Lunes, 18 de octubre de 2021

Religión en Libertad

Blog

Líbranos del mal. El demonio existe

Líbranos del mal. El demonio existe

por Un alma para el mundo

Líbranos del mal. El demonio existe

                No está muy de moda hablar del demonio. Parece para muchos un  tema trasnochado propio de una mentalidad medieval, y de mentes ignorantes y crédulas. Pero el demonio, o los demonios, son una realidad. He tenido experiencia de ello, y he tenido que hacer oraciones de exorcismo para librar de su influencia a mas de una persona, o familia. Hay que tomárselo en serio. El mal existe, hoy lo vemos patente en la pandemia que estamos sufriendo, o en la fiebre de crueles atentados contra el ser humano, desde antes de nacer. Y Dios no nos puede mandar ningún mal, porque es contrario a su esencia que es Amor. Pero como el demonio puede tener tanto poder, y por qué no lol elimina Dios. Esta es la cuestión. Dios creo a los ángeles y los dotó de poder y libertad. Un ser libre puede optar por lo bueno o por lo malo. Querer estar con Dios o contra Dios. Y hubo ángeles que haciendo mal uso de su libertad optaron contra Dios. Y ¿por qué Dios no los fulminó?, porque respeta esa libertad que nos ha dado a los seres con alma e inteligencia. El demonio es muy poderoso, perol podemos vencerlo con la Gracia de Dios.

            Hace un tiempo que “El Confidencial” publicó un interesante trabajo sobre el demonio. Traigo aquí esta larga cita por su interés: Pietrelcina, sur de Italia, marzo de 2018. El Papa Francisco participa en los actos conmemorativos en torno al 50 aniversario de la muerte del Padre Pio, ya santo. En italiano, el Pontífice pregunta a los asistentes:

-“¿Vosotros creéis que el demonio existe?

Silencio tímido en las gradas.

El Papa: ¡No os veo muy convencidos! Entonces se dirige al obispo de la zona, y le dice en voz alta:

-“¡Vamos a tener que hacer una catequesis!”.

 Repite al pueblo: “¿Existe o no existe?”.

El público contesta que sí con algo más de entusiasmo. Y remarca Francisco: “Por supuesto que existe. Y está actuando. Va por todas partes, se mete dentro de nosotros, nos atormenta, nos engaña. Y nosotros tenemos miedo”.

A raíz de esta iniciativa del Papa, el obispo de san Sebastián, José Ignacio Munilla, colgó varios audios en su web haciendo catequesis sobre el demonio, y arrancan contado esta preocupación del Papa Francisco por hablar de la fe con integridad. En el primer podcastMunilla enumera 17 intervenciones del santo Padre en las que habla del demonio con claridad a mayores, medianos y niños desde el 30 de octubre de 2014 hasta el 1 de mayo de 2019. En estas palabras seleccionadas se observa que la existencia del demonio es un tema que el Papa lleva dentro, tan dentro que, incluso pocas horas después de salir a la Logia de las Bendiciones el día de su elección, en las palabras que dirigió al Cónclave que le acababa de elegir sucesor de Pedro, sorprendió a los cardenales con la siguiente afirmación: “Cuando no se confiesa a Jesucristo, me viene a la memoria la frase de Léon Bloy: ‘Quien no reza al Señor, reza al diablo’. Cuando no se confiesa a Jesucristo, se confiesa la mundanidad del diablo, la mundanidad del demonio”. Se oye el eco en la Capilla Sixtina durante un buen rato. Solo esa afirmación podía encender sola la chimenea de la fumata blanca…

En el primer audio de la catequesis de Munilla sobre el demonio se concreta el trasfondo de las enseñanzas del Papa Francisco sobre la presencia del demonio, aunque “a esta generación y a otras muchas se les ha hecho creer que era un mito”, que el diablo “no es una cosa difusa, es un ser personal con quien no se puede dialogar”, y que su existencia “no es un cuento de ancianos”. El obispo de san Sebastián remarca la insistencia del Romano Pontífice en identificar al demonio con la guerra, la codicia, la división, los celos, “con el terrorismo del chismorreo”, su empeño por “destruir la unidad entre el hombre y la mujer”, sus promesas de mentira, y un escudo invencible: “donde está la Virgen, no entra el diablo”.

Ni la insistencia del Papa, ni la catequesis de Munilla son acciones comunes en la vida de la Iglesia contemporánea, donde los sacerdotes adolecen de la falta de una formación específica sobre la acción del demonio en las personas, se elude el tema en los púlpitos, y muchos obispos ni siquiera han nombrado exorcistas en sus diócesis: solo cerca del 25 por ciento de las iglesias particulares ofrecen a sus fieles la ayuda de exorcistas en comunión con la jerarquía diocesana..

En cualquier caso, la doctrina de la Iglesia está clara, y quizás se manifieste de forma particularmente pedagógica en este documento publicado por la Congregación para la Doctrina de la Fe y fechado en Roma el 26 de junio de 1975. El texto arranca así: “A lo largo de los siglos la Iglesia ha reprobado las diversas formas de superstición, la preocupación excesiva acerca de Satanás y de los demonios, los diferentes tipos de culto y de apego morboso a estos espíritus; sería por esto injusto afirmar que el cristianismo ha hecho de Satanás el argumento preferido de su predicación, olvidándose del señorío universal de Cristo y transformando la Buena Nueva del Señor resucitado en un mensaje de terror”.

Después, el estudio resalta la corriente que pone en duda la existencia del demonio desde dentro de la Iglesia, y expone la claridad del Nuevo Testamento, la doctrina de los Padres de la Iglesia y del Magisterio, hasta concluir con este párrafo: “Es cierto que la realidad demoníaca, testificada concretamente por aquello que llamamos el misterio del Mal, permanece todavía hoy como un enigma que envuelve la vida cristiana. Nosotros no sabemos mucho mejor que los apóstoles por qué el Señor lo permite, ni cómo lo usa para sus designios; pero podría suceder que, en nuestra sociedad, prendada por el horizontalismo secular, las explosiones inesperadas de este misterio ofrezcan un sentido menos refractario a la comprensión. Estas obligan al hombre a mirar más lejos, más alto, más allá de las evidencias inmediatas; a través de las amenazas y de la prepotencia del mal, que impiden nuestro caminar, nos permiten discernir la existencia de un más allá que hay que descifrar, y volvernos hacia Cristo para escuchar de Él la Buena Nueva de la salvación ofrecida como gracia”. (“El demonio existe. Yo me lo encuentro con frecuencia” (elconfidencialdigital.com)

          

  Personalmente puedo dar fe de haber tenido experiencias con posesos, en mayor o menor grado. No eran enfermos mentales. Algún poder actuaba en ellos. Recuerdo de una mujer joven que venía fuera de sí seguida de su pareja. Gritaba. Me dio un ademan de odio un muñeco de “budú” horrible, y sin mediar palabra se marchó corriendo perseguida por su pareja. Ya no supe nada mas sobre esta persona. Aquella noche quemé el muñeco, tal y como está prescrito. Al dia siguiente tuve que hacer frente a un problema serio me causó a mí y a otros una gran preocupación. Hicimos oracioneds de exorcismo y todo pasó. Y otros episodios que prefiero guardarlos en mi memoria, y que me afianzan en la verdad de fe de que el demonio existe.

            La pandemia es obra del diablo. ¿Qué podemos hacer? Desde la medicina lo que ya hace con verdadero heroísmo. Desde la fe rezar a San Miguel Arcángel, y repetir con frecuencia las ultimas palabras del Padrenuestro: No nos dejes caer en la tentación, y libranos del mal. Amén

 Juan García Inza

juan.garciainza@gmail.com

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda