Jueves, 18 de julio de 2019

Religión en Libertad

Blog

Reflexionando sobre el Evangelio

Cuando venga, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la Verdad plena

por La divina proporción


El Evangelio de hoy miércoles es uno de esos que se nos ha olvidado y no queremos recordar. Nos lleva a entender la Tradición Apostólica como Revelación directa de Dios, que ilumina a los Padres de la Iglesia para que sean quienes guíen a la Iglesia del futuro. Hoy en día preferimos olvidarnos de la Tradición Apostólica o reinventarla a la medida de nuestro sentimentalismo postmoderno.

Hasta los sacramentos han sido transformados y reinterpretados desde “lo que sentimos y deseamos”. ¿Quién soy para discernir y juzgar? Es la pregunta retórica que nos lleva a una superficialidad inconsciente y buenista. Lo sagrado se ha convertido en irrelevante y prescindible. Es algo de lo que tendremos que responder ante Dios tarde o temprano.

La "llave del conocimiento"(Lc 11,52) no es otra cosa que la gracia del Espíritu Santo.  Se da por la fe. Por la iluminación, produce realmente el conocimiento y hasta el conocimiento pleno. Despierta nuestro espíritu encerrado y oscurecido, a menudo con parábolas y símbolos, pero también con afirmaciones más claras... hechas atención en el sentido espiritual de la Palabra. Si la llave no es buena, la puerta no se abre. Porque, dice el Buen Pastor, " es a él a quien el portero abre " (Jn 10,3). Pero si la puerta no se abre, nadie entra en la casa del Padre, porque Cristo dijo: "Nadie va al Padre sin pasar por mí" (Jn 14,6).

Por tanto, es el Espíritu Santo, el primero, que despierta nuestro espíritu y nos enseña lo que concierne al Padre y el Hijo. Cristo nos dice esto también: "Cuando venga, él, el Espíritu de la verdad que procede del Padre, dará testimonio en mi favor, y os guiará hacia la verdad plena" (Jn 15,26; 16,13). Ved cómo, por el Espíritu o más bien en el Espíritu, el Padre y el Hijo se dan a conocer, inseparablemente...

Si se llama llave al Espíritu Santo, es porque, por él y en él primero, tenemos el espíritu iluminado. Una vez purificados, somos iluminados por la luz del conocimiento. Somos bautizados desde lo alto, recibimos un nuevo nacimiento y llegamos a ser hijos de Dios, como dice san Pablo: "El Espíritu Santo clama por nosotros con gemidos inefables" (Rm 8,26). Y todavía más: "Dios derramó su Espíritu en nuestros corazones que grita: ' Abba, Padre'" (Ga 4,6). Es pues él quien nos muestra la puerta, puerta que es luz, y la puerta nos enseña que, aquel que habita en la casa, es él también luz inaccesible.
(Simeón el Nuevo Teólogo. Catequesis, 33; SC 113)

No se trata de decir mucho más. Simeón nos deja todo claro, clarito, en el texto que acompaña a esta entrada de blog: "Si la llave no es buena, la puerta no se abre". ¿Está la puerta del Espíritu atrancada? Vocaciones casi inexistentes, alejados en aumento, enemistades internas, desorientación pastoral, etc, son una evidencia que deberíamos de ver. La llave que estamos usando para entender lo revelado por Dios no parece la más adecuada. 

Evangelio habla y cuando Dios habla, todo lo que digamos resulta, cuanto menos, redundante. Que Dios nos ayude a aceptar el entendimiento que nos ofrece el Espíritu a través de la Tradición Apostólica.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA