Jueves, 29 de julio de 2021

Religión en Libertad

Blog

Para los Reyes Magos. Cuento de Navidad

Para los Reyes Magos. Cuento de Navidad

por Un alma para el mundo

Un regalo para los Reyes Magos

Cuento de Navidad

            Los tres hermanitos, de 3, 5 y 7 años, se reunieron en asamblea el día de Navidad, y el mayor planteó una cuestión importante. Llamó la atención de sus dos hermanos que estaban jugando, y les dijo:

-Hermanos, todos los años por estas fechas escribimos una carta a los Reyes pidiéndole cosas bonitas. Y los Reyes nos traen siempre lo mejor, y nos hacen felices. Pero esta noche durmiendo he pensado que nosotros no pedimos nada para ellos.

- ¡Es verdaaaad!, -dijo el segundo.

- Y, ¿qué podemos hacer nosotros que no somos magos?, -pregunto el más pequeño.

- El mayor se quedó un poco pensativo y, después de un rato de silencio, dijo: -Yo creo que podemos pedir algo bonito para los tres.

 El segundo pregunta: -Y, ¿a quién se lo pedimos si no hay reyes más magos que ellos?

            Y el hermano mayor rotundamente afirmó: -Pues sí que hay, en el Cielo está el Señor que dijo que era Rey, ¿no os acordáis que rezamos siempre Venga a nosotros Tu reino…?

  • ¡Siii…!, -dijeron a coro los otros dos hermanos. Y el pequeño preguntó con toda su inocencia: -Y si los Reyes tienen de todo, ¿qué vamos a pedir para ellos?

Se hizo un silencio, cerraron los ojos y se pusieron a pensar.

De pronto el mayor mirando a sus hermanos dijo: - ¡Ya lo tengo! Vamos a pedirle a Jesucristo Rey que les de fortaleza y alegría.

-Sí, son mayores como nuestros abuelos y tendrán alguna dolencia ¿no?

El pequeño sugirió: - Pues pedimos para ellos la medicina que toma nuestro abuelo Juan.

-Sí, -dijo el segundo-, y las yerbas que toman nuestras abuelas…

El hermano mayor intervino para decir: - Bueno, hay que escribir la carta, pero ¿a que buzón la podemos echar? ¿Se os ocurre algo? – Silencio para reflexionar.

El segundo levanta la mano y dice: - ¡Ya lo tengo!

- ¿Qué has pensado, -preguntó el mayor-?

-Sí, ¿Qué has pensado? –repitió el pequeño-.

-Pues he pensado –dijo el segundo_, que si Jesús está en la iglesia le podemos dar la carta a Él.

-Bueno, vamos a escribirla –dijo el mayor-. En una hoja del bloc de la escuela le diremos al Rey del Cielo lo que queremos para los Reyes Magos, ¿os parece?

- ¡Siii…!, -contestaron a coro los otros dos.

Se sentaron en torno a la mesa del comedor, prepararon el papel, y el hermano mayor con un boli se dispuso a escribir.

-Y, ¿Cómo lo llamamos? –pregunto el segundo?

-Pues, Jesús como siempre –dijo el mayor-.

-Venga, escribe, y con buena letra no sea que nos regañe –dijo el segundo.

-Bien. Empezamos:

            Querido Señor Rey, es la primera vez que te escribimos. Hemos pensado pedirte algunas cosas para nuestros Reyes Magos. Tú sabes que son mayores y tendrán algunos achaques. Te pedimos para ellos unas pastillas para los dolores, unas yerbas para el estómago, mucha felicidad y mucha alegría, y, ¡otra cosa!, les vendría bien algunos cojines para ir más cómodos en los camellos. Esperamos que todo eso pueda ser, ya que ellos vienen todos los años para regalarnos a los niños cosas bonitas y, sobre todo, mucha alegría. Gracias Señor, le dejamos la carta a nuestro sacerdote para que te la haga llegar.

Os quiere mucho Juan, Manolo y Álvaro.

 

        Firmaron todos, el más pequeño hizo un garabato. Buscaron un sobre en el despacho del padre y la metieron. Era una carta nada menos que para Jesús, y ellos se sintieron muy felices porque era la primera carta que escribían, y destinada al Cielo.

        Fueron a la parroquia y buscaron al sr. Cura. Cuando lo encontraron le dijeron: - D. Manuel, traemos una carta para el Cielo.

  1. D. Manuel contesta: - ¿Para todo el cielo?

El hermano mayor llamado Juan dijo: - No, para todo el cielo no, es para Jesús.

        -Y, ¿Qué le decís a Jesús?

        Manolo: - Le hemos pedido unas cosas como regalo para los tres Reyes Magos.

-Nada menos, -respondió el párroco-, pero me ha parecido una buena idea, porque de los Reyes solo nos acordamos para pedirle cosas.

-Por eso -dijo el pequeño-, ¿se la dará usted?

- Claro, pequeños. Mañana, cuando celebre la Misa, que es el momento que mas cerca estoy de Él, se la doy.

- ¡Qué alegría…! Salude al Señor de nuestra parte.

-Claro que sí. Seguro que Él se pondrá muy contento al ver el gran corazón que tenéis. Bien, y si os parece vamos al Sagrario y le decís que no se olvide de leer la carta.

-Gracias sr. Cura. Este año nos asomaremos a la ventana para ver la cara de alegría que traerán Melchor, Gaspar y Baltasar. Este año si que hay reyes para todos.

Los tres niños se marcharon felices por haber hecho una bonita obra de caridad. ¡Como nos se nos había ocurrido antes de pedir también un regalo para los que cada año vienen repartiendo alegría?  La fiesta de este año será otra cosa, aunque el virus siga enredando.

¡Feliz Navidad, y felices Reyes!

 

Juan García Inza

Juan.garciainza@gmail.com

 

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda