Sábado, 07 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Es domingo: Contemplar y Vivir el Evangelio

Es domingo: Contemplar y Vivir el Evangelio
 
Pentecostés. “Recibid el Espíritu Santo”.
 
[Cincuenta días después de haber celebrado la resurrección de Jesús, concluimos la Pascua.. Pentecostés es la “Pascua granada”, la Pascua madura que produce su fruto más sabroso: el envío del Espíritu Santo; es el don  de los dones que el Señor hace a sus discípulos misioneros para que puedan continuar su misión. ¡Aleluya!]
 
Si te ayuda, puedes empezar así: -Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía, Señor, tu Espíritu y renueva la faz de la tierra… En el silencio invócale con frecuencia…
 
Del Evangelio de san Juan 20,19-23. (Es mejor tener el texto a mano y leerlo ahora).
 
  • Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: “Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo”. Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos”.
 
-El evangelio de Juan no contiene un relato sobre la venida del Espíritu Santo semejante al que se lee hoy en la 1º lectura de la Misa (Hch 2,111) y que conviene leerla en este momento también. Pero sí hay un Pentecostés en el cuarto Evangelio, y es esta página del evangelio de hoy que ahora contemplamos. Es lo mismo pero realizado de otro modo. Está situado este Pentecostés; en una aparición de Jesús a los suyos y en el mismo día de la resurrección al atardecer. Es que, para san Juan, ambos misterios, la Resurrección y Pentecostés, van estrechamente unidos como elementos complementarios de  una misma realidad. Se trata de “acontecimientos” que se experimentan en la fe. Y acontecen con la Resurrección de Cristo. Ahora, en la contemplación, disponte a vivirlo en la fe. ¿Por qué no? El Resucitado está contigo y quiere darte una efusión  de su Espíritu. Deséalo… Pídelo: Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles… El mío ahora. Ven… Espérale…
-Contempla ahora como Jesús da el Espíritu a sus discípulos. El contexto es sencillo, muy gráfico, familiar, íntimo, al mismo tiempo que solemne por su contenido: Él les envía del mismo modo que ha sido enviado por el Padre, es decir, que son los continuadores de la voluntad amorosa del Padre concretada en la persona y la misión de Jesús. Qué misión. Qué responsabilidad. Y tú, ¿eres consciente de ser hoy uno de esos enviados? Como creyente, bautizado y confirmado así es. Escucha despacio: “así también te envío yo”. Escucha, escucha… Quédate en silencio como los apóstoles: Miran, oyen, contemplan…
-Ahora contempla a Jesús y su gesto: sopló sobre ellos…  No hay aquí ningún viento impetuoso ni llamas de fuego, sino simple y llanamente el mismo aliento vital de Jesús Resucitado. Es el mismo gesto que Dios hizo al crear al ser humano, ¿no? ¿Qué te sugiere a ti? Es algo delicado, muy íntimo, discreto pero de una potencia vital estremecedora, en la primea creación ante todo y mayor aún en la recreación: en los corazones humanos y creyentes; son personas recreadas, liberadas de su vieja condición de “encerrados” y los prepara para asumir y afrontar nuevos desafíos. Es eso lo que ocurre en quienes reciben el Espíritu Santo. Es eso lo que te puede ocurrir a ti en este momento. ¿Te ha pasado alguna vez? ¿Conoces a alguien que le haya pasado? Pregúntale… ¿No crees que sigue ocurriendo hoy a algunos o a muchos? Acoge su suave soplo… ¡Y…! Invócale y deséale…
-Jesús une al Espíritu Santo con el tema del perdón de los pecados. No deja de ser importante: así queda claro que la misión encomendada por Jesús a los discípulos es claramente una tarea de reconciliación universal. Sin perdón es imposible vivir reconciliados con Dios y con los demás. Es decisivo en la vida del seguidor enviado el pedir perdón a Dios y a los demás, saber perdonar siempre. Y que la Iglesia, en quienes han recibido el poder de perdonar los pecados, tenga siempre la mano tendida para dar el perdón de Dios a quien sea y donde sea. La cercanía y la misericordia entrañable del Padre-Dios-Amor no se pueden retrasar ni tarifar en horarios, siempre útiles pastoralmente; la impagable don de la gracia y libertad interior de la persona está antes. Es algo realmente divino y humano. ¿Cuál es tu experiencia de recibir y dar perdón? Unido a Jesús, y acogiendo al Espíritu Santo, aprovecha este momento para pedir y dar perdón. Te sentirás una persona nueva. Totalmente nueva. Haz la experiencia y verás.
 
No olvides nunca al Espíritu Santo. Invoca al Espíritu Santo. Déjate guiar e iluminar por el Espíritu santo.  Eres templo de Espíritu.
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA