Jueves, 24 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Blog

Edad biológica, 27. Edad religiosa, 11

Edad biológica, 27. Edad religiosa, 11

por Duc in altum!

¿Por qué hay tantos jóvenes que se identifican y reconocen como ateos aunque provienen de contextos socioculturales vinculados con la fe? La respuesta más fácil u obvia es: no son creyentes. Basta con estudiar la raíz etimológica de la palabra. A, sin, Theo, Dios. Sin Dios y punto; sin embargo, ¿no hay acaso mar de fondo o algo más crítico que responder? Eso es justo lo que estamos planteándonos. ¿Qué hay detrás de los nuevos ateos?, ¿cuáles son las motivaciones de su postura más allá del significado del término? En su mayoría, tiene que ver con una disociación (Google: separación de dos o más cosas que estaban unidas) entre la edad biológica y la edad religiosa. La primera, se refiere al desarrollo físico e intelectual, mientras la segunda, tiene que ver con la dimensión espiritual, reconocida por un amplio sector de la psicología, por el equilibrio, sentido y dirección que produce en la persona humana. De ahí la interpretación del título del ensayo: de 27 pero con la fe de un niño de 11 años. Es decir, se detecta un crecimiento en todas las áreas, menos en la cuestión de Dios. ¿Por qué? En la gran mayoría de los países, la catequesis se centra únicamente en la preparación para la 1era –y a veces, única o última- comunión; sin embargo, el “día después”, no hay proceso, ni evolución de conceptos y experiencias. Todo se detiene. Y no es que la fe cambie o que Jesús deje de ser Jesús, pero sí es un hecho que, al variar el escenario de la vida, de la etapa, las preocupaciones son otras y, por ende, la forma de hacer oración, de encarar las dudas parten de una nueva y más compleja perspectiva. Ya no es suficiente la base que dejó aquella lejana clase de religión que probablemente se tuvo a los 4 o 5 años y que, indudablemente, tuvo su peso, su valor, pero que estaba diseñada para que se le diera seguimiento más adelante. La fe debe crecer con la edad de cada uno. De otra forma, nos llenamos de un ateísmo forzado, porque se elige ante el conflicto de no encontrar algo mejor; es decir, que explique las grandes preguntas. ¿Acaso la fe de la Iglesia no alcanza para aclarar y dar un sentido? Por supuesto que tiene todos los elementos para conseguirlo, pero implica educar y formar, toda vez que no se da por generación espontánea.

Los conceptos, las impresiones, que hoy tienen muchos jóvenes sobre la fe, son ideas que aprendieron a los 11 años. ¿Qué hay de malo en ello? En principio, nada, porque hay que partir de algo, pero el problema es la disociación con la edad biológica. Cuando alguien tiene cuatro años, hay que enseñarle con un lenguaje de esa misma edad, pero al crecer, al madurar, debe darse una adaptación ascendente. La fe no es una idea, pero sí una experiencia que requiere ser retomada a la luz de la razón, de la ciencia, porque somos seres inteligentes. Por ejemplo, en el tema del Espíritu Santo, la mayoría solamente identifica sus signos: agua, luz, fuego, regalo, etcétera, pero ¿lo conocen como aquel que orienta en las grandes decisiones?, ¿saben que hay aspectos intangibles y, al mismo tiempo, verdaderos, como el amor o la poesía? No, se le limitan a una imagen, en vez de entrar en la dinámica de su significado. El problema es que casi nadie hace un alto para explicárselos. Asumimos que lo saben, que los anteriores se lo dijeron, pero ¿si no es así? Es necesario madurar, crecer, interpelar, cuestionarse y estar en condiciones de ofrecer material apropiado. No solamente libros, sino recursos multimedia que, en pocos minutos, los actualicen y ubiquen en su edad. Al estudiar el Génesis, hay que enseñarles que la revelación divina que contiene no va dirigida al “¿cómo se creó?”, sino al “¿para qué se creó?”. De relativismo nada, pero de fideísmo tampoco. Antes bien, “fides et ratio”, fe y razón, como lo recomendó el papa Juan Pablo II en su encíclica (1998) del mismo nombre.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando vemos el mundo con 30 años, pero empleando argumentos que aprendimos a los once sin haberlos llevado a una nueva etapa de madurez? Una crisis. De tal forma que nuestro problema no es el ateísmo, sino la falta de proceso y cultura religiosa entre las nuevas –y no tan nuevas- generaciones. El proceso de recuperación es largo, pero necesario. Hay que empezar por cuestionarnos y, desde ahí, formar a los que forman en esa misma dirección, reconociendo las habilidades y talentos de todos los que de una u otra manera están colaborando.

También hay que superar el error de pensar que los jóvenes entienden poco, al punto que, en vez de enseñarles algunas nociones básicas del pensamiento de Santo Tomás de Aquino, nos quedamos con frases o manuales que, en un libro de autoayuda, tienen su valor, pero no necesariamente en el campo filosófico –y existencial- de la fe. Por eso es muy importante ayudarlos a crecer de manera integral. 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA