Miércoles, 01 de abril de 2020

Religión en Libertad

Blog

¿Es la Mortificación Corporal una práctica Cristiana ?

por Convertidos Católicos




Hoy me gustaría hablar de este aspecto de la espiritualidad católica tan necesario en estos tiempos de mucho materialismo. La mortificación es un método ascético que se utiliza para adiestrar el alma en la virtud y en la vida santa. El término y el concepto lo podemos encontrar en las Sagradas Escrituras:
 
Por lo tanto, hagan morir en sus miembros todo lo que es terrenal: la lujuria, la impureza, la pasión desordenada, los malos deseos y también la avaricia, que es una forma de idolatría.
6 Estas cosas provocan la ira de Dios.
Colosenses 3,5-6
 
El hacer morir en sus miembros todo lo terrenal se conoce como “mortificar”.
 
24 porque los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y sus malos deseos.
Gálatas 5,24
 
Es decir, se crucifican las pasiones los malos deseos mediante prácticas ascéticas o de piedad. Mortificarse es renunciar a la comodidad y a las satisfacciones propias , o bien la realización de actos que llevan consigo un sacrificio en orden adquirir un perfecto dominio del espíritu sobre los sentidos, también se hace para vencer el pecado. Según 2Corintios 4,10 es compartir el estado de muerte de Cristo para participar de su vida nueva.
 
Existen diferentes y muy variadas clases de mortificaciones, desde el cilicio, ayunos, oraciones y otras que nos vienen sin buscarlas: frio, calor, enfermedades etc. La redención de Cristo es perfecta pero eso no significa que no tengamos que continuarla y hacerla presente en nosotros, y que mejor que hacerla presente venciendo nuestras pasiones por medio de estas prácticas cristianas.
 
Desde los primeros siglos los cristianos han venido practicando la mortificación veamos algunos textos de ellos:
 
La pureza del alma está en razón directa de la mortificación del cuerpo. Ambas van a la par. No podemos, pues, gozar de la perpetua castidad si no nos resolvemos a guardar una norma constante en la temperancia (CASIANO, Instituciones,5).
 
El resultado de la mortificación debe ser el abandono de las malas acciones y de las voluntades injustas. Y esto no excusa de practicarla a quienes están enfermos, pues en un cuerpo débil puede encontrarse un alma sana (SAN LEÓN, en Catena Aurea, vol. 1, pp. 281-282).
 
El sacrificio del cuerpo y su aflicción es acepto a Dios, si no va separado de la penitencia; ciertamente es un verdadero culto a Dios (CLEMENTE DE ALEJANDRIA, Stromata,5)
 
Más recientemente dos grandes santos, el Cura de Ars y San Jose Maria Escrivá de Balaguer nos dan enseñanzas sobre la Mortificación:
 
¡ Desde el momento en que un cristiano abandona las lágrimas, el dolor de sus pecados y la mortificación, podemos decir que de él ha desaparecido la religión! Para conservar en nosotros la fe, es preciso que estemos siempre ocupados en combatir nuestras inclinaciones y en llorar nuestras miserias (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre la penitencia).
 
Esa palabra acertada, el chiste que no salió de tu boca; la sonrisa amable para quien te molesta; aquel silencio ante la acusación injusta; tu bondadosa conversación con los cargantes y los inoportunos; el pasar por alto cada día, a las personas que conviven contigo, un detalle y otro fastidiosos e impertinentes... Esto, con perseverancia, sí que es sólida mortificación interior.
( Camino 173)
 
Para El Cura de Ars, si un cristiano abandona la mortificación deja de ser religioso, esto es dejaría de ser auténtico cristiano.

¿Cuántos cristianos a día de hoy han olvidado esta práctica?

Algunos piensas esto es solo para consagrados, sin embargo San Jose María, enseña que también los laicos podemos y debemos practicar estas mortificaciones: con sonrisa amable a quien te molesta, con silencio, sin crítica,  el pasar por alto algo que te fastidia, etc. Todo eso son mortificaciones que día a día te acercarán más a la Santidad.
 
Para entender mejor el sentido de la Mortificación Cristiana, les adjunto un link de la web “ opusdei.org” donde se explica claramente el sentido de esta práctica. http://opusdei.es/es-es/article/imitar-a-cristo/
 
Muchas personas tras ver la película Codigo Da Vinci, o haber leído el libro tienen un sentido equivocado de esta práctica e incluso lo ven peligroso para la salud. Es necesario aclarar esto también.
 
A través de este otro artículo tomado de la página del Opus Dei podemos resolver estas dudas:
 
El Opus Dei y la mortificación corporal
 
¿Es exacta la imagen que presenta El Código Da Vinci de la mortificación corporal?

Las descripciones sangrientas de la mortificación corporal que hay en El Código Da Vinci son exageraciones grotescas que no tienen nada que ver con la realidad. Evidentemente, la película busca impresionar, y el uso real que normalmente se hace del cilicio y las disciplinas hubiera resultado demasiado banal. La molestia que causan estos instrumentos es poca cosa: se puede comparar, por ejemplo, a la que comporta el ayuno. No producen sangre, ni heridas, ni nada que dañe a la salud personal o que resulte traumático. Si provocaran daño, la Iglesia no los permitiría.

¿Los miembros del Opus Dei usan el cilicio?

Algunos miembros célibes del Opus Dei usan el cilicio. Se trata de una pequeña cadena de metal ligero, con puntas, que se lleva alrededor del muslo. El cilicio es incómodo –si no lo fuera, no tendría razón de ser–, pero de ningún modo entorpece las normales actividades de una persona, ni mucho menos conlleva derramamiento de sangre.

Referencias Bíblicas: 2Reyes 19,1-2; Ester 4,1-4; Job 16,15; Salmos 35,13; Nehemias 9,1

¿Y qué nos dice de las disciplinas?

Lo mismo que del cilicio. Las usan algunos miembros célibes, generalmente una vez a la semana, durante un minuto o dos. Y no producen sangre, ni perjuicio para la salud, sino sólo una breve molestia. Lejos de lo que puede dar a entender la flagelación a dos manos del monje enajenado de El Código Da Vinci, las disciplinas reales son de algodón trenzado y pesan menos de cincuenta gramos. Cuando los miembros o los antiguos miembros del Opus Dei ven la película, no pueden evitar la risa al asistir a los ritos del monje: es de locos.

¿Ha inventado el Opus Dei el cilicio y la disciplina?

De ninguna manera. El cilicio y las disciplinas, igual que el ayuno y otras penitencias corporales, existen desde hace muchos siglos en la Iglesia Católica. Muchos de los santos más conocidos y estimados, como san Francisco de Asís, san Ignacio de Loyola y santa Teresita de Lisieux, los han usado. En el siglo XX también los han utilizado figuras como san Pío de Pietrelcina, la beata Teresa de Calcuta y el Papa Pablo VI. Algunas penitencias corporales como el ayuno y la abstinencia de la carne siguen siendo de precepto para todos los fieles católicos en determinados días de Cuaresma.

Referencias Bíblicas:  Hebreos 11,36; Hechos 16,22-23; 2Corintios 6,5;  2Corintios 11,24-25

¿Por qué se hacen estas mortificaciones?


La penitencia y la mortificación son una parte pequeña pero esencial de la vida cristiana. Jesucristo ayunó durante cuarenta días en preparación de su ministerio público. La mortificación nos ayuda a resistir nuestra tendencia natural a la comodidad personal, que tantas veces nos impide responder a la llamada cristiana a amar a Dios y a servir al prójimo por amor de Dios. Además, esas molestias voluntariamente aceptadas unen al cristiano con Jesucristo y con los sufrimientos que él voluntariamente aceptó para redimirnos del pecado. El monje masoquista de El Código Da Vinci, que quiere el dolor en sí mismo, no tiene nada que ver con la mortificación cristiana.

¿Qué importancia tiene la mortificación para los miembros del Opus Dei?

A pesar de la morbosa atención de El Código Da Vinci a la mortificación, el papel que ésta juega en la vida de los miembros del Opus Dei es muy secundario. Lo primero, para cualquier católico, es amar a Dios y al prójimo. En coherencia con su propósito de integrar la fe y la vida secular, el Opus Dei enfatiza los pequeños sacrificios, más que los grandes: seguir trabajando cuando uno está cansado, ser puntual, prescindir de algo que a uno le gusta en la comida o en la bebida, no quejarse.

Fuente: http://opusdei.es/es-es/article/el-opus-dei-y-la-mortificacion-corporal/


Jesús Urones
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA