Sábado, 11 de julio de 2020

Religión en Libertad

Blog

San José, Patriarca del Pueblo de Dios (1870-2020)

San José de Talavera (1)

por Victor in vínculis

Hace unas semanas, mientras preparaba el Taller del Orfebre (publicación que edita el Colegio “Compañía de María” de Talavera y Valdemoro) para este mes de marzo, fray Jordi Mª Gil Costa, O. Carm. me recordó que este 2020 se cumplen 150 años del patronazgo de San José sobre la Iglesia Universal que decretó, el 8 de diciembre de 1870, el beato Pío IX. Los Jóvenes de San José nos lo están recordando.

Días después, volvió a llamarme, y me dijo:

-Pero, ¿sabes lo que Canals cuenta en su libro sobre San José?

-No, Padre, el qué.

-Que, desde Talavera, ¡¡¡en 1498!!!, se decide, en el Concilio aquí celebrado por el cardenal Cisneros que se celebrase la fiesta de San José el 19 de marzo…

- ¿Cómo?... pero si yo he leído ese libro…

San José, Patriarca del Pueblo de Dios

El libro al que nos referimos lleva por título San José, Patriarca del Pueblo de Dios y fue publicado por la Editorial Balmes de Barcelona, en 1994. Su autor es Francisco Canals Vidal (sobre estas líneas junto a San Juan Pablo II).

El prólogo, que os ofrecemos íntegro como primera parte de este artículo, fue escrito ni más ni menos que por el cardenal Marcelo González Martín.

«Es un honor para mí y una satisfacción profunda prologar la obra que el Dr. Canals ha presentado en la Facultad de Teología de Barcelona (sección de San Francisco de Borja), con el título de «José, esposo de María, Patriarca del Pueblo de Dios».

Un honor, porque de todos es conocida la figura de este seglar benemérito, filósofo heredero de nuestra mejor tradición metafísica, que ha tenido siempre el acierto y, diríamos, el don de saber unir la piedad sencilla del pueblo de Dios con el rigor de la investigación más depurada y exigente. Y una satisfacción, porque siempre lo es para un Obispo, servidor y maestro del pueblo de Dios en la fe, encontrar una obra de teología que ha querido ser, precisamente, un servicio a la fe de la Iglesia, al sensus fidei que en ella alienta. Ha sido un acierto, a mi modo de ver, partir de la fe que el pueblo de Dios profesa a San José, para encontrar las raíces de esa misma fe en las fuentes teológicas. Diríamos que estamos de lleno en lo que se dio en llamar método regresivo: avanzar desde la fe actual de los creyentes para buscar sus fundamentos en las fuentes de donde procede. ¡Qué lejos estamos aquí de la teología racionalista que todo lo quiere dirimir con el análisis frío e implacable de la razón! Aquí se siente y se goza de la fe honda de la familia cristiana a la vez que de la reflexión rigurosa y fundada. El primer mérito de esta obra es el de ser una teología al servicio de la fe del pueblo de Dios.

Al examinarla, inmediatamente nos damos cuenta de la certera intuición que la ha inspirado. Siguiendo las huellas de Santa Teresa y el pensamiento teológico de Suárez, el Dr. Canals trata de superar la visión de San José que tiende a presentarlo simplemente como esposo de María en una acción respecto a Jesús que podríamos calificar de mediata y pasiva. El Dr. Canals, en este caso, ha querido mostrar la función eminentemente positiva y directa que San José ha ejercido en su solicitud paternal sobre Jesús y que, según las declaraciones de los últimos Papas, sigue ejerciendo sobre la Iglesia, al igual que lo hizo sobre la familia santa de Nazaret.

En efecto, el enfoque que tiende a presentar a San José como mero esposo de María y simple observador mudo de los acontecimientos de nuestra salvación, olvida que San José encarna las promesas hechas a los Patriarcas del Antiguo Testamento. No podemos silenciar que San José aparece en el evangelio como «varón de la casa de David», en cuyo entorno nace, crece y se desarrolla Nuestro Señor. La figura de San José aparece, así como la culminación de las promesas de Dios a los Patriarcas, heredero de Abraham y de David, que arropa, con su fe y su obediencia paternales, el nacimiento y la vida de Nuestro Señor. Es verdad que José no fue padre de Jesús como María fue la madre, pero su función paternal hay que ponerla en relación con el orden hipostático, es decir, como una función positiva respecto de la Encarnación y el cuidado de la vida de Jesús, llevada a cabo mediante la activa solicitud de un padre y una virginidad que, lejos de ser pasiva, es inseparable de la virginidad de María, ya que ambas nacen de un mismo deseo compartido, en obediencia a los planes de Dios.

Si José no engendró carnalmente a Jesús, lo engendró en el ejercicio de una solicitud paternal en la que todo es servicio obediente y fe sacrificada. En José se realizan las promesas anteriores de Dios. Es la voz del Antiguo Testamento, la voz de los Patriarcas, que prepara la llegada del Mesías, y es también la voz del Nuevo Testamento que sirve al Mesías con un amor como el de un padre y que vive del mismo Mesías por medio de la fe. Ha sido también un acierto del Dr. Canals el haber examinado el cambio que en este sentido ha experimentado la liturgia de San José en la nueva reforma. La liturgia, que es un locus theologicus privilegiado, ha pasado de la representación de San José como esposo de María a la visión de San José como aquel en quien se cumple lo que Dios venía prometiendo y que recibe la misión de ejercer una función paternal singularísima.

La fe de los fieles que saluda a José como Patriarca, y las declaraciones de los Papas que ven en aquel que protegió y cuidó de la familia de Nazaret, el Protector Ecclesiae, ha encontrado en la liturgia su justa correspondencia y en esta tesis del Dr. Canals la más adecuada y servicial fundamentación. Quiera Dios que aparezcan cada vez más entre nosotros trabajos de este tipo que vengan a servir a la fe del pueblo de Dios, fe que cada uno de nosotros, desde nuestro puesto particular dentro del Cuerpo Místico, tenemos que proclamar con vigor y devoción. Que el santo protector de la comunidad cristiana, que fue presentado por Juan XXIII como guía seguro del Concilio

Vaticano II, cuide y bendiga a nuestra Iglesia en esta hora tan delicada, y tan llena de esperanza si nos decidimos a vivirla con la fe y docilidad de que él nos dio ejemplo.

Hacen falta teólogos que investiguen, y que a la vez sean hombres que recen y acepten con gozo lo que hay de misterio y de luz en la humildad de un Dios encarnado que podía llamar padre al carpintero de Nazaret».

Así que lo primero: la obra. Repito, en este 2020 en que celebraremos al Santo Patriarca José como patrono de la Iglesia Universal debéis comprar este libro utilísimo para la teología josefina.

https://balmeslibreria.com/libro/san-jose-patriarca-del-pueblo-de-dios/

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA