Miércoles, 01 de diciembre de 2021

Religión en Libertad

Blog

Tu Matrimonio como Dios lo pensó.

Necesidad salvadora. Comentario para Matrimonios: Marcos 10, 46-52

por ProyectoAmorConyugal.es

EVANGELIO

“Rabbuni”, haz que recobre la vista.
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 10, 46-52

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, un mendigo ciego, Bartimeo (el hijo de Timeo), estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar:
«Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí.»
Muchos lo increpaban para que se callara. Pero él gritaba más:
«Hijo de David, ten compasión de mí».
Jesús se detuvo y dijo:
«Llamadlo».
Llamaron al ciego, diciéndole:
«Ánimo, levántate, que te llama».
Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús.
Jesús le dijo:
«¿Qué quieres que te haga?».
El ciego le contestó:
«”Rabbuni”, que recobre la vista».
Jesús le dijo:
«Anda, tu fe te ha salvado».
Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Necesidad salvadora.

¡Qué bien! Reconocer que estoy ciego. Esto es lo que me salvará, porque tengo la necesidad de ir al Señor y decirle: “Señor, ten compasión de mí. Que recobre la vista”. Esa necesidad por la que pedimos luz al Señor para que ilumine nuestro entendimiento y ordenemos nuestras tendencias concupiscentes, surge de la fe y nos salvamos por la fe, precisamente: “Anda tu fe te ha salvado”.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Carlos: Sí, Señor. Confieso que muchas veces, tengo que andar autodominándome y otras no soy capaz de dominarme dominado por mis pasiones desordenadas. No veo más allá de las cosas terrenales y necesito que Dios me ilumine para ver un bien mayor en esas situaciones que redirija mis deseos hacia el amor. Necesito Señor que me abras los ojos del alma y me muestres la plenitud de la belleza interior en ella.
Maite: Señor, yo también confieso que muchas veces sigo mirando a mi esposo desde mi ceguera, con un corazón sucio. Confío en mis sensaciones, en los pequeños incidentes cotidianos, que exagero y magnifico. Señor, que vea. Quiero verle como un don Tuyo, como una ayuda adecuada, como mi complemento, quiero ver nuestro camino hacia Ti, nuestra salvación y la de nuestra familia.

Señor,

Ten compasión de mí. No dejaré de gritarlo. Estoy dispuesto a dejar atrás lo que haga falta, de un salto, como Bartimeo dejó su manto. Y si me preguntas qué puedes hacer por mí, una cosa te pido: Quiero ver a mi esposo/a como Tú lo/a ves. Amén.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda