Lunes, 23 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

El que canta reza 2 veces X: A Jesús

por Canta y camina

(Inspirado en "A Jesús", del Grupo Betsaida)

¿De verdad me llena tu todo?  Vacíame de mí con cada acto de contrición para llenarme de ti.  “Lo estás consiguiendo con tu esfuerzo, te está sirviendo para acercarte más a Dios.”  Porque yo no puedo se notan tus logros.  Me has llevado de la mano hasta cuando quería tirar la toalla.  Has tenido mucha paciencia.  ¡Me has conquistado!  Ahora no puedo vivir sin ti, sin nuestros encuentros diarios: la oración personal, la misa, la comunión.  Voy alegre a la confesión sacramental. ¡Quién lo diría hace un año!

Sin embargo no casan bien las delicadezas de mi vida interior con las coces que doy a veces a los demás, pero esto es la prueba de que sólo soy una vasija de barro de botijo dentro de la que se guarda el tesoro de los tesoros: Tú.  No es meter la pata lo que debería sorprenderme sino hacer las cosas bien siempre.  ¡Que no ponga obstáculos a tu gracia!  Que te deje actuar en mí para moldearme.

Escóndeme Jesús, quiero ser tu sombra.  Quiero vivir escondida en tu corazón, loca de amor, hasta tener tus mismos sentimientos.  Pero también quiero estar en el mundo para pegar este fuego a otros corazones y que se conviertan en “brasas como rubíes para tu corona de Rey” (San Josemaría Escrivá).

Quiero ser tu sombra, tan pegada a ti quiero estar.  Acompañarte a todas partes, llevarte en mi alma, en mi corazón, en mis palabras, en mis obras.  Que los demás al verme piensen en ti porque me parezco a ti.

Me basta con saber que estás cerca: necesito verte para no tener miedo, sentirte;  no te escondas por mucho tiempo.  Me basta con sentirme tuya y esperar confiada que así me sostengas.  Toma posesión de mi alma -es lo mejor que me podía pasar- y haz de mí lo que quieras, en mi alma y en mi cuerpo.  Estoy a tu disposición, tómame como un juguete.  Me cuidarás, me limpiarás, me arreglarás cuando me rompa...  ¡Saber que soy tuya!  Pensabas en mí antes de la creación, sabías cuándo querías que naciera... ¡Jesús!  Y me vas a sostener porque sabes que yo no tengo fuerzas.  Así hemos estado toda mi vida y así seguiremos, ¿verdad Señor?  Y nunca me dejas, ni siquiera cuando me rebelo y doy coces.

¡Espíritu de Dios!  Eres tan bueno que te desbordas, que tú mismo me haces desearte.  Y los deseos de ti me urgen para mejorar.

(Extracto del libro de la autora "Si supieras cuánto te amo...")

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA