Domingo, 11 de abril de 2021

Religión en Libertad

Blog

El último hilo de Twitter de Mn. Jaume

Os voy a contar una historia verídica...

por Victor in vínculis

Para los que somos ignorantes en otros lares fuera de los correos electrónicos y cuatro cosas más les (me) recuerdo que un hilo en Twitter es una serie de Tweets conectados de una misma persona. Los hilos te permiten conectar varios Tweets entre sí para proporcionar más contexto, una actualización o para ampliar una opinión.

Mn. Jaume ن, que está en Twitter, colgó una historia este Viernes de Dolores que no quiero dejar de recoger. Muchas veces se nos pide la veracidad de los datos que ofrecemos en las historias. De hecho Inma, comentando este hilo le pregunta a Mn. Jaume:

-Mn Jaime, ¿ de q ciudad nos habla? En cuanto se pueda, habría q conocerla!

Y él contesta:

-Por no romper el encanto y misterio, si desea, se lo digo por MD. Gracias por su cariño. Anima mucho saber que esta historia puede ser de interés en la fe.

Lo cierto, es que fueron tantísimas las tallas que desaparecieron en los días de la persecución religiosa que podría ser en cualquier ciudad o pueblo en la que los milicianos profanaron altares y destrozaron imágenes. Quédense pues con el relato. Y gracias a Mn. Jaume [ Mn. Jaume ن (@MnJaume) / Twitter ]. Santa y provechosa Semana Santa.

Os voy a contar una historia verídica de lo que consiguió un adolescente, mediante la devoción a la Santísima Virgen: Un chaval de 15 años, había tenido una infancia muy feliz, con unos padres y hermanos que se querían mucho, y la oración y la fe les mantenía unidos.

Cuando este niño cumplió 10 años, falleció su padre. La entrega y ofrecimiento de su enfermedad fue un ejemplo para esa familia y mucha gente cristiana de esa ciudad. A los pocos años enfermó y falleció un hermano de este chico, también ofreciendo su vida por el Papa y la Iglesia.

Pero la Providencia aún dispuso que al poco tiempo falleciera otro hermano. Una tarde este chico con ya 16 años, ayudando en un archivo fotográfico, encontró el rostro de esta imagen de la Dolorosa procesional de su ciudad, que los milicianos habían destruido en 1936.

Al verla quedó prendado. La madre de este niño había sido un ejemplo de valentía, serenidad y confianza en Dios ante la muerte de su marido e hijos. Y este chaval se preguntó: “Si mi madre ha sabido llevar con tanta paz cristiana sus sufrimientos, cuanto más lo debió hacer perfectamente la Virgen María”.

El chico se empecinó en conseguir recuperar esta imagen destruida por el odio a la fe. Y por su cuenta y riesgo llamó a un prestigioso escultor que difícilmente aceptaba encargos. El escultor se sorprendió de la llamada de un adolescente y conmovido por la historia personal del niño, y del rostro sereno, e introvertido dolor de esta imagen tan llena de amor en su dolor, se comprometió a realizar la réplica, sin cobrar nada más que los gastos de la materia prima.

La junta de congregación sorprendida por el ofrecimiento del escultor prestigioso, y por lo que el chaval había conseguido, corrió con los gastos con una pequeña suscripción popular.  Y la imagen se bendijo y estrenó. Impactó y conmovió a muchos.

Se descubrió en archivos que la imagen original tenía una hermosa leyenda. Se decía que una niña muy hermosa del barrio dónde se ubicaba el oratorio de la Dolorosa, falleció con fama de santidad y su rostro sereno, mediante una mascarilla, fue reproducido por el escultor de la imagen original en el siglo XVIII. Curiosa leyenda si la unimos a la historia de la familia del joven que la rescató.

El niño más impactado aún, al año siguiente del estreno, de sus ahorros, le pidió a un escultor que reprodujera los ángeles que antaño acompañaban a esta Virgen en el paso, con el rostro de sus hermanos fallecidos. Pidiendo a la Congregación que cada año pusieran una rosa roja a los pies de la Virgen, por su padre. En ese paso estaba toda la familia del chiquillo representada del algún modo. Y eso aún conmovió mucho más.

Una señora que miraba el rostro de la Virgen y escuchaba los tambores de su banda decía: “Es tan intensa, que parece que a cada golpe de tambor se le clavan más profundamente en su pecho las espadas. Y sin embargo nuestra Madre acepta su papel de corredentora, y ante nuestros pecados, Ella responde con Amor paciente”.

No sé si esta historia llegará a mis grandes amigos. Pero esta imagen y su historia cambiaron mi vida. Os regalo un trozo de mi intimidad, para que sepáis siempre ser atrevidos en la fe, la esperanza y la Caridad. Y que nuestra Madre paciente, os recoja de vuestras caídas con sus delicadas manos.

Amad mucho a la Virgen, pues Ella es la puerta para los hitos más grandes. Ella es Puerta del Cielo, pero siempre aceptando antes con inmenso amor la Cruz.

¡Dios os bendiga!

UN PAR DE CASOS, Y SOLO DE DOLOROSAS: Tallas que ya no pueden verse en procesión

Antonio Soriano (1937-2019), que fue durante cincuenta años cronista de La Verdad de Lorca, titulaba en 2015 un artículo sobre las imágenes destrozadas o quemadas durante los días de la persecución religiosa.

El párrafo: «La gran mayoría de las tallas son posteriores a 1939, porque la barbarie de la guerra civil destruyó la mayor parte del importante patrimonio escultórico religioso, que era uno de los elementos imprescindibles en la Semana Santa», podría aplicarse a toda la España que sufrió el coletazo de Satanás, antes de asesinar a obispos, sacerdotes, religiosas, religiosos y seglares, de verse privado de las imágenes sacras que durante siglos fueron venerados por los católicos.

Soriano añadía esta foto de la Virgen de los Dolores de Manuel Martínez:

Y si de Lorca (Murcia) saltamos a la Hermandad de la Santa Veracruz de Aracena (Huelva) leemos en su web (lo cual es de agradecer, para aclarar que no fue por un robo o un cortocircuito, por el cual nos quedamos sin esas joyas espirituales y artísticas).

La imagen de D. Juan de Astorga, por encargo de José Pérez, y que «llegó a ser titular de la venerable orden tercera de las servitas en 1873, imagen muy querida y llorada en la ciudad al ser destruida en 1936».

En Torredonjimeno (Jaén), cuenta Diego. A Linde, que «la Guerra Civil, de gran incidencia en nuestra localidad, acabó con este esplendor. Se cuenta la anécdota de que todas las imágenes tosirianas fueron destruidas en el transcurso del verano de 1936, pero sin embargo tanta era la devoción y el respeto del pueblo hacia la Virgen de los Dolores que fue escondida, aunque finalmente fueron agentes forasteros quienes destruyeron la veneradísima talla el 31 de diciembre de 1936, a las afueras del núcleo urbano. Días más tarde fueron halladas sus manos entrelazadas por un labriego, que las entregó al sacerdote don Juan Montijano Chica, el cual las dividió en múltiples fragmentos que fueron vendidos como reliquia a los devotos».

Y no sigo. O sí. Por lo menos esta entrada de Wikipedia:

Nuestra Señora de la Soledad - Wikipedia, la enciclopedia libre

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda