Miércoles, 26 de junio de 2019

Religión en Libertad

Blog

Roma, 1998. San Juan Pablo II (8)

por Victor in vínculis

El 10 de mayo de 1998 se beatificaron nuevos mártires españoles. Se trataba de 10 religiosas: 8 de clausura y 2 de vida activa. Se trataba de: María Gabriela Hinojosa y seis compañeras, monjas de la Orden de la Visitación de santa María: María Gabriela, Teresa María, Josefa María, María Inés, María Cecilia, María Ángela y María Engracia. También lo fueron María del Sagrario de San Luis Gonzaga (Elvira Moragas Cantarero), carmelita descalza (18811936); Rita de la Virgen Dolorosa (Rita Josefa Pujalte Sánchez) (18531936) y Francisca del Corazón de Jesús (18811936) de la congregación de hermanas de la Caridad del Corazón de Jesús.

 

 
8. HOMILÍA DE SAN JUAN PABLO II DEL 10 DE MAYO DE 1998

1. Yo, Juan, vi (...) la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, enviada por Dios (Ap 21, 1-2).

La espléndida visión de la Jerusalén celestial, que la liturgia de la Palabra nos vuelve a proponer hoy, concluye el libro del Apocalipsis y toda la serie de los libros sagrados que componen la Biblia. Con esta grandiosa descripción de la ciudad de Dios, el autor del Apocalipsis  indica la derrota definitiva del mal y la realización de la comunión perfecta entre Dios y los hombres. La historia de la salvación, desde el comienzo, tiende precisamente hacia esa meta final.

Ante la comunidad de los creyentes, llamados a anunciar el Evangelio y a testimoniar su fidelidad a Cristo aun en medio de pruebas de diversos tipos, brilla la meta suprema: la Jerusalén celestial. Todos nos encaminamos hacia esa meta, en la que ya nos han precedido los santos y los mártires a lo largo de los siglos. En nuestra peregrinación terrena, estos hermanos y hermanas nuestros, que han pasado victoriosos por la «gran tribulación», nos brindan su ejemplo, su estímulo y su aliento. La Iglesia, «que prosigue su peregrinación en medio de las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios» (san Agustín, De civitate Dei, XVIII, 51, 2), se siente sostenida y animada por el ejemplo y la comunión de la Iglesia celestial.

2. En el glorioso ejército de los santos y los beatos, que gozan de la visión de Dios, contemplamos de modo particular a nuestros ilustres hermanos y hermanas en la fe que hoy tengo la alegría de elevar al honor de los altares. Son: Rita Dolores Pujalte Sánchez y Francisca del Sagrado Corazón de Jesús Aldea Araujo; María Gabriela Hinojosa y seis compañeras; María Sagrario de San Luis Gonzaga Elvira Moragas Cantarero; Nimatullah Al-Hardini Youssef Kassab; y María Maravillas de Jesús Pidal y Chico de Guzmán.

Con experiencias muy diversas y en ambientes muy diferentes, vivieron de modo heroico una perfecta adhesión a Cristo y una ardiente caridad con el próximo.
[…]

4. Hemos escuchado en el evangelio proclamado en esta celebración: Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado (Jn 13, 34). La madre Rita Dolores Pujalte y la  madre Francisca Aldea, que hoy suben a la gloria de los altares, siguieron fielmente a Jesús, amando como Él hasta el final y sufriendo la muerte por la fe, en julio de 1936. Pertenecían a la comunidad del Colegio de Santa Susana, de Madrid, de las Hermanas de la Caridad del Sagrado Corazón, que habían decidido permanecer en su puesto a pesar de la persecución religiosa desatada en aquel tiempo, para no abandonar a las huérfanas que allí atendían. Este acto heroico de amor y de entrega desinteresada por los hermanos costó la vida a la madre Rita y a la madre Francisca que, aun siendo enfermas y ancianas, fueron apresadas y abatidas a tiros.

 

El supremo mandamiento del Señor había arraigado profundamente en ellas durante los años de su consagración religiosa, vividos en fidelidad al carisma de la congregación. Creciendo en el amor por los necesitados, que no se arredra ante los peligros ni rehúye el derramamiento de la propia sangre si fuera preciso, alcanzaron el martirio. Su ejemplo es una llamada a todos los cristianos a amar como Cristo ama, aun en medio de las más grandes dificultades.

5. La señal por la que conocerán que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros. ¡Qué bien se pueden aplicar estas palabras del evangelio de hoy a la hermana Gabriela Hinojosa y sus seis compañeras, mártires salesas en Madrid, también en 1936! La obediencia y la vida fraterna en comunidad son elementos fundamentales de la vida consagrada. Así lo entendieron ellas, que por obediencia permanecieron en Madrid a pesar de la persecución, para seguir, aunque fuera desde un lugar cercano, la suerte del monasterio.

Así, sostenidas por el silencio, la oración y el sacrificio, se fueron preparando para el holocausto, generosamente ofrecido a Dios. Al honrarlas como mártires de Cristo, nos iluminan con su ejemplo, interceden por nosotros y nos esperan en la gloria. Que su vida y su muerte sirvan de ejemplo a las salesas, cuyos monasterios se extienden por todo el mundo, y les atraigan numerosas vocaciones que sigan el dulce y suave espíritu de san Francisco de Sales y santa Juana Francisca de Chantal.

6. El libro del Apocalipsis nos ha presentado la visión de Jerusalén, arreglada como una novia que se adorna para su esposo (Ap  21, 2). Aunque estas palabras se refieren a la Iglesia, las podemos aplicar también a las dos carmelitas descalzas que han sido proclamadas beatas en esta celebración, habiendo alcanzado el mismo ideal por caminos diversos: la madre Sagrario de San Luis Gonzaga y la madre Maravillas de Jesús. Ambas, con el adorno de las virtudes cristianas, de sus cualidades humanas y de su entrega al Señor en el Carmelo teresiano, aparecen hoy, a los ojos del pueblo cristiano, como esposas de Cristo.

La madre María Sagrario, farmacéutica en su juventud y modelo cristiano para los que ejercen esta noble profesión, abandonó todo para vivir únicamente para Dios en Cristo Jesús (cf. Rm 6, 11) en el monasterio de las carmelitas descalzas de Santa Ana y San José de Madrid. Allí maduró su entrega al Señor y aprendió de él a servir y sacrificarse por los hermanos. Por eso, en los turbulentos acontecimientos de julio de 1936, tuvo la valentía de no delatar a sacerdotes y amigos de la comunidad, afrontando con entereza la muerte por su condición de carmelita y por salvar a otras personas.
[…]

8. Que todas tus criaturas te den gracias, Señor; que te bendigan tus fieles (Sal 144, 10). Junto con María, Reina de los santos, y con toda la Iglesia, demos gracias a Dios por las maravillas que realizó en estos hermanos y hermanas nuestros, que resplandecen como faros de esperanza para todos. Constituyen para toda la humanidad, ya en el umbral del tercer milenio cristiano, una fuerte llamada a los valores perennes del espíritu.

Haciendo nuestras las palabras de la liturgia, alabamos al Señor por el precioso don de estos beatos, que enriquecen con renovado esplendor el rostro de la Iglesia. «Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas» (Antífona de entrada). Sí, cantemos a Dios, que ha revelado a todos los pueblos su salvación. Y cada uno de nosotros responde en su corazón: Bendeciré tu nombre por siempre jamás, Dios mío. Tu reino es un reino perpetuo, tu gobierno va de edad en edad (cf. Salmo responsorial). Amén.
 
Podéis leer:
https://www.religionenlibertad.com/las-inocentes-espanolas--53821.htm
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA