Martes, 07 de julio de 2020

Religión en Libertad

Blog

Una vida enamorada

por En Espíritu y Verdad

Conforme avanza el mes de febrero se aproxima una fecha que a mí me ha llamado siempre la atención: San Valentín, el día de los enamorados. Desde niña me sorprendía e ilusionaba que existiera un día dedicado a los que están enamorados, y jugueteaba con mis compañeras de colegio con la ilusión de estar o no enamorada y de llevar algo rojo en mi atuendo como señal de estarlo.

Han pasado los años y ya no soy una colegiala, soy una mujer en una edad ya madura y, aunque nunca llevo nada rojo en mi atuendo porque soy una monja y el color de mi hábito es el marrón, puedo deciros que estoy enamorada. Mejor dicho: que vivo profundamente enamorada y que para mí todos los días son San Valentín. Es más: no concibo la vida sin vivirla enamorada de algo, de alguien… o en mi caso de Alguien.

Sí: lo he escrito bien: Alguien con mayúscula, Jesucristo. Soy una monja -todos lo sabeis- y una monja católica, pero aunque eso es lo que soy y no lo oculto nunca, no es esa mi identidad profunda, ni mi esencia. Mi identidad es estar y vivir enamorada de Jesucristo; como escribí en mi blog personal: “No deseo que me conozcais de otra manera, sino como la enamorada de Jesucristo, la locamente enamorada de su Corazón... Una mujer pobre y pequeña en todo salvo en una cosa: sus deseos de amar y de hacer el bien.”

Yo me enamoro de EL todos los días, cada día. Vivir enamorado no es simplemente pasar por la vida con un subidón emocional y los ojos en blanco, sino vivir sumergida en una vivencia que compromete toda la existencia y la tiñe de un color, y la empapa de un aroma y le da un sabor concreto… No hay que ponerse nada de color rojo para que los que me rodean adviertan que mi vida está llena y que vivo enamorada… El brillo de mis ojos, la fuerza de mis palabras… todo tiene que delatarme, porque el enamoramiento transforma la existencia desde lo más profundo y la transfigura, la plenifica, la llena de sentido hasta en sus detalles más pequeños: uno no se cepilla los dientes de la misma manera si está enamorado que si no lo está.

El enamoramiento no es amor; el amor es otra cosa. El enamoramiento es una llama que incendia la vida y la llena de fuerza y la impulsa. El amor es lo que queda después de ese incendio inicial: las brasas rojas y apacibles que permanecen y dan menos luz, pero mucho más calor, pero lo más importante es que permanecen, que están ahí y nos recuerdan la fuerza del enamoramiento inicial. El enamoramiento pasa, el amor permanece. El enamoramiento impulsa, urge, revoluciona la existencia… y el amor proporciona solidez, estabilidad, serenidad… El enamoramiento cambia la vida de una persona y la lanza fuera de su instalación, del adocenamiento y sus seguridades, el amor genera compromiso y se sostiene en la entrega y la fidelidad. El enamoramiento se acaba y sólo queda el amor.

Si algo me conmueve es contemplar por los parques o por las ciudades o donde sea… esas parejas de viejecitos que pasean de la mano su amor después de cincuenta o sesenta años juntos. En ellos se ven el enamoramiento y el amor bien diferenciados, y la necesidad de alimentar el amor enamorándose cada día, viviendo una vida enamorada.
Madre Olga María, cscj
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA