Lunes, 21 de octubre de 2019

Religión en Libertad

Blog

De católico enfriado en la fe a evangelico pentecostal y luego de regreso a la Iglesia Católica

por Convertidos Católicos

José Manuel Gutierrez Arcos, es un católico español, natural de Málaga. El nació y creció en un hogar católico. Sin embargo ya siendo casado y debido a unos problemas conyugales, decide unirse a un congregación pentecostal donde reavivar su fe y resolver sus conflictos personales. Tras un tiempo en este nueva iglesia y lleno de contradicciones doctrinales, decide emprender el camino de regreso a la Iglesia Católica.

Buscando a Dios en otras iglesias

Nací en una familia católica por tradición, fui bautizado como católico e hice mi primera comunión a los ocho años, hasta ahí llegó mi vida y formación cristiana como les ocurre a millones de Católicos dónde luego las vistas a las iglesias son meros acontecimientos sociales como la asistencia a comuniones de familiares y alguna boda.

No fue hasta los treinta y un años de edad en 2010 que se despertó en mí una inquietud interior y comencé una búsqueda interior de Dios, a través de un amigo llegó a mis manos la Biblia, realmente fueron dos, una Biblia de Jerusalén versión bolsillo y una Biblia Protestante la versión Reina Valera, ¿curiosa casualidad, verdad?, y empecé a "devorar" la Escritura todos los días y a todas horas, eso sí, apenas entendía nada, mi formación bíblica era nula.

Aún no asistía a ninguna Iglesia, mi búsqueda interior era por libre, no fue hasta qué a través de problemas personales con mi mujer que conllevaría estar tres meses fuera de casa, y fue en mi vuelta dónde quedé sorprendido ya que ella comenzó a asistir a un "culto" Evangélico, la iglesia en cuestión era "Pentecostal" y se llamaba "Alto Refugio".

Mi mujer me invitó un domingo a asistir a esas reuniones y accedí a acompañarla, al llegar al "templo" quedé desconcertado ya que aquello no se parecía nada a la idea que yo tenía como iglesia, no había imágenes, no había altar, la sacralidad brillaba por su ausencia.

La acogida fue muy afectuosa todo eran abrazos, besos, muchos cumplidos, me dieron la bienvenida multitud de personas que no conocía, hasta ahí todo podía pasar como normal, hasta que empezaron las alabanzas con el toque de guitarras, batería, luego vino la predicación de la pastora y después de esto se daba lugar a lo que ellos llaman "ministrar", los pastores eran varios de nacionalidad argentina y todos de la misma familia e imponían las manos a aquellas personas que se acercaban a ellos, algunos caían al suelo, todo eran gritos y alaridos cosa que a mí me desconcertaba.

Pasaron unas tres semanas de mi ingreso en aquella Iglesia, ese día había un evento dónde participaban los miembros de esta congregación, se hizo una gran comida para compartir, pero lo que parecía ideal al poco rato no lo era tanto.

Mientras todos conversábamos y dábamos buena cuenta de esa comida en una oficina se estaba celebrando una reunión entre los pastores y familia de estos dónde el ambiente se empezaba a caldear y subían el tono de voz bastante, la primera en salir fue la mujer del pastor y pastora también, en la que de malas maneras nos "invitó" a salir de manera inmediata, los que estábamos allí no dábamos crédito a lo que veíamos y escuchábamos y fuimos saliendo con cara de sorpresa.

Al día siguiente unos de los pastores y cuñado de la pastora nos explicaron, los motivos de aquella discusión que fue por motivos económicos, más concretamente los diezmos, y nos comunicó su idea de abrir por su propia cuenta otra iglesia cosa que nos pareció bien a las personas que salimos de la otra congregación, los que nos sentimos mal con aquella actitud de la pastora nos fuimos tras este pastor.

Aún no teníamos local para reunirnos y las reuniones las hacíamos alternativamente en nuestros propios hogares, donde hacíamos lectura de la Escritura y el pastor predicaba, la idea era de alquilar un local con nuestras aportaciones económicas (ofrendas y diezmos), así nos reuníamos hasta que por fin el pastor alquiló un local.

Ya instalados en el nuevo local asistíamos a tres reuniones semanales, los martes eran estudios bíblicos, jueves y domingo reuniones normales con predica del pastor, y era en esas predicas dónde yo tenía grandes interrogantes, ya que el pastor nunca perdía la ocasión para atacar la doctrina católica, la Eucaristía, la confesión, María, las imágenes que según ellos son ídolos etc..., no me sentía molesto por esas críticas a la Iglesia sino qué me inspiraba a comenzar la búsqueda de la Verdad, yo necesitaba saber si eso que decía el pastor era cierto o eran mentiras.

Investigando a través del internet sus dudas doctrinales

Empecé a visitar bibliotecas, y a ver videos de nuestro hermano Frank Morera dónde el exponía sobre San Ignacio de Antioquía y cómo este Obispo hablaba de la Eucaristía como Presencia Real de Cristo, no era el teatro de "la cena del Señor" en el que yo participaba en el culto Pentecostal y que no le daban importancia sino que era un mero recuerdo.

También llegó a mis manos el testimonio de conversión del también ex-pentecostal y ex-pastor Fernando Casanova, un testimonio de más de dos horas y que lo visualicé en infinidad de ocasiones haciendo un repaso bíblico excelente sobre los Sacramentos y ahí comencé a dudar de la predicación de nuestro pastor ya que descubrí que por 2000 años había una Iglesia que en doctrina no había variado desde el primer siglo y que todo apuntaba hacia la Iglesia Católica.

Los martes eran de estudios bíblicos cómo ya he dicho anteriormente y yo ahí aprovechaba para hacer preguntas al pastor, en una ocasión le di mi interpretación bíblica sobre el diezmo, quienes eran los legítimos beneficiarios del mismo, como consistía, etc. todo con versículos y capítulos bíblicos, el pastor no me contestó ni me rebatió nada sólo me dijo "José sos odioso", y imagínense la cara de mi mujer ya qué yo estaba poniendo en aprietos al "ungido", de camino a casa la cosa se ponía aún peor.

Yo seguía mis estudios bíblicos, mientras tanto yo colaboraba de manera activa en la Iglesia, e incluso fui parte del coro, iba a ensayos para ir aprendiendo las canciones que se cantaban en el culto, iba pasando el tiempo y el pastor nos pidió que teníamos que ser bautizados y a las pocas semanas recibimos el bautismo yo, mi mujer y varios Hermanos, formando parte de la congregación totalmente.

En una ocasión busque opinión y ayuda a un sacerdote católico que fui conociendo ya que intercalaba de vez en cuando mi asistencia al culto Pentecostal con mi asistencia a Misa en mi confusión espiritual, le expliqué mi situación pero más que aclararme me confundió aún más, sus palabras fueron "haz lo que quieras" cuando le pregunté qué debía hacer.

Regresando nuevamente a la Iglesia Católica para hacer apologética

Llegó el día de tomar una decisión sobre mi camino en la Fe, llegué a la conclusión a través de mis estudios bíblicos, patrística, e historia que a la congregación que yo asistía era un fraude, se lo dije a mi mujer que al principio pareció no tomarlo muy mal y me fui a un locutorio a llamar al que hasta ese momento era mi pastor, le expuse mis razones, el seguía atacando la Iglesia y para terminar me llamó sin ningún tipo de rubor "Anatema" yo un neófito aún sentí terror por esa palabra, pero no me hizo cambiar de opinión.

Empecé a ir a Misa y di con un gran sacerdote y vicario diocesano el cual me confesaba, esto fue en el año 2012 año de la Misericordia (que casualidad) así declarado por Benedicto XVI, después de esta confesión el Sacerdote levantó la excomunión (Laetae Sentenciae) que pesaba sobre mí y profese mi Fe en público aquel día y fui recibido en la Iglesia como el hijo pródigo y con gran alegría empecé a participar del Banquete Eucarístico.

Antes de todo esto llegué a pasarlo realmente mal ya que mi mujer cada vez que venia del culto evangélico eran todos ataques hacia mi Fe, me decía que "yo estaba perdido" qué "mi alma no era elegida de Dios", en una ocasión me llegó a prohibir ir a Misa qué ella decía que era algo "diabólico", jamás accedí a sus chantajes, los evangélicos no me perdonaban por haberlos abandonado y hacerme católico, y les metían esas ideas a mi mujer que sólo hacían insufrible nuestra relación.

En la actualidad ella respeta mi Fe, sigue asistiendo a ese culto Protestante, y yo he seguido formándome y nutriéndome en mi Fe Católica, una Fe bi-milenaria, y la labor que me he encomendado es seguir aprendiendo y también ayudar a mis hermanos católicos en su formación, colaboro en la web "Cuculmeca Apologética" y en mi canal de YouTube que se llama "Apologética Malacitana".

Puedes ir directamente al canal de José Manuel, dando clic aquí

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA