Miércoles, 26 de febrero de 2020

Religión en Libertad

Blog

¿Qué hacían las Hermanas de la Cruz en 1936? (1)

por Victor in vínculis

Vamos a conocer el episodio de la vida de algunos santos durante los trágicos días de la persecución religiosa en la España de 1936. Hablamos hoy de las religiosas fundadas por Santa Ángela de la Cruz. Ella murió en plena Segunda República. Santa Purísima de la Cruz, era una niña de diez años. Así hilvanamos el relato de hoy.
 

El 4 de marzo de 1932 el periódico La Nación titulaba:

Continuo desfile ante el cadáver de sor Ángela de la Cruz
Sevilla.- Durante todo el día de ayer, en la capilla del convento de las Hermanas de la Cruz estuvo expuesto el cadáver de la madre fundadora, sor Ángela de la Cruz, cuya muerte ha causado enorme sentimiento.

La Orden, fundada por sor Ángela, data del año 1875, y en la actualidad cuenta con 26 casas, dedicadas todas ellas meritísimas obras de caridad, en distintos puntos de España
Ante el cadáver se puede decir que desfiló Sevilla entera.

El gobernador dijo ayer que tan pronto se le interesó la autorización para inhumar el cadáver en la cripta del convento, cursó la petición al Gobierno, que la concedió, en atención a la labor eminentemente caritativa de la santa religiosa, que contaba con la simpatía de toda Sevilla.


La Época del 7 de marzo explica que "después se efectuó el funeral. La aglomeración de público era tal, que el templo estaba completamente abarrotado… En lugar preferente se hallaba el cardenal Ilundain y, a su lado, el alcalde de Sevilla [se trata de José González y Fernández de La Bandera que pertenecía al Partido Republicano Radical], quien a pesar de hallarse enfermo, abandonó el lecho para asistir a los funerales por el alma de sor Ángela… El Ayuntamiento acordó en la sesión de anoche y con el asentimiento de la representación socialista y de todos los sectores políticos, dar el nombre de Sor Ángela de la Cruz, a la calle de los Alcázares, y hacer constar en acta el sentimiento de la corporación por la muerte de la santa religiosa”.
 

Todavía La Nación del 25 de marzo de 1932 recoge la predicación de un famoso dominico valenciano, el padre Urbano Lapuente que glosa las siete palabras de Cristo en un notable sermón en la iglesia de San José de Madrid.

«Relata un reciente viaje que hizo a Sevilla, en el que oyó llorar a las campanas de la Giralda.

No lloraban –dice- porque no se hiciera el espectáculo de las procesiones en Semana Santa, sino por el dolor, que suponía la muerte de una religiosa, sor Ángela de la Cruz, que puso sus afanes y sus esfuerzos en la obra misericordiosa de cuidar a los enfermos pobres, que fundó la Orden de las Hermanitas de la Cruz, admirable en esencia y en condición, y relata a este efecto cómo en el día trágico del mes de mayo [se refiere al 11 de mayo de 1931], en que brillaban las llamas en algún convento de la capital andaluza, cuando mayor era el entusiasmo de los revolucionarios iniciadores de aquel fuego, por entre ellos se abrieron paso dos religiosas, hermanitas de la Cruz, que regresaban de su cristiano menester. Y todos ellos, que sabían lo que significa la obra de estas religiosas, hiciéronlas paso, sin una frase, sin una palabra. Ejemplo vivo de remordimiento».


Nicolás Salas, escritor y periodista sevillano, nos recuerda que:
«Cuando Sor Ángela de la Cruz muere, Sevilla era republicana. Meses antes, en mayo de 1931, la ciudad sufrió por primera vez el chispazo revolucionario y anticlerical con el incendio y saqueo de varios templos, desapareciendo valiosas obras de arte, y aquel mismo verano, la capital y provincia hispalenses fueron escenarios de la primera Semana Roja de España, con un trágico balance de casi medio centenar de muertos y numerosos heridos. En marzo de 1932, cuando muere Sor Ángela de la Cruz, la capital tenía un sobrenombre que había hecho rápida fortuna en toda España: Sevilla la Roja...

Pues bien, la misma Corporación municipal republicana que había barrido del nomenclátor todos los nombres vinculados a la religión, comenzando por la calle Jesús del Gran Poder, que pasó a llamarse Palmas, se reunió el mismo día 2 de febrero, en sesión urgente y extraordinaria, para aprobar por unanimidad un único orden del día: rotular con el nombre de Sor Ángela de la Cruz parte de la antigua calle Alcázares...».

De carácter liberal, republicano y más popular la revista Crónica, tras dar la noticia de la muerte de Sor Ángela termina comparando a la santa con el anarquista Fermín Salvochea:
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA