Viernes, 13 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

No se trata de que los jóvenes no salgan, sino que sepan comportarse

No se trata de que los jóvenes no salgan, sino que sepan comportarse

por Duc in altum!

El tema de los jóvenes es un punto prioritario en la línea pastoral de las familias y de la Iglesia; sin embargo, a veces, se aborda de un modo irreal y, en casos extremos, hasta fundamentalista por parte de algunas personas. Lo anterior, debido a un error de abordaje. Tenemos que pasar del “quédense en casa y eviten todo lo exterior, tipo bares o discotecas porque es malo” al “salgan, pero tengan un sentido, sepan cómo actuar, evitando los excesos”. El enfoque es totalmente distinto y no por ello quiere decir que sea “light” o relativista.

Una persona formada no es la que no sale, sino aquella que estando en medio del mundo, de las cosas, de la posibilidad de actuar mal, sabe lo que más le conviene desde el punto de vista de la conciencia. No se trata de separarlos de las discotecas, sino de enseñarles cuáles son los criterios para elegir el mejor lugar para divertirse, porque no es lo mismo una discoteca que un antro en el que, por ejemplo, se exaltan comportamientos inapropiados en materia de sexualidad y afectividad. En este último caso, está claro que resulta inaceptable, pero si se trata de un bar en el que se puede pedir una copa y convivir sin excesos, no hay problema. Si están bien formados y acompañados en las diferentes etapas de su vida, podrán ir de forma moderada, inteligente. Por eso, insistimos en que la clave no está en prohibirlo todo, sino en saber cómo formarlos.

Hay que favorecer que los jóvenes opten por la fe, pero no es a través de un modelo puritano que se conseguirá. Al contrario, eso aleja o si cala genera un ambiente de tipo sectario que no es lo que Jesús nos pide. De ahí la necesidad de ayudarlos a ser coherentes en su ambiente. Es cierto que vivir al estilo del Evangelio cuesta e implica renuncias, pero eso no quiere decir que los jóvenes deban encerrarse y vestir con colores tristes. Significa estar, divertirse, pero hacerlo de tal manera que su ejemplo motive a otros, contribuyendo al cambio que tanto se requiere para evitar los vacíos y demás cuadros de ansiedad que surgen al momento de quitar a Dios del centro. Construyamos una pastoral de lo realista, de lo concreto y veremos avances. 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA