Lunes, 19 de abril de 2021

Religión en Libertad

Blog

¿Quiénes son la Fraternidad Internacional de Hombres de Negocio del Evangelio Completo ?

por Convertidos Católicos


Por Juan Carlos Calero:
(Experto en Sectas y misionero Apóstol de la Palabra en Nicaragua)

La Fraternidad Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo (FGBMFI- Full Gospel Business Men's Fellowship International-), fue fundada por el millonario armenio, Demos Shakarian (19131993), en 1952 en los Ángeles California, Estados Unidos, y se convirtió en su presidente (hasta 1988, que le sustituyo su hijo Richard). En un principio esta organización solo reunía hombres de negocios pentecostales (no admitía mujeres ni ministros de iglesia en su membrecía). Pronto empezó a atraer a hombres de otras “iglesias”.

En su primera reunión (y en otras varias más adelante) tuvo como orador invitado, al predicador pentecostal Oral Roberts (por muchos en reconocido como el “padre del evangelio de la prosperidad”).
El mismo fundador relata haber tenido una “visión”[1] en la que Dios le llamaba a fundar dicha organización, aunque ellos mismos no se definen como una “nueva iglesia”, estos cuentan con sus propio “credo” y estructura de gobierno, a continuación analizaremos cada uno de sus artículos de fe[2] para ofrecer a una visión más clara ante esta organización que está confundiendo a nuestros hermanos débiles en la fe:
  1. Creemos en un solo Dios, Creador de todas las cosas que en su trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  2. Creemos que el Hijo de Dios, Jesucristo, se encamó en la virgen María por obra y gracia del Espíritu Santo, y que es verdadero Dios y verdadero Hombre.
  3. Creemos que la Biblia entera, es la palabra Inspirada por Dios, y la regla infalible de fe y de conducta.
 
RESPUESTA: Este artículo de su credo se basa en la doctrina protestante de la Sola Scriptura que enseña que la Biblia es regla de fe, con esto rechazan la Tradición divino apostólica (cf. 2 Tes 2,15; 2 Tes 3,6; 1 Cor 11,2) y el Magisterio de la Iglesia (Mt 16,19; 18,18; Lc 10,16).
 
  1. Creemos en la resurrección de los muertos, en la felicidad eterna de los salvos y en el castigo eterno de los perdidos.
RESPUESTA: De manera implícita rechazan la doctrina del purgatorio- estado de purificación de las almas después de la muerte (cf. 2 Mac. 12, 40-46), y antes de entrar en la gloria del cielo (cf. Ap 21, 27).
 
  1. Creemos en la salvación personal del creyente a través de la sangre derramada por Cristo Jesús en la cruz.
 
RESPUESTA: Se duda de la universalidad de la salvación (cf. 1 Tim 2,4; 4,10b) a través de la verdadera iglesia de Cristo.
 
  1. Creemos en la santificación por la sangre de Cristo, en la santidad personal del corazón y de vida, siendo apartados del mal que hay en el mundo.
 
  1. Creemos en la sanación Divina a través de la fe, y la cual está incluida en la expiación (redención por la muerte de Jesús en la Cruz).
 
RESPUESTA:
Esto es doctrina protestante llamada “palabra de fe”, la cual enseña que la sanación física se puede lograr sólo con la fe, no toma en cuenta la voluntad de Dios (cf. 2 Cor 12:9), es decir, uno puede “declarar”, “decretar” y Dios hará lo que uno declaró o decretó.
 
  1. Creemos en el Bautismo del Espíritu Santo, acompañado por la señal física inicial de hablar en otras lenguas según el Espíritu de Dios nos conceda que hablemos (Hechos 2, 4), y que ésta experiencia es diferente a la de nacer de nuevo; y creemos en los nueve dones del Espíritu Santo, listados en Primera de Corintios 12, hoy día al alcance de los que creen.
 
RESPUESTA: Esto es doctrina pentecostal, según esta, todos los que han sido “bautizados en el Espíritu Santo”, TIENEN que hablar en lenguas, para ello, citan Hch 2:4; pero dicho texto está fuera de contexto, ya que por Ej. El apóstol Pablo dice en 1 Corintios 12, 13: “porque en un mismo Espíritu todos nosotros fuimos bautizados”, pero no todos hablaban en lenguas (cf. 1 Co 12:30). También creen en Nueve (9) dones del Espíritu Santo, y la Iglesia reconoce solamente Siete (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 1831; Cfr. Is 11:2). Y el concilio de Roma, celebrado el año 382, definió que los dones del Espíritu Santo son siete:
 
“Se dijo: Ante todo hay que tratar del Espíritu septiforme que descansa en Cristo. Espíritu de sabiduría: Cristo virtud de Dios y sabiduría de Dios (1 Co 1, 24). Espíritu de entendimiento: Te daré entendimiento y te instruiré en el camino por donde andarás (Sal 31, 8). Espíritu de consejo: Y se llamará su nombre ángel del gran consejo (Is 9, 6). Espíritu de fortaleza: Virtud o fuerza de Dios y sabiduría de Dios (1 Co 1, 24). Espíritu de ciencia: Por la eminencia de la ciencia de Cristo Jesús (Ef 3, 19). Espíritu de verdad: Yo soy el camino, la vida y la verdad (Jn 14, 6). Espíritu de temor (de Dios): El temor del Señor es principio de la sabiduría (Sal 110, 10)”[3]
 
  1. Creemos en la confianza de los cristianos del regreso personal e inminente del Señor Jesús.
 
RESPUESTA: Aquí enseñan de manera implícita la doctrina del milenarismo, según esto, Cristo vendrá a la tierra y reinará por mil años, después de la gran tribulación –esta doctrina es principalmente pentecostal - .
 
  1. Creemos en la evangelización intensiva del mundo y en el trabajo misionero de acuerdo con la Gran Comisión seguida de señales que la acompañan.
 
RESPUESTA: La “Gran Comisión”, así es como los protestantes llaman al proselitismo que ellos realizan a nivel mundial.
 
Además de lo que hemos señalado hasta ahora, podemos encontrar otros errores doctrinales a los que se expondrían los católicos al pertenecer a dicha asociación:
 
Relativismo: Es la creencia de que todas las religiones son buenas, y que todas tienen “algo de verdad”, por lo tanto cualquiera puede acceder a la que más le guste y en la que se “sienta bien”. Con esto niegan la necesidad de la Iglesia de Cristo para salvarse, he aquí lo que nos enseña el Magisterio de la Iglesia, al respecto:
 
«Por lo tanto, los fieles no pueden imaginarse la Iglesia de Cristo como la suma —diferenciada y de alguna manera unitaria al mismo tiempo— de las Iglesias y Comunidades eclesiales; ni tienen la facultad de pensar que la Iglesia de Cristo hoy no existe en ningún lugar y que, por lo tanto, deba ser objeto de búsqueda por parte de todas las Iglesias y Comunidades»[4]
 
INDIFERENTISMO: Según ellos: “Si usted todavía no conoce una iglesia en su vecindario, primero pida a Dios que le ayude a encontrar una, y después investigue otras por su cuenta hasta que usted encuentre un lugar donde se pueda sentir cómodo.” [5]
 
Con la venida de Jesucristo Salvador, Dios ha establecido la Iglesia para la salvación de todos los hombres (cf. Hch 17,30-31). Esta verdad de fe no quita nada al hecho de que la Iglesia considera las religiones del mundo con sincero respeto, pero al mismo tiempo excluye esa mentalidad indiferentista «marcada por un relativismo religioso que termina por pensar que “una religión es tan buena como otra” ». Si bien es cierto que los no cristianos pueden recibir la gracia divina, también es cierto que objetivamente.”[6]
 
SINCRETISMO: Se entiende la presunción de conciliar doctrinas o religiones diferentes, toman creencias de las diferentes sectas que la componen.
 
Según ellos mismos, “La Fraternidad Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo está formado por laicos de todas las denominaciones… NO SOMOS UNA NUEVA IGLESIA. NO ORDENAMOS MINISTROS NI CELEBRAMOS LOS SACRAMENTOS.”[7], con ello niegan la AUTORIDAD de la Jerarquía de la Iglesia, tal como la instituyó nuestro Señor (cf. Mc 3,1316; Hch 20:28), además de NEGAR los Sacramentos, dejan al católico que se une a ellos, desprovisto de la gracia que estos nos dan para poder alcanzar la salvación:
 
“Can. 4. Si alguno dijere que los sacramentos de la Nueva Ley no son necesarios para la salvación, sino superfluos, y que sin ellos o el deseo de ellos, los hombres alcanzan de Dios, por la sola fe, la gracia de la justificación —aun cuando no todos los sacramentos sean necesarios a cada uno—, sea anatema.”[8]
Debido al carácter insidioso de la Asociación tuvo que intervenir también la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. He aquí la conclusión del documento:
«La Asociación Internacional de hombres de Negocios del Evangelio Completo» es una asociación que se coloca en el conjunto del Movimiento neo-pentecostal. Quiere promover este Movimiento dándole una estructura internacional y quiere reunir a todos los cristianos de cualquier confesión que sean partícipes del movimiento carismático.
Aun declarando que no quiere constituir una iglesia, sino animar espiritualmente a todas las Iglesias, presenta una eclesiología de tipo protestante.
Tiene la forma típica del neopentecostalismo, con sus propias creencias, que desde el punto de vista católico son heterodoxas.
Por lo mismo, un católico no tiene razón para adherirse a una asociación como ésta, o para pedir en ella «el Bautismo del Espíritu». Lo que esta Asociación puede ofrecerle de bueno, lo encontrará ya en la Iglesia Católica, sobre todo en lo que se refiere a la «Renovación en el Espíritu».
Así evitará los errores doctrinales de dicha Asociación y una praxis que se funda sobre todo en la «emotividad».
Concluyo con este texto bellísimo del San Pablo en el que nos amonesta al respecto:
6 Me maravillo de que tan pronto hayáis abandonado al que os llamó por la gracia de Cristo, para pasaros a otro evangelio 7 —no que sea otro, sino que hay algunos que os están turbando y quieren deformar el Evangelio de Cristo—. 8 Pero aun cuando nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea maldito! 9 Como os tengo dicho, también ahora lo repito: Si alguno os anuncia un evangelio distinto del que habéis recibido, ¡sea maldito!” (Gálatas 1, 6-9)
Bibliografía:
  • Catecismo de la Iglesia Católica
  • El Magisterio de la Iglesia, Enchiridion Symbolorum Denzinger-Schonmetzer
  • Amatulli, Flaviano, Diálogo con los protestantes, 3ra. Ed. Apóstoles de la Palabra, México, 2005.
 

[1] Es IMPORTANTE señalar que otras sectas, como los Mormones nacieron después de una supuesta visión que sus fundadores tuvieron como “revelación” y en las que según ellos, Dios les habló audiblemente y les pidió fundar dichas organizaciones; La Escritura dice que examinemos los espíritus si vienen de Dios o del enemigo o son frutos de nuestra propia imaginación (cf. 1 Jn 4,1). El apóstol San Pablo cuando recibió su visión de Jesús, fue a la Jerarquía de la Iglesia, para AUTENTICAR su misión (cf. Hch 9,3-6. 26-28; Gál 1,1819; 2,1-2. 9), no fundó una nueva Iglesia basado en su propia visión. También vea Catecismo de la Iglesia Católica, n. 67.
[2] Estos fueron tomados del documento: “Estatutos de la Fraternidad Internacional de Hombres de Negocio del Evangelio Completo”, F.I.H.N.E.C., Págs. 4-5.
[3] Concilio Romano, DS 83, papa San Dámaso I, año 382.
[4] Congregación para la Doctrina de la fe, Declaración Dominus Iesus, n. 17.
[5] Tomado del panfleto “Ahora que usted ha recibido a Cristo”, pág. 10, edición XXI por la FIHNEC
[6] Ibíd. 22.
[7] Sitio web de la FICHNEC http://www.fihnec.org/
[8] Ibíd., DS 1604
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda