Domingo, 24 de marzo de 2019

Religión en Libertad

Blog

La monja del agua



Agencia Sic

Una mi­sio­ne­ra va­len­cia­na, al fren­te de una co­mu­ni­dad re­li­gio­sa de vida con­tem­pla­ti­va en una zona de­sér­ti­ca en Ke­nia ha lo­gra­do, des­pués de once años de in­ten­tos fa­lli­dos, en­con­trar agua po­ta­ble me­dian­te la ex­ca­va­ción de un pozo con el que po­drá abas­te­cer tam­bién a la po­bla­ción de su en­torno. El con­ven­to de clau­su­ra, re­gi­do por la or­den de las Agus­ti­nas Re­co­le­tas en la dió­ce­sis de Ma­cha­kos-Ma­kue­ni, en Ke­nia, “fue cons­trui­do en una zona muy seca don­de nos di­je­ron que en­con­tra­ría­mos agua pero tras ocho ex­ca­va­cio­nes en bus­ca de po­zos de­ja­mos de in­ten­tar­lo”, se­gún la su­pe­rio­ra, Ma­ría José Vila, de 67 años, na­tu­ral de la lo­ca­li­dad va­len­cia­na de Gua­da­suar.

Des­pués de los ocho in­ten­tos “cons­trui­mos un al­ji­be en un río a más de 2 ki­ló­me­tros para traer agua, nos lle­vó va­rios años y tu­vi­mos que ha­cer ca­na­li­za­ción con tu­be­rías sub­te­rrá­neas has­ta el con­ven­to”. Du­ran­te un tiem­po pu­die­ron abas­te­cer­se con agua del al­ji­be “pero se rom­pían las tu­be­rías y el agua lle­ga­ba muy su­cia, in­clu­so con el pu­ri­fi­ca­dor, por lo que no fue una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va”, ha se­ña­la­do.

Fi­nal­men­te, hace me­ses “vol­vi­mos a per­fo­rar en bus­ca de agua, con­tra toda es­pe­ran­za, pero se­guíamos con­fian­do en Dios y al fi­nal lo he­mos con­se­gui­do”, se­gún la re­li­gio­sa. En el mo­men­to en el que sa­lió el agua “estába­mos to­das las her­ma­nas sen­ta­das al­re­de­dor de la ex­ca­va­ción, ner­vio­sas por­que era nues­tra últi­ma opor­tu­ni­dad, y cuan­do vi­mos el agua abun­dan­te llo­ra­mos de ale­gría e, in­clu­so, el in­ge­nie­ro que hizo el pro­yec­to téc­ni­co cayó de ro­di­llas”, ha na­rra­do.

Des­pués de en­con­trar agua “tu­vi­mos que com­ple­tar la ins­ta­la­ción con bom­ba, tu­be­rías y tan­ques, algo en lo que he­mos in­ver­ti­do to­dos nues­tros fon­dos, y aho­ra por fin ha fi­na­li­za­do el pro­yec­to del agua, toda una ha­zaña y un gran re­ga­lo de Dios”.

El agua del pozo “nos ha cam­bia­do la vida, he­mos con­se­gui­do la pri­me­ra co­se­cha de ver­du­ras en la huer­ta y los al­re­de­do­res del con­ven­to es­tán com­ple­ta­men­te ver­des”, se­gún Vila, que ha sub­ra­ya­do que “ade­más po­de­mos com­par­tir­la con el po­bla­do por­que so­mos cons­cien­tes de que el agua es un de­re­cho que no se pue­de ne­gar a na­die y me­nos aún en una zona desérti­ca como ésta”.

Ne­ce­si­tan una má­qui­na para ela­bo­rar for­mas para con­sa­grar

En la ac­tua­li­dad la co­mu­ni­dad está for­ma­da por 18 re­li­gio­sas, 16 de ellas na­ti­vas, una fi­li­pi­na y Mª José Vila, la res­pon­sa­ble del con­ven­to, y to­das ellas de­di­can la ma­yor par­te del día a la ora­ción y al tra­ba­jo, ya que ela­bo­ran al­bas y ca­su­llas “y tam­bién for­mas para con­sa­grar”.

Pre­ci­sa­men­te han re­ci­bi­do aho­ra una ayu­da, a tra­vés de la Fun­da­ción Ad Gen­tes del Ar­zo­bis­pa­do de Va­len­cia, “para su­fra­gar la com­pra de una má­qui­na para ha­cer for­mas, ya que se nos es­tro­peó una y sólo te­ne­mos otra con la que no po­de­mos res­pon­der toda la de­man­da de nues­tra dió­ce­sis”.

“Agra­de­ce­mos mu­cho la ayu­da eco­nó­mi­ca re­ci­bi­da pero aún nos hace fal­ta más para po­der com­prar la má­qui­na con la que ha­cer fren­te a to­dos los pe­di­dos”, ha sub­ra­ya­do la re­li­gio­sa va­len­cia­na, que ha re­cor­da­do que con su tra­ba­jo, las re­li­gio­sas se man­tie­nen “pero tam­bién ayu­da­mos a otras per­so­nas, es­pe­cial­men­te ma­dres de fa­mi­lia”.

“Lle­vo 30 años de vida re­li­gio­sa con­tem­pla­ti­va y cada día soy más fe­liz”

“En 30 años de vida con­tem­pla­ti­va he te­ni­do una vida pre­cio­sa y cada día soy más fe­liz”, ha afir­ma­do la her­ma­na Mª José, quien an­tes de ser des­ti­na­da a Ke­nia es­tu­vo 15 años en Fi­li­pi­nas. “Allí don­de he es­ta­do he sen­ti­do a Dios, a las per­so­nas, el gozo de la crea­ción y de dar­me a los demás sin es­pe­rar nada a cam­bio. En me­dio de mi po­bre­za, creo que soy in­men­sa­men­te rica y no echo nada de me­nos por­que ten­go a Dios y a mis her­ma­nas”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA