Sábado, 25 de junio de 2022

Religión en Libertad

Blog

Pensamientos Agustinianos

Ama a Cristo y con ese peso serás arrebatado al lugar de Cristo #SanAgustin

por La divina proporción

Hay en el mundo cosas que son malamente amadas, y al ser mal amadas en el mundo, hacen al amador inmundo. Gran inmundicia del alma es el amor ilícito, ese peso que agrava a quien desea volar. Porque cuanto levanta al alma al cielo un amor justo y santo, tanto la abate al fondo un amor injusto e inmundo. Hay un peso propio que lleva a cada uno adonde debe, y es su amor. No le lleva adonde no debe, sino adonde debe. Y así, quien bien ama es llevado a lo que ama, y ¿adónde, sino adonde está ese bien que ama? ¿Con qué premio, por tanto, nos exhorta el Señor Cristo a que le amemos, sino con el cumplimiento de lo que pide al Padre: Quiero que donde esté yo, estén también éstos conmigo? ¿Quieres estar donde está Cristo? Ama a Cristo y con ese peso serás arrebatado al lugar de Cristo. No te dejará caer al fondo una fuerza que tira y arrebata hacia arriba. No busques otros andamios para subir hacia arriba: amando te esforzarás, amando serás arrebatado y amando llegarás. #SanAgustin (Sermón 65A, 1)

¿Qué es el amor ilícito? Realmente el amor ilícito no es verdadero amor, tan sólo es apariencia de amor. Es egoísmo, utilitarismo y complicidad, disfrazados de verdadero amor. El verdadero amor conlleva negación de sí mismo y ajustarse a la Voluntad de Dios. Cuando utilizamos cosas y personas para nuestro bien egoísta, estamos pecando de forma múltiple. El verdadero amor a Dios conlleva humildad y sometimiento a la Voluntad de Dios. El falso amor, utiliza para el bien y nos destroza por dentro y por fuera. Por eso San Agustín habla del amador inmundo, ya que ese falso amor hace al ser humano esclavo de las cosas y herramienta del maligno.

San Agustín habla de andamos que nos sostienen y nos llevan hasta Dios. En contraste tenemos una analogía llamada la Torre de Babel. La Torre de Babel fue construida para llegar a Dios mediante esfuerzos humanos. ¿A qué nos llevan los andamios humanos? A pelearnos entre nosotros y a hacer imposible la comunicación. Amando, escalamos los andamios de la Voluntad de Dios. Creando estructuras humanas, complicidades y utilizando a los demás, tan sólo hacemos el juego al maligno. No busquemos otros andamios que la Voluntad de Dios. Todos los demás nos llevarán a callejos sin salida.

 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda