Jueves, 19 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

China envejecida

por Nobleza obliga

 China acabó con 36 años de la política del hijo único y a partir del pasado 29 de octubre las parejas que así lo deseen podrán tener dos hijos.

Pero ¿cuál es el resultado de casi cuatro décadas de un estricto control poblacional? Si hablásemos solo de números, estas medidas parecerían adecuadas para un país que tuvo en la década de los 50 y 60 un disparado índice de nacimientos.

Sin embargo, los chinos han tenido que pagar un altísimo costo en vidas humanas que han sido abortadas (400 millones de bebés, según Steven Mosher, presidente del Population Research Institute PRI), además de las duras consecuencias para la libertad personal de millones de parejas, obligadas a reducir su prole a un solo descendiente.

Recordemos el doloroso caso ocurrido en junio de 2012 cuando una foto de un feto muerto de seis meses de gestación dio la vuelta al mundo. El bebé era el segundo hijo de la pareja Feng Jianmei y de Deng Jiyuan, y fue abortado porque sus padres no alcanzaron a reunir el dinero para pagar la multa de 10 mil dólares por tener un segundo hijo. Ese año las multas dieron al gobierno chino una ganancia de 3.300 millones de dólares. Un régimen que pone precio a la vida.

Muchos segundos hijos en China viven bajo la clandestinidad. No tienen ni siquiera identificación. No pueden ir a la escuela ni al médico. Tampoco viajar por su país ni menos, fuera de este. Personas que no son bienvenidas y cuyo único pecado es tener un hermano mayor.

Este tiránico control de natalidad también ha herido la dignidad de la mujer, ya que la mayoría de abortos han sido practicados a niñas, pues las parejas prefieren que su único hijo sea un varón.

En muchos lugares de China “el gobierno vigilaba los ciclos menstruales de la gente y ordenó abortos”, asegura la periodista Carrie Grace en un reciente reportaje publicado por la BBC.

Una ley que al excederse ha caído en “abandonos, infanticidios y, cuando el ultrasonido y otras técnicas de selección de género se hicieron ampliamente disponibles, abortos selectivos de género”, explicó Carrie.

Y mientras tantas mujeres y niños han sido maltratados, este país envejece de manera dramática. En 2014 los menores de 14 años representaban solo el 16,6 por ciento de la población. En 2050 China adolecerá de mano de obra suficiente para sostener a los mayores de 60 años que según las proyecciones de la Organización Mundial de la salud, representarán un 35 por ciento de la población.

Con la política del hijo único China sufre las consecuencias de considerar cada vida humana solamente como “una boca más que alimentar”. Bien lo dijo el Papa Francisco en su última encíclica Laudato Si: “Culpar al aumento de la población y no al consumismo extremo y selectivo de algunos es un modo de no enfrentar los problemas”. Mientras tanto, en muchos lugares del mundo “se desperdicia aproximadamente un tercio de los alimentos que se producen”. ¿No será más bien una distribución más equitativa la solución a la pobreza y el hambre en el mundo?

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA