Domingo, 24 de enero de 2021

Religión en Libertad

Blog

Irán, un país por descubrir (II)

por Argumentos para el s. XXI

Decía en mi anterior entrada que Irán es actualmente un país bastante tranquilo y seguro. Pocos días después ha ocurrido el primer atentado serio en suelo iraní, perpetrado por los mismos comandos que siembran el terror en Londres, Egipto, Irak o París. Es el primero, y espero que no sea indicio de nada, porque seguramente la población va a dar muy poco apoyo a este tipo de grupos terroristas, entre otras cosas porque son instigadores de una forma de entender el Islam que ellos no comparten.
Como es bien sabido, Irán es el país más extenso de mayoría Chii, una de las dos grandes ramas del Islam y la menos extendida: ocupa la mayor parte de ese país, el centro y sur de Irak, y partes de Yemen, Siria, Palestina y el Líbano. Muy poco en comparación con la mayoría Suni (85%), presente en el resto de los países de mayoría musulmana.
Mezquita de Vakil en Shiraz
El Islam iraní tiene muchas particularidades sobre el de otros países, no solo por la situación actual (por tratarse de uno de los pocos países del mundo gobernado por un líder religioso), sino también por sus raíces históricas. Conviene recordar que muchos siglos antes del nacimiento del Islam ya existían culturas florecientes en el actual territorio iraní (Persas, Medos, Partos, etc.) y que el Zoroastrismo nació en territorio iraní en torno al segundo milencio antes de Cristo. Aunque la conquista y conversión musulmana del país redujo notablemente la presencia de esta religión, todavía quedan seguidores en su territorio, así como en Irak, India y algunos países occidentales. Además de esta religión, conviven en suelo iraní creyentes del Islam suní, cristianos de diversos ritos, judíos y bahais. 
Catedral de Van en Esfahan
En mi reciente viaje por esas tierras me ha parecido percibir poco fervor religioso entre las personas más jóvenes, que no aceptan de buen grado la estrecha relación entre poder político y tradición islámica. Me llamó la atención que la inmensa mayoría de las mujeres en el vuelo de vuelta, que hizo escala en Estambul, se quitaron el velo al poco de aterrizar. Ciertamente los maridajes entre lo político y lo religioso acaban por perjudicar a la religión, que se deshace de su contenido más hondo.
No puedo hacer afirmar mucho sobre el respeto efectivo en el país a la libertad religiosa de las minorias, porque no he observado elementos ni a favor ni en contra de ella. Sí es evidente que se trata realmente de minorías, que apenas suman entre todos un 1% de la población del país. Para mi ése ha sido quizá el aspecto menos atrayente del viaje, ya que Irán ha sido el país de los que he visitado en el que me ha resultado más difícil asistir a la santa Misa. De hecho, ha sido tan difícil como que no he conseguido hacerlo ningún día de los cinco que estuve. Mi primera decepción fue comprobar que no había iglesias católicas en ninguna de las dos ciudades que iba a visitar: Esfahan y Shiraz, pese a estar entre los cinco núcleos más poblados del país. Escribí a la nunciatura de la Santa Sede en Teherán unas semanas antes de mi viaje y me confirmaron que no había iglesias católicas al sur de la capital. Lo intenté, no obstante con otras comunidades cristianas, en concreto los armenios, que fueron deportados a Esfahan a inicios del s. XVII desde la Armenia que se disputaban Turquía y el imperio Safavida. Allí construyeron la preciosa catedral de Van y algunas otras iglesias en el distrito de Jolfa, al sur del rio Zayandeh. Allí también hay un museo que recoge varias obras de arte de la comunidad armenia en el lugar, textos de la Sagrada Escritura en diversos idiomas locales. Tuve ocasión de visitar esa catedral y otra iglesia dedicada a Ntra. Sra. de Belén, que estaba en reparación. En Shiraz tuve menos suerte, y aunque lo intenté en varias ocasiones por teléfono y en tres presencialmente no conseguí enterarme a qué hora era la misa dominical. No sé si es debido a la escasa actividad o el miedo (el guía que me enseñó la ciudad, me comentó que tenían algo de desconfianza, quizá por haber sufrido persecución en décadas pasadas).
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA