Lunes, 21 de junio de 2021

Religión en Libertad

Blog

De cuando Carlos II de España abolió la esclavitud en Estados Unidos

De cuando Carlos II de España abolió la esclavitud en Estados Unidos
Carlos II de España

por En cuerpo y alma

 

            En 1863, en plena guerra civil entre los estados del norte y los estados del sur, la llamada Guerra de Secesión, entra en vigor en EE.UU. el Acta de Emancipación que promulgada por Abraham Lincoln, declara libres a los esclavos. Eso sí, los de los estados sureños que habían proclamado la independencia, no los de aquéllos que no lo habían hecho, ni tampoco los del norte, todos los cuales habrán de esperar a la Decimotercera Enmienda a la Constitución, aprobada dos años más tarde, para conocer el final de la macabra institución.

            No es, sin embargo, la primera abolición de la esclavitud que tiene lugar en el territorio norteamericano que constituye hoy día los Estados Unidos, honor que cabe, nada menos que ciento setenta años antes, en 1693, al rey Carlos II de España, el cual ofrece la libertad a todos los esclavos de las plantaciones británicas que consiguieran huir a la Florida Española, sin más condición que la de convertirse al catolicismo. No sólo eso, sino que en 1738, a tres kilómetros de San Agustín, -la primera ciudad fundada en Norteamérica, y por supuesto, por españoles-, el gobernador español Manuel de Montiano creará el fuerte de Gracia Real de Santa Teresa de Mose para refugio de esos esclavos.

             Interesante ¿verdad? La primera abolición de la esclavitud conocida en Norteamérica la pronuncia un español, y lo hace 170 años antes que el gran "adalid de la libertad" que es Abraham Lincoln. Un español que no es otro que Carlos II de Habsburgo, el hombre más poderoso de su época, por más que a los españoles nos produzca cierto gustirrinín imaginarlo un pobrecillo incapaz y feo que gobernaba sobre un país decadente y casposo, sin influencia alguna en el panorama internacional.

            Y es que, por más que se empeñen tantos historiadores, muchos de ellos españoles, España no perderá su condición de potencia hegemónica hasta 1714, con la Paz de Utrecht. Y aún entonces, para seguir siendo una potencia considerable hasta que con la Francesada, y sobre todo, con la emancipación de la América continental, se produce la verdadera decadencia. Pero ni un minuto antes. De la Guerra de los Cien Años y de la Paz de Westfalia en 1648, España saldrá derrotada, eso no es discutible, pero su condición hegemónica era tan apabullante, que aún harán falta otros setenta años para descabalgarla de ella.

             Y con esta noticia me despido por hoy, deseándoles como siempre que hagan Vds. mucho bien y que no reciban menos.

  

            ©L.A.

            Si desea ponerse en contacto con el autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es. En Twitter  @LuisAntequeraB

 

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda