Jueves, 25 de abril de 2019

Religión en Libertad

Blog

La pregunta de Alejandro

por Soy católico, ¿pasa algo?

Los diez años de mi hijo Alejandro no le dan para entender el infarto financiero del capitalismo que se esconde tras el descenso repentino de siete puntos en el índice Dow Jones, pero sí para preguntar la razón por la que los españoles se escandalizan de que una niña de su edad haya alumbrado a un bebé en Murcia y en cambio acepten sin sobresalto que un millar de ellas haya abortado en Andalucía. Como la pregunta es de nota no sé si aprobaré. Me sería más fácil hacerle comprender los entresijos financieros que explican el descenso de las cotizadas tras encadenar un asombroso ciclo alcista que explicarle que la sociedad acobardada acepta la matanza porque teme la reacción del juez único de competición, del progre, que llama facha al que, a sabiendas de que la vida está muy mala, en vez de en ataúdes, invierte en cunas.

Miguel Hernández invirtió en cunas. ¿Era facha? Más bien era un soñador pragmático. Y, como tal, tenía la cabeza en las nubes y los pies en la tierra. Para descubrir que su lirismo no está tanto en la nana como en la cebolla es preciso despojarse de prejuicios. Y la progresía, abanderada del aborto, está llena de ellos. En caso contrario homenajearía al poeta, no por su contribución a la causa obrera, sino a la natalidad responsable, ya que antes de que el verso suelto de la tuberculosis se lo llevara por delante, ensalzó el papel de la madre que alimenta como puede al hijo en la España del hambre. Nada que ver con quienes, en la de la opulencia, proponen ahora a la mujer que piense en ella antes que en la placenta sin explicarle que el derecho a decidir tiene las mismas consecuencias en la cartilla de familia que en la mecedora.

La mecedora, más que un mueble, es un ritmo. Su tac-tac es idóneo para acompañar a la Nana de la Cebolla mientras Josefina Manresa le da el pecho al niño. De modo que una casa sin mecedora, sin nana y sin pecho es una casa oscurecida por el derecho a decidir, esa propaganda falsa que, so pretexto de que busca que las mujeres sean dueñas de su destino, las convierte en personaje de Lorca, pues Yerma es toda aquella que no procrea, bien porque no pueda, bien porque no quiera. Claro que ¿a qué lugar habría mandado Yerma a quién se atreviera a aconsejarle que se acogiera al tercer supuesto si quedaba embarazada? Frente al milagro de la vida, contrapone la izquierda un discurso sustentado en la ausencia del babero. Es normal que mi hijo no lo entienda. O que capte mejor el significado de la incidencia de crisis de Wall Street en la Bolsa de Madrid. Y eso que Alejandro ya sabe, porque se lo he explicado, que la distancia entre el Ibex y el Dow Jones es la misma que existe entre los Goya y los Óscar.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA