosa que suscita Jesús resucitado. Tú y yo debemos actuar como Juan y Pedro. Lo primero es estar a la escucha, descubrir Su presencia en todo momento. Él nos dirá donde echar las redes para pescar en Su nombre. Los frutos los alcanzamos con Su poder. Así, le reconoceremos, y como Pedro nos lanzaremos para vivir ratos de intimidad con Él, en los que recibimos el alimento.
Alfonso: ¡Claro! Él nos entrega todo Su poder para hacer milagros. Es brutal. Tengo que saber verle en todo momento y después, hacer lo que Él me diga. Pero no desde una relación de cumplimiento, sino de amor. Como Pedro, que se lanza, que no puede esperar a que la barca llegue a tierra.

Madre,

El Señor subió a los cielos, pero Tú sabes bien que no nos ha dejado abandonados. Al contrario, está más cerca que nunca. Su gracia es más fuerte que nunca, y se derrama en la Eucaristía, en la Reconciliación, en nuestro Sacramento Matrimonial. Que no desperdiciemos Su gracia por falta de fe o por falta de confianza. Amén.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda