Jueves, 25 de abril de 2019

Religión en Libertad

Blog

Elección por gracia (San Agustín)

San Agustín acude a la doctrina paulina, subrayada especialmente en la carta a los romanos y a los gálatas, pero que se halla presente en todo el corpus paulino.
 
Todo lo que tenemos es porque lo hemos recibido y esto en virtud de una elección de amor y misericordia por parte de Dios mismo, pero que no corresponde ni a una obligación divina ni mucho menos a lo que nosotros podemos reclamar por nuestros "méritos".
 
 
La gracia desencadena una vida nueva y divinizada en nosotros, justificándonos, librándonos, salvándonos, pero nada se debe al hombre por su constitución natural, sino que todo proviene de un designio libre y amoroso de Dios. Así la gracia siempre conserva su carácter gratuito, tal como nosotros conservamos nuestra propia constitución humana caída, herida, indigente.
 
Todo viene de Dios pero porque es Él quien lo quiere. Al coronar nuestros méritos, realmente corona su propia obra en nosotros.
 
 
"38. Hemos de ver, pues, la intención del Apóstol. Para encarecer la gracia, no quiere que se gloríe sino en el Señor, aquel de quien se dijo: “amé a Jacob”. Dios ama al uno y odia al otro, si bien ambos tienen un solo padre, una misma madre, han sido engendrados a la vez, y no han hecho nada bueno ni malo. Entienda Jacob que no pudo ser separado sino por la gracia de aquella masa de iniquidad original, en la que su hermano mereció ser condenado por justicia, si bien la causa de ambos era común. “Aunque aún no habían nacido ni hecho nada, ni bueno ni malo, para que permaneciese el propósito divino según la elección, no mirando a las obras, sino a quien llama, se le dijo: “El mayor servirá al menor””.
 
 
39. Que la elección de la gracia no se realiza porque preceda algún mérito proveniente de obras, lo manifiesta con toda claridad el mismo Apóstol en otro pasaje, diciendo: “Del mismo modo, también en esta época se ha salvado un resto por elección de la gracia. Y si de la gracia, ya no de las obras; de otro modo, la gracia ya no es gracia”. Citando luego el testimonio profético según esa gracia, dice: “Como está escrito: Amé a Jacob y tuve odio a Esaú”. Después añade: “¿Qué diremos? ¿Acaso hay iniquidad en Dios? De ningún modo”. ¿Y por qué de ningún modo? ¿Acaso fue porque preveía las futuras obras de ellos? Tampoco es eso.  
 
“Porque a Moisés dice: Me apiadaré de quien me compadeciere y haré misericordia a aquel de quien me apiadare”. Luego “no es obra de quien quiere o del que corre, sino de Dios, que tiene misericordia”. Y para que en esos vasos, terminados para la perdición que la masa condenada tiene merecida, comprueben los vasos de misericordia el beneficio que les ha otorgado la misericordia divina, continúa: “Porque dice la Escritura al Faraón: Te he suscitado para mostrar en ti mi poder y para que sea glorificado mi nombre sobre toda la tierra”. Y luego concluye sobre ambos puntos: “Luego se apiada de quien quiere y endurece a quien quiere”
 
Y esto lo hace aquel en quien no hay ninguna iniquidad. Se apiada por un don gratuito y endurece por un mérito justo" (Carta 194).
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA