Martes, 26 de marzo de 2019

Religión en Libertad

Blog

El obispo más anciano de España



Agencia Sic

Mons. Da­mián Igua­cen Bo­rau cum­ple 102 años el 12 de fe­bre­ro. Obis­po emé­ri­to de Te­ne­ri­fe, es el pre­la­do de más edad de Es­pa­ña y uno de los más lon­ge­vos de toda la Igle­sia ca­tó­li­ca. Re­si­de en Hues­ca, don­de se for­mó como sa­cer­do­te, con­ser­va su lu­ci­dez y si­gue re­ci­bien­do nu­me­ro­sas vi­si­tas a dia­rio mien­tras hace ho­nor a su lema: “Creer en Dios, es­pe­rar en Dios y amar a Dios”.

Duran­te la en­tre­vis­ta pide dis­cul­pas por “no oír bien y ha­ber­me ol­vi­da­do de mu­chas co­sas”, aun­que sus fa­cul­ta­des fí­si­cas y men­ta­les se en­cuen­tran en una si­tua­ción for­mi­da­ble. Su amor a Dios es con­ta­gio­so y lo trans­mi­te a tra­vés de su mi­ra­da azul, pro­fun­da y be­né­vo­la. Una eu­ca­ris­tía, el lu­nes 12 de fe­bre­ro a las 10.00 h. en la ca­pi­lla del Ho­gar, ser­vi­rá para ce­le­brar su cum­plea­ños.

¿Cómo se en­cuen­tra, don Da­mián?

Me en­cuen­tro bien, nor­mal para la edad que ten­go. Es­toy con­ten­to. No sien­to nin­gún do­lor ex­plí­ci­to. Me veo algo aplas­ta­di­to, eso sí. Mi rit­mo de vida en la re­si­den­cia es nor­mal. La me­mo­ria sí que me fa­lla un poco.

No se cum­plen 102 años to­dos los días. ¿Has­ta qué pun­to se es cons­cien­te del va­lor de al­can­zar una edad tan avan­za­da?

Doy gra­cias al Se­ñor. No sien­to do­lor en nin­gún si­tio. En­fer­mo no es­toy y he pa­sa­do mo­men­tos muy di­fí­ci­les, pero cla­ro, los años pe­san. Soy un poco in­di­fe­ren­te en eso. Que sea lo que Dios quie­ra y se aca­bó.

En esta par­te fi­nal de su vida, ¿cómo es su re­la­ción dia­ria con Dios?

Una re­la­ción de con­fian­za. Él es mi Pa­dre. Es el amor. Le en­co­mien­do todo y es­pe­ro de Él todo. Creer en Dios, es­pe­rar en Dios y amar a Dios es algo que no tie­ne duda.

Re­ci­be mu­chas vi­si­tas en la re­si­den­cia…

Hay mu­cha gen­te que vie­ne a ver­me y de­mues­tra que me quie­re. Yo tam­bién la he que­ri­do mu­cho, de ver­dad, por don­de quie­ra que he pa­sa­do. Mu­chos sa­ben co­rres­pon­der. To­dos los días vie­nen tan­tas per­so­nas…

¿Por qué de­ci­dió to­mar el ca­mino del Se­ñor y de­ci­dió con­sa­grar su vida a Él?

Es el apo­yo de mi vida. Creo en Él, es­pe­ro en Él y le amo. Po­dría con­tar ver­da­de­ros mi­la­gros, in­ter­ven­cio­nes de Dios que he to­ca­do, pero eso me lo que­do para mí.

Es­tu­dió en el Se­mi­na­rio Con­ci­liar de la San­ta Cruz de Hues­ca, ¿qué re­cuer­da?

Re­cuer­do todo con afec­to y ca­ri­ño por­que todo fue bueno para mí.

Con ape­nas 20 años es­ta­lló la Gue­rra Ci­vil y le tocó ir al fren­te como te­le­gra­fis­ta, don­de re­sul­tó he­ri­do.

En la gue­rra me de­di­qué a las trans­mi­sio­nes. Lle­va­ba un apa­ra­to de ra­dio, no ha­bía te­le­vi­sión pero ya ha­cía­mos prue­bas de ima­gen. Hice bas­tan­te bien a mu­cha gen­te con esas fun­cio­nes.

Ha sido obis­po en Bar­bas­tro, Te­ruel y Te­ne­ri­fe. Or­de­na­do sa­cer­do­te el 7 de ju­nio de 1941, co­men­zó ejer­cien­do en las lo­ca­li­da­des de Ibie­ca y Tor­la. Des­pués con­ti­nuó con su mi­nis­te­rio en la igle­sia pa­rro­quial de San­ta En­gra­cia en Za­ra­go­za, en Tar­dien­ta y en el Se­mi­na­rio, la pa­rro­quia de San Lino, la ba­sí­li­ca de San Lo­ren­zo, la ca­te­dral y el obis­pa­do de Hues­ca… ¿Qué ba­lan­ce rea­li­za?

Los re­cuer­dos son to­dos po­si­ti­vos y bue­nos. Si hay algo ne­ga­ti­vo, con el tiem­po le he sa­ca­do lo bueno. Doy gra­cias al Se­ñor por lo bueno que ha sido con­mi­go. He es­ta­do con­de­na­do a muer­te y me han odia­do en tiem­pos di­fí­ci­les, pero de todo he sa­li­do. La lec­ción es que hay que per­do­nar. Todo lo que ocu­rría en mi vida me lo ha pues­to el Se­ñor para que yo lo in­ter­pre­ta­ra como sa­cer­do­te en mi san­ti­fi­ca­ción. He he­cho todo el bien que he po­di­do y me he en­tre­ga­do a los de­más y al Se­ñor, o mi vida no ha­bría te­ni­do sen­ti­do.

Du­ran­te su vida, la Igle­sia ca­tó­li­ca ha con­ta­do con nue­ve pa­pas: Be­ne­dic­to XV, Pío XI, Pío XII, Juan XXIII, Pa­blo VI, Juan Pa­blo I, Juan Pa­blo II, Be­ne­dic­to XVI y Fran­cis­co. ¿Ha man­te­ni­do con­tac­to con al­gu­nos de ellos?

Con al­gu­nos sí, de ma­ne­ra per­so­nal, y doy gra­cias al Se­ñor.

Su ac­ti­vi­dad no ha ce­sa­do en los úl­ti­mos tiem­pos. De he­cho se edi­ta­ron en un li­bro las ho­mi­lías que cada año, en for­ma de fe­li­ci­ta­ción na­vi­de­ña, de­di­ca­ba a la Vir­gen Ma­ría. Tam­bién ha de­di­ca­do nu­me­ro­sos tex­tos al pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la Igle­sia.

No por pu­bli­car, sino al ser­vi­cio de la co­mu­ni­dad, para los de­más. To­dos te­nían ese des­tino.

¿Qué le hace avan­zar en esta eta­pa fi­nal?

El amor de Dios, soy de Él y me ha co­rres­pon­di­do dán­do­me co­sas que no me­re­cía y es­toy muy agra­de­ci­do.

¿Cómo va a ce­le­brar el 102 cum­plea­ños?

Sin más, nun­ca me han gus­ta­do las fies­tas ni he que­ri­do nin­gún pri­vi­le­gio. Yo soy uno de tan­tos, el úl­ti­mo de to­dos y el ser­vi­dor de to­dos, ese es mi lema. Es­toy en la cola para ayu­dar a quie­nes van ca­yen­do en su ca­mi­nar. Lo quie­re el Se­ñor, ¡ben­di­to sea!

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA