Lunes, 27 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Blog

¿Por qué los católicos nos confesamos con un sacerdote?

por Convertidos Católicos

Una de las principales críticas que nos hacen los protestantes y las sectas es que nosotros nos confesamos con un hombre, y que por ello esta doctrina es antibíblica ya que eso solo lo puede hacer Dios (Marcos 2,7).  Negando así, el sacramento de la confesión o penitencia. 

¿Qué enseña la Iglesia Católica sobre la confesión?

Catecismo Iglesia Católica

1425 "Habéis sido lavados [...] habéis sido santificados, [...] habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios" (1 Co 6,11). Es preciso darse cuenta de la grandeza del don de Dios que se nos hace en los sacramentos de la iniciación cristiana para comprender hasta qué punto el pecado es algo que no cabe en aquel que "se ha revestido de Cristo" (Ga 3,27). Pero el apóstol san Juan dice también: "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos y la verdad no está en nosotros" (1 Jn 1,8). Y el Señor mismo nos enseñó a orar: "Perdona nuestras ofensas" (Lc 11,4) uniendo el perdón mutuo de nuestras ofensas al perdón que Dios concederá a nuestros pecados.

1426 La conversión a Cristo, el nuevo nacimiento por el Bautismo, el don del Espíritu Santo, el Cuerpo y la Sangre de Cristo recibidos como alimento nos han hecho "santos e inmaculados ante Él" (Ef 1,4), como la Iglesia misma, esposa de Cristo, es "santa e inmaculada ante Él" (Ef 5,27). Sin embargo, la vida nueva recibida en la iniciación cristiana no suprimió la fragilidad y la debilidad de la naturaleza humana, ni la inclinación al pecado que la tradición llama concupiscencia, y que permanece en los bautizados a fin de que sirva de prueba en ellos en el combate de la vida cristiana ayudados por la gracia de Dios (cf DS 1515). Esta lucha es la de la conversión con miras a la santidad y la vida eterna a la que el Señor no cesa de llamarnos (cf DS 1545; LG 40).

Sólo Dios perdona el pecado

1441 Sólo Dios perdona los pecados (cf Mc 2,7). Porque Jesús es el Hijo de Dios, dice de sí mismo: "El Hijo del hombre tiene poder de perdonar los pecados en la tierra" (Mc 2,10) y ejerce ese poder divino: "Tus pecados están perdonados" (Mc 2,5; Lc 7,48). Más aún, en virtud de su autoridad divina, Jesús confiere este poder a los hombres (cf Jn 20,21-23) para que lo ejerzan en su nombre.

1442 Cristo quiso que toda su Iglesia, tanto en su oración como en su vida y su obra, fuera el signo y el instrumento del perdón y de la reconciliación que nos adquirió al precio de su sangre. Sin embargo, confió el ejercicio del poder de absolución al ministerio apostólico, que está encargado del "ministerio de la reconciliación" (2 Co 5,18). El apóstol es enviado "en nombre de Cristo", y "es Dios mismo" quien, a través de él, exhorta y suplica: "Dejaos reconciliar con Dios" (2 Co 5,20).

En el numeral 1441 se enseña que Solo Dios perdona los pecados, por tanto la acusación protestante carece de sentido porque es doctrina católica el creer que el único que perdona los pecados es Cristo/Dios (nuevamente el protestante desconoce la doctrina católica). Entonces, si solo Cristo perdona los pecados ¿por qué dejo un sacramento? ¿por qué los sacerdotes te absuelven los pecados? La respuesta es muy sencilla: Ellos son instrumentos de Dios, colaboradores de Dios, y por tanto colaboran en la reconciliación del hombre con Dios (2Cor 5:18).

¿Enseña la Biblia que podemos confesarnos con un hombre?

 Veamos los antecedentes de este sacramento ya en el Antiguo Testamento:

Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Yahvé. Y Natán dijo a David: También Yahvé ha remitido tu pecado; no morirás. 2Samuel 12,13

David había pecado, el Señor envía al profeta Natán quien le ayuda a confesar su pecado.  Cuando el profeta vio que David había reconocido su pecado, y pedía perdón le dijo que Dios le había perdonado.

Pasemos ahora al NT y veamos las bases bíblicas de este sacramento:

Ya a San Juan el Bautista los israelitas le confesaban sus pecados, sabían que era Dios quien les perdonaba, pero Juan al ser enviado por Dios actuaba como instrumento:

Marcos 1, 4-5: Juan el Bautista apareció en el desierto predicando el bautismo de arrepentimiento para el perdón de los pecados. Y salía a él toda la región de Judea y todos los habitantes de Jerusalén; y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados “.

 Juan 20, 21-23: Jesús les dijo otra vez: "La paz sea con vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo "Y cuando hubo dicho esto, sopló sobre ellos y les dije:" Recibid el Espíritu Santo, a quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados;.. Si que los retengáis, les quedan retenidos ".

También San Pablo lo enseña en sus cartas:

10 Y al que vosotros perdonáis, yo también; porque también yo lo que he perdonado, si algo he perdonado, por vosotros lo he hecho en presencia de Cristo, 11 para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones. 2Cor 2, 6-11

De la misma manera que San Pablo perdona en “presencia de Cristo”, los sacerdotes actuando en “presencia de Cristo”, en “la persona de Cristo”, perdonan nuestros pecados. La Reina Valera traduce por “presencia de Cristo” la expresión griega προσώπῳ Χριστοῦ , o sea, “prosopon Christou”. La palabra prosopon significa  concretamente persona , así que lo que el apóstol dice es “en la persona de Cristo” lo cual le da un sentido mucho más católico a este pasaje, y es que cuando Pedro Bautizaba, era Cristo quien bautizaba, y cuando Pedro perdonaba era Cristo quien perdonaba, esto es, el sacerdote es simplemente un instrumento, la gracia viene de Cristo.

De las citas antes mencionadas, la más importante es la de Juan 20:21-23 y será sobre ella sobre la que profundicemos un poco para dejar claro este sacramento:

Dos puntos son importantes:

La palabra griega usada para Soplo es : νεφύσησεν (emphusaó) que se traduce como soplar en su interior, exhalar. Esta palabra solamente es usada en la escritura en otras dos ocasiones (prescindiendo de los deuterocanónicos) en Gén 2,7 y en Ez 37,9-10, en estos dos casos se observa un cambio en las personas a las cuales se les sopla el Espíritu o aliento. Aquí se produce un cambio  en su vida, pasan del estado de muerte al estado de vida. Concretamente el sacramento de la confesión consiste en eso, en hacer que el hombre pase de su estado de muerte espiritual, al de vida en gracia santificante.

  1. Cristo dice "como el Padre me envió( ἀπέσταλκέν -apostelló- ) así os envió yo" Cristo fue enviado por el Padre, para perdonar los pecados:

Mateo 9,13   Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento. 

Les anuncia que ellos van a ser sus "enviados," como él lo es del Padre. El, que tiene todo poder en cielos y tierra, les "envía" ahora con una misión concreta, con el poder de perdonar los pecados. Aquí se nos muestra como también los hombres pueden con el perdón de Dios renovar la vida del hombre.

¿Qué enseña la historia de la Iglesia?

Como toda enseñanza católica se puede encontrar ya en los primeros siglos de la era cristiana testimonios de cómo se ejercía este sacramento. Citaré solamente dos para no extenderme demasiado:

San Hipólito de Roma, en el año 225. D.C en su obra Tradición apostólica dice:

Padre, que conoces todos los corazones, concede a este siervo tuyo, que elegiste para el episcopado, que apaciente tu santa grey y ejerza ante ti el supremo sacerdocio de manera irreprochable sirviéndote día y noche, que sea siempre agradable en tu presencia y ofrezca los dones de tu santa Iglesia, que tenga, en virtud del espíritu del supremo sacerdocio, el poder de perdonar los pecados según tu mandato, que distribuya los cargos, según tu precepto, y que desate toda atadura por el poder que diste a los apóstoles, que te complazca por su mansedumbre y la pureza de su corazón. (San Hipólito de Roma-Tradición Apostólica 3)

Orígenes pocos años después escribiría:

La sexta se cumple por la abundancia de la caridad, según la palabra del Señor: Sus pecados le son perdonados porque ha amado mucho (Lucas 7,47) Hay todavía una séptima , áspera y penosa, que se cumple por la penitencia, cuando el pecador baña su lecho con lágrimas y no tiene vergüenza en  confesar su pecado al Sacerdote del Señor, pidiéndole curación. (Orígenes Homilía in Levit. II,4)

Si desean más argumentos bíblicos o patrísticos para fundamentar este y otros sacramentos, os recomiendo leer mi libro "Fundamentos Bíblicos del Catolicismo- Tomo I: Iglesia, Culto y Sacramentos" dando clic aquí

 Jesús Urones

 

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA