Sábado, 04 de abril de 2020

Religión en Libertad

Blog

¿Qué hacían las Hermanas de la Cruz en 1936? (2)

por Victor in vínculis

Hablábamos en la primera parte de la muerte de la Santa Ángela de la Cruz. No hace un año que echó a andar la Segunda República. En El Siglo Futuro del 10 de febrero de 1932, leemos:

«…Ha visto Sevilla entera congregarse a todo lo más principal y representativo de la ciudad del Betis: a la Iglesia, representada por el Cardenal Arzobispo de Sevilla, a la aristocracia, al gobernador revolucionario, al Ayuntamiento republicano y socialista, al pueblo entero que ha desfilado como en días de ganancioso jubileo o devotísima romería delante del féretro de la Santa.

Casos al parecer milagrosos han acaecido mientras estaba de cuerpo presente; pero mucho más maravilloso que estas curaciones repentinas lo son las lágrimas de ese comunista que las ha derramado como un niño ante el cadáver (incorrupto por cierto) de la Santa fundadora. Digno de admiración es el viaje que a Madrid ha hecho todo un alcalde republicano y radical de Sevilla para impetrar (y lo ha logrado en buena hora) del gobierno ateo de la República el que haya podido ser enterrada en su propio monasterio la Madre Maravillosa, más que un milagro ha sido la visita que el Ayuntamiento republicano y socialista y también ateo ha hecho a las Hermanas de la Cruz para darlas el pésame por la muerte de la venerable y heroica fundadora; maravilloso y milagroso finalmente el que en los días que corremos ese mismo Ayuntamiento haya quitado a una calle sevillana su antiguo nombre para reemplazarle no con el de Galán ni con el de Salmerón ni Pablo Iglesias, sino con el bendecido nombre de una monja penitente y caritativa que se llama Sor Ángela...».

 

Se conserva esta foto del beato Narciso de Estenaga, obispo-prior de Ciudad Real (+1936) con Santa Ángela de la Cruz.

Madre Gertrudis de la Cruz fue la segunda sucesora y Madre General de 1935 a 1940. En los años convulsos de la República y en los primeros días de la Guerra Civil, las Hermanas de la Cruz acudían a sus velas en los barrios obreros o a pedir las zurrapas del café a un bar de La Campana sin que nadie las molestase. Si algún activista de fuera quería ejemplarizar con ellas su odio, siempre en sus filas había trabajadores sevillanos que defendían su pobreza y su labor resumidas en la frase: “A esas ni tocarles un pelo de la ropa que gracias a ellas come mucha gente”.
 

Las Hermanas de Peñaflor (Sevilla)

No olvidemos al mártir Antonio Molle Lazo requeté del tercio Nuestra Señora de la Merced. El 10 de agosto de 1936, fiesta de San Lorenzo, se celebró Misa en el convento de las Hermanas de la Cruz de Peñaflor (Sevilla), pues la iglesia había sido profanada por los marxistas, y Antonio asistió y comulgó.

Escribe el padre Santiago Cantera, OSB que “algunos han dicho que tal vez se ofreciera en ese momento como víctima de inmolación al Señor, según supusieron por el aspecto tan recogido que presentaba y porque cayó mártir a las pocas horas, pero no existe ningún otro dato que pueda corroborar esa victimación. Lo que sí es muy probable es que realizase una aceptación de la muerte, habitual entre los requetés”.

Ese mismo día 10 se produjo un fuerte ataque de los milicianos frentepopulistas a Peñaflor, que cogió de sorpresa a los defensores; el pueblo finalmente no sería perdido por éstos al llegar refuerzos, pero entretanto se produjo el martirio de Antonio Molle.

Habiendo permanecido para defender a las Hermanas de la Cruz y a otras mujeres, en un acto de caballerosidad, fue apresado por los milicianos, que le sometieron a una tremenda paliza y a vejaciones, burlándose de él e intentando hacerle blasfemar y renegar de su fe, sufriendo feroz martirio.
 


Por su parte, Santa Purísima de la Cruz tenía diez años cuando estalló la guerra civil española. Su familia huyó a la localidad portuguesa de Figueira de Foz, regresando a España al año siguiente e instalándose en San Sebastián, aunque cuando terminó la guerra, regresaron a Madrid. Ingresó en las Hermanas en 1944.

Santa María de la Purísima de la Cruz (Madrid, 20 de febrero de 1926 – Sevilla, 31 de octubre de 1998), en el mundo María Isabel Salvat fue Madre General de la Compañía de la Cruz desde 1977 a 1998. Fue canonizada por el papa Francisco el 18 de octubre de 2015.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA