Viernes, 10 de abril de 2020

Religión en Libertad

Blog

Carga y sobrecarga en la vida espiritual

Carga y sobrecarga en la vida espiritual

por Duc in altum!

Jesús fue realista y sincero cuando dijo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” (Lc 9, 23). En otras palabras, hay que saber asumir tanto las cosas agradables de la vida como las dificultades, viendo en cada una de ellas una serie de oportunidades para crecer. El cristianismo es un camino real, encarnado, justo porque toca puntos humanos como el amor y el dolor. Jesús dio sentido al sufrimiento en primera persona. Dicha afirmación casi siempre se confunde entre carga y sobrecarga, siendo que se trata de dos aspectos totalmente distintos. La carga equivale al dolor que no se puede evitar o superar por encontrarse fuera de nuestro alcance y que, sin embargo, adquiere un nuevo significado al vivirlo con fe, mientras que la sobrecarga son aquellas actitudes, derivadas de nuestra personalidad, que nos hacen sufrir, pudiendo evitarlas si trabajamos el interior. Por ejemplo, carga=elaborar un ensayo de la maestría; sobrecarga: ser demasiado escrupuloso y revisarlo de forma obsesiva sin llegar a concluirlo. El primer caso, se dio por cumplir en su justa medida, siguiendo la voluntad de Dios para evitar la mediocridad. El segundo, en cambio, no se debe a una exigencia externa, inamovible, sino a una complicación de tipo personal. Así pasa en la vida espiritual. A veces, pensamos que mientras más nos cansemos, mejor nos irá en la coherencia o el sacrificio, pero Jesús lo ve de otra manera. Hay que ubicar los sufrimientos inútiles y superarlos.

El sacrificio nos forma, nos entrena en el dominio propio, fortaleciéndonos en medio de las dificultades y eso es algo bueno, necesario; sin embargo, nunca debe confundirse con agregados que, lejos de estar relacionados a la cruz, parten de nuestra falta de desarrollo integral. Todos nos enfermamos alguna vez, pero si por no buscar un tratamiento adecuado  se complica, no será carga, sino sobrecarga. Es decir, nuestra fe no es dolorista, obsesionada con el sufrimiento, sino un camino de implicaciones que, a veces, cuestan y ese costo entra en la dinámica del proceso de Dios en cada uno. El dolor existe, pero Jesús nos invita a remediarlo. Solo cuando resulta imposible, cuando escapa a nuestras posibilidades, es que se ofrece en favor de otros. En ese caso, la cruz entra en escena y ayuda a que nos acerquemos a Dios, pues él se vuelve evidente en los momentos de debilidad.

Dios nos pide, siguiendo a Mons. Luis María Martínez, “simplificarnos”. ¿Qué quiere decir  eso? Distinguir, aún en el sufrimiento, lo esencial de lo accesorio. Es decir, evitar sobrecargar la cruz. Cuando somos nosotros mismos los causantes de lo que nos pasa, quiere decir que nos está faltando mayor trabajo personal, porque la fe, bien aterrizada, libera, no solo del pecado, sino también de los complejos que tengamos. Su impacto es integral. La cruz existe, forma, pero debe evitarse un ensañamiento o búsqueda de estar siempre mal, porque eso simplemente no es cristiano. San Francisco de Asís, por ejemplo, vivió el sacrificio, pero no por ello dejó de disfrutar la naturaleza que tanto quiso por considerarla un regalo de Dios.

Hay que preguntarse: ¿el dolor que siento está fuera de mi alcance o es derivado de mi forma de ser? Cuando se da el segundo caso, no hay que verlo como un castigo o motivo de culpa, sino ubicar la urgencia de ser más libres y prácticos. Es ahí que entra la acción del Espíritu Santo que siempre ayuda a superar crisis y/o temores.

La sencillez implica, dentro del itinerario de nuestra fe, vivir la cruz desde lo que Dios pide y no sacándola de contexto. Hay que asumir las luchas, los momentos pesados, pero facilitándonos las cosas a través del desarrollo humano. Liberarnos de lo que podemos superar para vivir con mayor calidad y firmes en el seguimiento de Jesús que nos comparte tanto su cruz como su consuelo.

-----------------------------------------------------------------------------------Link de la charla, titulada: ¿Qué es la Espiritualidad de la Cruz? Mismo fondo, diferente lenguaje: http://mx.ivoox.com/es/que-es-espiritualidad-cruz-audios-mp3_rf_19648360_1.html
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA