Lunes, 17 de junio de 2019

Religión en Libertad

Blog

Mingote y Forges

por Soy católico, ¿pasa algo?

La ideología es el punto de vista contaminado. De tal modo es así, que, para el cáncer, la mala es la quimioterapia. Desde Zapatero abunda en España un punto de vista sectario que linda con el disparate.  Es tan razonable que un hombre de izquierdas escuche los informativos de la SER como delirante que el aficionado a los deportes que seguía en ese dial Tiempo de Juego permanezca en él ahora que Paco González y Pepe Domingo Castaño forman parte de la COPE. Que yo sepa el bote neutral evidencia que el fútbol, Guardiola aparte, no es un espacio para dirimir cuitas políticas. Hablo del juego, no se su trastienda, pero parece como si el oyente que vota a Pedro Sánchez sintiera que, en boca de Manolo Lama, las subidas de Marcelo son correrías de facha.

Por esta causa, el sectarismo ha impedido a media España admirar a Mingote y a la otra admirar a Forges. Ambos dibujantes mantuvieron en vida una relación de cariñoso respeto y ambos consiguieron que su orientación política, en nada coincidente, no convirtiera sus chistes en panfletos. En uno sublime que el primero publicó en ABC en la pasada década, con Rodríguez en La Moncloa, un señor de cierta edad le explica a un coetáneo que, de sus tres hijos, el mayor dice que todos los rojos son gentuza y el mediano afirma que todos los conservadores son sinvergüenzas. El menor también es gilipollas, concluye Mingote, con quien Forges compartía la mirada inteligente y el modo compasivo de retratar al español medio, que en sus dibujos era siempre un señor calvo y adorable.  

Huelga decir que si Mingote y Forges consideraban al español calvo y adorable es porque pertenecían a una época en la que los varones, cuando estaban de juerga, se hacían fotos de broma con los botellines de Mahou a modo de maza, las señoras paseaban cogidas del brazo y todos los niños eran Chencho. Una época de censores incapaces de atisbar la demoledora carga crítica de estos dos hombres libres que vivían figuradamente en la cárcel no más que para reírse de ella. Y que, cuando salieron, nunca olvidaron de dónde venían. Nadie ha ironizado mejor que ellos sobre aquel de tiempo de Pepsi en el Retiro y, previsiblemente, nadie llegará a su altura porque los genios, además de talento natural, necesitan para desarrollarlo vivir en un tiempo de Pepsi en el Retiro. 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas han leído esta misma noticia. Sólo con tu ayuda podremos seguir adelante

DONA AHORA