Sábado, 08 de agosto de 2020

Religión en Libertad

Blog

Tu Matrimonio como Dios lo pensó.

Motivos de esperanza. Comentario para Matrimonios: Lucas 24, 13-35

por ProyectoAmorConyugal.es

EVANGELIO

Lo reconocieron al partir el pan.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 24, 13-35

Aquel mismo día (el primero de la semana), dos de los discípulos de Jesús iban caminando a una aldea llamada Emaús, distante de Jerusalén nos sesenta estadios; iban conversando entre ellos de todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo.
Él les dijo:
«¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?».
Ellos se detuvieron con aire entristecido. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le respondió:
«¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que no sabes lo que ha pasado allí estos días?».
Él les dijo:
«¿Qué?».
Ellos le contestaron:
«Lo de Jesús, el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él iba a liberar a Israel, pero, con todo esto, ya estamos en el tercer día desde que esto sucedió. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado: pues habiendo ido muy de mañana al sepulcro, y no habiendo encontrado su cuerpo, vinieron diciendo que incluso habían visto una aparición de ángeles, que dicen que está vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron».
Entonces él les dijo:
«¡Qué necios y torpes sois para creer lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?».
Y, comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras.
Llegaron cerca de la aldea a donde iban y él simuló que iba a seguir caminando; pero ellos lo apremiaron, diciendo:
«Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída».
Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista.
Y se dijeron el uno al otro:
«¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?».
Y, levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo:
«Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón»
Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

Palabra del Señor.

Motivos de esperanza.

Señor, siempre me ha llamado la atención por qué se marchaban los discípulos de Emaús y con aire entristecido además, si ya habían ido las mujeres al sepulcro y se lo habían encontrado vacío e incluso habían visto ángeles que les decían que estaba vivo. Además, otros discípulos habían ido al sepulcro y lo habían confirmado. ¿Por qué se iban?
A veces me da la sensación de que tengo muchos motivos para la esperanza y no los miro o no les doy el peso que realmente tienen. Tú, Dios encarnado, has venido y has muerto en la cruz por mí, me has liberado de todos mis pecados y yo sigo a veces sin paz o triste por ellos. Los discípulos de Emaús deberían estar alegres porque había signos para la esperanza. Yo debería estar alegre, porque ha habido muchos signos para la esperanza. Señor, ábreme los ojos para valorar Tu obra de Redención, y para que pueda verte a mi lado, conmigo, constantemente.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Lucas: Es cansino. Otra vez lo mismo. Cada vez que nos sentamos a hablar y no estamos de acuerdo, caemos en una discusión. Cada vez que no hago las cosas como tú quieres o consideras que debo hacerlas, hay un reproche.
Lucía: Yo también me siento así. De tus labios no sale nada positivo sobre mí. Hay mucha oscuridad en nuestro hogar, no hay alegría y nuestros hijos lo están apreciando.
Matrimonio Tutor: Es normal que caigáis. Somos de barro. Eso no debería quitaros la alegría. El problema quizás es que os miráis demasiado y apartáis la mirada del que os lo da todo, del que os sana, del que os purifica. ¿Cuántas veces le dais gracias al día? ¿Cuántas veces le alabáis a lo largo del día? Si no apartáis la mirada de Él, recuperaréis la alegría.

Madre,

Bendita seas Madre, que nos llevas a saborear las cosas de Dios en nuestra vida. Paladeamos Su misericordia, Su bondad, Su fidelidad, Su perdón, Su omnipotencia… ¡Aleluya, el Señor ha resucitado!

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA