Viernes, 19 de julio de 2024

Religión en Libertad

Blog

Lenguaje de “avanzada” pero vacío.

Lenguaje de “avanzada” pero vacío.

por Duc in altum!

Antes de empezar el post de hoy quiero aclarar que, el que esto escribe, reconoce la importancia del lenguaje y la necesidad de contextualizarlo porque el propio Jesús lo hizo al momento de plantear, por ejemplo, las parábolas; sin embargo, una cosa es contexto y otra es caer en expresiones políticamente correctas para designar fechas y celebraciones litúrgicas. Aún cuando la intención pueda ser buena no deja de ser un tipo de obsesión del cambio por el cambio sin detenerse a pensar si esto sirve de algo. Hace poco, leí que en “x” lado llamaron al día de Pentecostés algo así como el “día de la diversidad reconciliada”. Frente a esto, uno se pregunta, ¿sirven tales expresiones? A todos nos queda claro que el Espíritu Santo es diverso dentro de un marco de unidad. Tan es así que existen muchos caminos en la Iglesia, variedad de congregaciones, carismas y movimientos, pero queda la sensación de que frases como la de arriba, cuando menos exóticas, terminan por no decir nada. Los jóvenes, en particular, tienen una especie de “radar” que les permite distinguir entre autenticidad y mera estrategia. Muchos se alejan de la Iglesia porque se dan cuenta que detrás de esas expresiones no está la fe, la experiencia de Dios, sino una especie de lenguaje que, aunque se diga de avanzada, comunica poco o nada. Pareciera que no acabamos de encontrar nuestro lugar y vivimos copiando expresiones que caen en el terreno de la abstracción, del “si pero no”, del “digo y me desdigo”, etc. Pentecostés, ¿cómo definirlo? Creo que ayuda más decir que se trata del día del Espíritu Santo o, en su caso, un momento para conocerlo, acompañarlo y dejarnos llevar por él. No hace falta recurrir a expresiones rebuscadas que carecen de significado porque ni le hablan a los que están lejos ni a los que están cerca. Es más, los cercanos incluso experimentan cierta irritación, porque suena a más de lo mismo y poco a la originalidad, a la actualidad de la fe.

Es comprensible contextualizar, debe hacerse para conectar con el mundo de hoy pero conservando la sustancia, la “chispa”, la raíz y no quedarnos en la superficialidad de palabras contradictorias con poco peso teológico y pastoral. A veces, existe la tentación de quedar como los que sabemos todo, los que estamos a la vanguardia y habría que ver si detrás de todo eso lo que falta es justo la reflexión. Tenemos hombres y mujeres -como Mons. Barron o la M. Verónica Berzosa- que nos sirven de ejemplos positivos porque saben hablar con un aire fresco y actual pero transmitiendo un buen fondo. No es que la gente rechace la fe. Lo que pasa es que quieren escuchar palabras significativas y no slogans ideológicos. Se trata de renovar la forma pero conservando la identidad.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda