Jueves, 21 de marzo de 2019

Religión en Libertad

Blog

El celibato de los laicos: una tradición recuperada

por Argumentos para el s. XXI

Hablar del celibato en el mundo que nos rodea parece tan exotérico como de hadas madrinas o centauros. Una sociedad que exalta hasta límites patológicos la sexualidad humana no entenderá fácilmente que haya personas que renuncien a ella por un fin espiritual. Ni lo entenderán ni lo creerán seguramente, pensando que todos los supuestos célibes en realidad llevan una vida oculta nada ejemplar. Casi siempre esta polémica sobre el celibato se ha circunscrito al de los sacerdotes, asociado al ministerio clerical en la Iglesia latina desde el siglo XII (I Concilio de Letrán), aunque ya se venía practicando desde la época apostólica. Sin embargo, conviene recordar que hay muchas otras personas, dentro y fuera de la Iglesia católica que viven también una vida célibe: budistas, hinduistas, algunas ramas del protestantismo, o incluso judíos o musulmanes decide abrazar un estado de vida más radicalmente orientado al cuidado de su vida espiritual y a la atención a otras personas. Incluso en la Roma clásica, una de las tareas de mayor relevancia social, el mantenimiento del fuego sagrado de Vesta, era ejercida por mujeres célibes, lo que indica que en muchas tradiciones religiosas se ha valorado a quienes seguían este camino.
Comprender la vida célibe de las personas laicas, que viven y trabajan en medio de las circunstancias cotidianas de la sociedad del siglo XXI, sin consagración clerical o religiosa, entender sus razones y penetrar en su vivencia son los objetivo de un libro que he publicado recientemente en la editorial Digital Reasons.  Está estructurado en cuatro capítulos: una revisión histórica de cómo el celibato espiritual se ha vivido en la tradición cristiana y en otras grandes tradiciones espirituales, con particular detalle en el celibato de los laicos en los primeros siglos de la Iglesia; el sustrato teológico en el caso del celibato de los laicos cristianos; el sentido último de esta dedicación, y finalmente algunas experiencias vivenciales de cómo se desarrolla este estilo de vida en la sociedad actual.
Obviamente el celibato para un cristiano es una respuesta a una llamada de Dios, no un plan para el perfeccionamiento personal. Como resumen de este libro podría afirmar que quien se da del todo a Dios, lo tiene Todo, porque Dios es Amor infinito. Por tanto, el célibe es alguien que sabe amar “con todo el corazón” a Dios y a los demás, como nos pide el primer y más importante mandamiento predicado por Jesús.  Una persona que vive el celibato espiritual no es alguien seco, que envidia lo que renuncia, sino alguien plenamente enamorado, que quiere tanto que no puede querer solo a una persona: quiere en primer lugar a Jesucristo, y después a todos los que Él pone cerca de su itinerario vital.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA