Martes, 19 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Historia escrita por el jesuita Padre José Caballero

Cerro de los Ángeles: Corazón de España - 3

por Victor in vínculis

CAPÍTULO II

EL MONUMENTO DESCRITO POR SUS AUTORES

Nadie mejor que el que lo concibió y realizó podrá darnos una idea exacta del mismo. Oigamos a don Aniceto Marinas, escultor, y al arquitecto don Carlos Maura y Nadal:

«Hemos querido que nuestra obra hable al corazón con el lenguaje dulce y elocuente del ejemplo, esculpiendo con tal propósito los dos grandes grupos que ocupan las dos partes laterales del monumento. El de la derecha representa  La Humanidad santificada; el de la izquierda, La Humanidad que tiende a santificarse, cuyas actitudes y expresión de los rostros, en armonía con su respectiva representación y peculiar carácter, responden al mimo elevado pensamiento: a un sentimiento de vivo amor al Sagrado Corazón.

El primero de los grupos citados se compone de los santos siguientes: Santa Margarita, elegida por Dios para propagar la devoción al Corazón de Jesús;  a su lado, de pie, está San Agustín, llamado el “doctor de la gracia”, enamorado del amor de Jesús, cuya mirada parece columbrar los misterios de la Ciudad de Dios; junto a esta figura, con expresión estática, San Francisco de Asís, el modelo de amor a Cristo, quien le hizo tan semejante a Sí, que le imprimió sus cinco llagas; al lado de este, la imagen de la santa más española, Santa Teresa de Jesús; la mística doctora avanza lentamente, con la mirada fija en el Señor, atenta a una revelación divina. Más en primer término aparece, arrodillada, Santa Gertrudis, monja benedictina precursora del apostolado del Corazón de Jesús; aparece en actitud de fervorosa oración. Junto a esta figura, la del P. Hoyos, jesuita, a quien el Señor hizo la “gran promesa” de que reinaría en España con más veneración que en otras partes. Como suma y compendio de este armonioso conjunto de santidad y de arte, aparece San Juan Evangelista, el discípulo amado de Jesús, que nos dejó las páginas más sublimes del Amor Divino; aparece deslumbrado por la contemplación de los inefables misterios de aquel Corazón que latió junto al suyo en la noche de la Cena.

El segundo de los grupos, situado a la izquierda, es el ejemplo vivo y edificante que nos traza el camino para llegar al cielo mediante la práctica de la caridad, del amor, de la humildad, de la virtud y del arrepentimiento. La caridad está representada por una hija de San Vicente de Paúl, esa mujer-ángel que  encarna el sublime sentimiento  de amor al prójimo. Cinco niños guiados por dicha hermana ofrendan al Señor las flores de su perfumada inocencia, al propio tiempo que sus labios pronuncian la sacrosanta palabra que aprendieron en sus primeros balbuceos. Se une a este grupo otro, compuesto de cinco figuras, que representan la virtud y el amor, personificada la primera por una joven y una niña vestida con el traje de primera comunión, y el segundo por un hombre y una mujer del pueblo con un tierno niño en los brazos: es la familia humilde, que a semejanza de la de Nazaret acata resignadamente la voluntad de Dios, bajo cuyo amparo ponen el fruto de su santo amor. Contrasta con este grupo, dulce y melancólico, una nota de dolor y de consuelo a la vez que fortalece los espíritus y los inclina a la penitencia y al arrepentimiento. Ambas virtudes están representadas por un hombre medio desnudo y descalzo: un penitente que, al ver llegado el término de su existencia, siente todo el peso de sus culpas, abrumado por las cuales se postra de hinojos a las plantas del Señor implorando su misericordia.

En cuanto a las flores, esculpidas con profusión en las partes laterales del monumento, constituyen el más bello elemento decorativo y, a la vez, desempeñan un papel importantísimo en el orden espiritual y simbólico, pues ellas marcan el término glorioso de nuestra existencia al que solo llegan las almas puras, las conciencias limpias de pecado, por el camino de la virtud, de la penitencia y del arrepentimiento. Por eso es de notar la falta de flores talladas entre las figuras del mencionado grupo; solo de trecho en trecho nacen algunas, como nace en nuestro espíritu la esperanza, alentadora de santos propósitos. Todo esto y mucho más, que se siente mejor que se expresa, hemos querido representar en nuestra obra.

Y dicho esto haríamos punto final si no temiésemos dejar de consignar algo muy importante del monumento. Nos referimos al grupo de ángeles esculpidos en el centro del fuste del pedestal, cuyas figuras están en actitud de recoger y elevar el escudo español, en cuyo emblema hemos querido representar y sintetizar a la católica España. Detrás de este grupo aparece en relieve la Inmaculada Concepción como complemento de la idea.

En cuanto a la imagen del Sagrado Corazón, no nos sentimos capaces de dar una idea remota de lo que hemos pretendido hacer. Solo diremos que, sin desatender las exigencias estéticas y las condiciones que ha de tener la escultura monumental, hemos puesto toda nuestra alma y todo nuestro arte al servicio de una idea y de un propósito imposible de realizar. Tal es el concepto que tenemos de Dios, que todo resulta pobre y mezquino. La actitud reposada y su forma sencilla, tal como nos la imaginamos predicando a la Humanidad; la expresión dulce, serena y majestuosa; los brazos, extendidos suavemente, como amparando y acogiendo a cuantos a Él desean llegar, y la mano derecha en actitud de bendecir».

La altura del monumento es de 28 metros, incluida la figura, que tiene nueve metros desde el plinto. El ancho es de 31 metros, y el fondo tiene 16. Está construido con piedra de Almorquí, y se han empleado 882 toneladas de este material.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA