Miércoles, 01 de abril de 2020

Religión en Libertad

Blog

Díptico de San Gamaliel, el maestro de San Pablo

por En cuerpo y alma


 
            Que el Gamaliel cuya festividad celebramos hoy fue el maestro de Pablo lo sabemos porque el propio Pablo nos lo dice, bien que no en sus Cartas, en las que jamás se refiere a él, sino en testimonio interpuesto a través del libro de los Hechos que escribe el biógrafo paulino que es Lucas:
 
            “Instruído a los pies de Gamaliel en la exacta observancia de la Ley de nuestros padres” (Hch. 22, 3).
 
            A este Gamaliel, maestro de Pablo, se refieren los propios Hechos de los Apóstoles con palabras tan elogiosas como las siguientes:
 
            “Un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley con prestigio ante todo el pueblo” (Hch. 5, 34).
 
            El rabí judío Gamaliel registra una intervención estelar en los textos canónicos cristianos. Ocurre que poco tiempo después de crucificar a Jesús, entre dos y tres años, el Sumo Sacerdote manda arrestar a todos los apóstoles. Liberados por el ángel del Señor, éste les ordena predicar en el Templo, donde vuelven a ser detenidos por la guardia del sanedrín. Una vez ante el órgano de gobierno que había condenado a Jesús, sus miembros prohíben a los apóstoles volver a predicar el nombre de Jesús. Pedro hace entonces uno de sus discursos:
 
            “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole de un madero. A éste le ha exaltado Dios con su diestra como Jefe y Salvador, para conceder a Israel la conversión y el perdón de los pecados. Y nosotros somos testigos de estos hechos, y también el Espíritu Santo que ha dado a los que le obedecen”. (Hch. 33 29-32).
 
            En ese momento, la turba y hasta los propios componentes del sanedrín se alzan contra ellos para lincharlos, momento en que uno de sus miembros, precisamente Gamaliel, pronuncia el siguiente discurso:
 
            “Israelitas, mirad bien lo que vais a hacer con estos hombres. Porque hace algún tiempo se presentó Teudas, que pretendía ser alguien y al que siguieron unos cuatrocientos hombres; fue muerto y todos los que le seguían se disgregaron y quedaron en nada. Después de éste, en los días del empadronamiento, se presentó Judas el galileo, que arrastró al pueblo en pos de sí; también éste pereció y todos los que le habían seguido se dispersaron. Ahora, pues, os digo: Desentendeos de estos hombres y dejadlos. Porque si este plan o esta obra es de los hombres, fracasará; pero si es de Dios, no conseguiréis destruirlos. No sea que os encontréis luchando contra Dios” (Hch. 5, 35-39)
 
            Discurso que aplaca los ánimos de todos - añaden los Hechos que sus colegas “aceptaron su parecer” (Hch. 5, 39)- aunque no consiga impedir la sentencia que prohíbe a los apóstoles volver predicar en el Templo y una pena de azotes.
 
            El evento revela varias cosas. La primera que mal que bien, la nueva secta cristiana todavía opera en el Templo, lo que quiere decir que mal que bien, se mantiene en el ámbito de la religiosidad judía. La segunda que, a no ser que hubiera sido elegido en los 2-3 últimos años, Gamaliel habría formado parte del sanedrín que había condenado a Jesús.
 
            La tradición cristiana reserva para el maestro de Pablo un piadoso huequecito. Según los llamados “Reconocimientos” atribuídos al obispo de Roma Clemente (88-97), Gamaliel había abrazado la fe cristiana y permanecía en el sanedrín a los solos efectos de crear una quinta columna cristiana en el órgano de gobierno. Según Focio, habría sido bautizado por los apóstoles Pedro y Juan, junto con su hijo y con Nicodemo (pinche aquí para conocer mejor a este interesante fariseo del Evangelio de Juan). Una tradición incluso dice que era uno de los doctores del Templo con los que discutía Jesús cuando con doce años se perdió en él, y otra venera su cuerpo en Pisa (Italia) supuestamente descubierto en el s. V.
 
            Y una postrer cuestión: en caso de haberse producido dicha conversión que es la que hoy festejamos, ¿es Pablo la pieza clave de la misma? Aunque de haber sido así, Pablo, sin duda, no se habría privado de relatarlo en algún momento a lo largo de sus informativas epístolas. A no ser que lo hubiera hecho en las que escribió y no han llegado hasta nosotros (pinche aquí para conocer sobre el tema).
 
            Y sin más por hoy queridos amigos me despido de Vds. no sin desearles, también hoy, que hagan Vds. mucho bien y que no reciban menos. Mañana completamos este díptico de Gamaliel con una reseña de lo que sobre su figura dicen las fuentes no cristianas.
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es. En Twitter  @LuisAntequeraB
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
¿Quién era ese Nicodemo que entierra a Jesús?
Díptico de la conversión de San Pablo: De la forma bajo la cual se le apareció Jesús
De la conversión de San Pablo que celebramos hoy
De Saulo a Pablo. ¿En qué momento Saulo deja de ser Saulo para pasar a ser Pablo?
¿Qué sabemos del aspecto físico de San Pablo?
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas han leído esta misma noticia. Sólo con tu ayuda podremos seguir adelante

DONA AHORA