Domingo, 26 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Blog

Regla, transgéneros y diferencia salarial

por Tres patas

Este post se actualizará… tenía pensado hacerlo cada semana, pero a veces no me da la vida. En fin, “cuando pueda”, a ser posible cada semana.

Tendrá tres secciones: una muy corta (“palabras y tendencias”), otra corta (“tentempié”) y otro larga (“una de cal, dos de arena”). Tiene dichas tres secciones por una cuestión de tiempo del lector, para no aburrir, confiando en su criterio.

Palabras y Tendencias

A raíz de una conversación con mi hija, una de la que daré cuenta más adelante, se me ocurrió que el tema del período es interesante. Aquí algunas estadísticas interesantes sobre la regla

- En cada regla se pierde el equivalente a 4-6 cucharadas de azúcar.

- Durante toda la vida, se menstrua unas 500 veces.

- Aparece entre los 11 y los 18 años.

- Dura entre 3 y 5 días

- Surge cada 28 días.

- Suele tardar 2-3 años en regularse

- La mitad de las mujeres sufren bastante

- La cosa dura unos 40 años.

Tentempié

En la televisión salió una cosa sobre los transgénero (¡qué raro!) y mi hija me preguntó. Le dije que hay gente que no se encuentra a gusto con su cuerpo, pero que el sexo de una persona no estaba determinado por el físico sino también por el aspecto psicológico. Los cambios que se hacen en el aspecto físico -le conté-pueden hacer que uno parezca del otro sexo. Pero hay cosas que no se pueden cambiar. Yo, que soy dibujante y lo sé bien, le conté sobre los huesos. No hay operación que cambie las diferencias anatómicas óseas entre un hombre y una mujer.

 

También le insistí en el hecho de que la gente que no estaba a gusto con su cuerpo son tan respetables como el que más. Tal vez incluso requieren más cariño que la media.

 

Luego he pensado que hay cosas que no puedes cambiar, como tener la regla. Ningún hombre sabe lo que es tener la regla: un dolor que se repite cada mes y del que se espera que uno haga como si nada. Que siga sonriendo aunque sienta el dolor. Que “actúe”. Es increíble, al menos para un hombre.

 

Y no hablemos sobre tener un hijo, algo que solo pueden hacer las mujeres… los hombres no podemos; es decir, los que hemos nacido con un pito no podemos. Para la gran mayoría, esto NO es ofensivo, al revés. Es maravilloso ¡Menudo milagro!


Una de cal, dos de arena

Las tres noticias:

  1. 1. Esperanza en Etiopía
  2. 2. El obispo Shao ha vuelto a Whenzou
  3. 3. Los medios estadounidenses destacan la diferencia de salarios como debida al heteropatriarcado. Es falso.

 

Voy a hablar sobre la tercera noticia. Me baso en una noticia del estupendo sitio web “www.dailywire.com”, de este artículo. Estos son dos de los lemas exhibidos:

“Según un estudio, las mujeres cobran la mitad que los hombres”

“La diferencia de salarios según los sexos es mayor de lo que se pensaba”

Pero lo que el artículo dice entre dientes, obligado por las mismas estadísticas, es que las mujeres son más propensas a poner otras cosas delante del trabajo. ¿Algo como la libre elección? Sí, el famoso libre albedrío mete aquí la patita, pues las mujeres -por regla general- tienen un amor a la familia y a los niños que relativiza el trabajo. Es una lección que a los hombres nos cuesta más entender: el trabajo y el ascenso social no es tan importante como la familia, auténtico tesoro en la vida de uno. Lo que pasa es que el trabajo nos desconecta de los problemas y, al igual que el alcohol, uno puede sumergirse en él.

¿Habrá discriminación por el hecho de que los alcohólicos sean sobre todo hombres?

Así que aunque la mona se vista de seda… cuesta entender que la brecha salarial es debida en primera medida a las propias elecciones de “la mujer”, así entre comillas y en plan general.

Lo cual no quita que se de. Recuerdo a una amiga que, pues se quedó embarazada, no renovó el contrato. Pero para darle valor a los casos reales, mejor no inflar a los que no lo son. Si los horrores del holocausto se hubieran inflado habrían quitado valor y “verdad” a lo que de verdad ocurrió.

Es en lo casos reales de discriminación donde el gobierno debe animar y promover para saltar la brecha. Así a bote pronto se me ocurre una medida: un bonus por el hecho de emplear a mujeres embarazadas…

Cita del artículo: “Al comparar las manzanas con manzanas y naranjas con naranjas, las mujeres ganan casi lo mismo que lo hombres. En lugares de trabajo similares y con similares títulos, la diferencia entre sexos es mínima”

Lo que pasa es que las mujeres, en general, eligen trabajos mal pagados o trabajos de pocas horas para así pasar más tiempo con sus seres queridos.

Por ejemplo: si, cobrando lo mismo, el hombre trabaja más horas que la mujer, el resultado será que el hombre “gana más” dinero. Lo cual no deja de ser cierto pero, presentado así, es una falacia como un piano de grande.

Lo que aducen las feministas abducidas esas que no paran de comernos la oreja a los padres y “adultos” es que las mujeres escogen esas vías porque están “obligadas” a ello. Es decir, los hombres son los malos que están en el poder y las mujeres pobres víctimas obligadas a … me aburre hasta escribirlo.

Hay dos puntos que merece la pena plantearse:

- Se ve a las mujeres como potenciales capitalistas que no están rindiendo todo el dinero que deberían. Y de paso dejamos de ver todo lo que las mujeres aportan al mundo que NO es dinero.

- Si las mujeres están “obligadas” a actuar como lo hacen, ¿no podría pensarse que los hombres están “obligados” a estar muchas horas fuera de casa? Ya puestos a jugar a ser la víctima, juguemos todos.

Lo más obvio es pensar que lo hombres y las mujeres tienen diferentes expectativas de la vida. Pero el “sentido común” ya no es el “más común de los sentidos”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA