Viernes, 29 de septiembre de 2023

Religión en Libertad

Blog

Canonizada en 2015 por el Papa Francisco

Santa Mariam Baouardy, la carmelita «mártir» (1)

por Victor in vínculis

Mariam Baouardy, OCD o María de Jesús Crucificado (1846-1878), es una santa católica que fue monja de la Orden de Carmelitas Descalzos de la Iglesia greco-católica melquita. Sus padres eran greco-católicos originarios de Siria y de Líbano. Fue mística, experimentó estigmas en su cuerpo. Fue canonizada por el papa Francisco el 17 de mayo de 2015.

Baouardy nació el 5 de enero de 1846 (vísperas de la Epifanía) en la aldea galilea de Hurfiesh, luego se mudó a I'billin, en Palestina durante el Imperio Otomano, a Yeries (George) Baouardy y su esposa, Mariam Chahine. Mariam era su decimotercer hijo y su primera hija, y ninguno de sus hermanos anteriores había sobrevivido a la infancia. Ella nació después de que la pareja hizo una peregrinación a pie a Belén, a unas 70 millas de distancia, desesperada por la pérdida de sus hijos. Cuando más tarde fueron bendecidos con el nacimiento de una hija, la llamaron Mariam en honor a la Virgen María, por gratitud. Se le unió un nuevo hermano, Boulos, dos años después.

Baouardy aún no tenía tres años cuando sus padres murieron de una enfermedad en 1848, con solo unos días de diferencia. Luego, los hermanos fueron acogidos por parientes en diferentes lados de su familia que vivían en diferentes aldeas, ella fue tomada por un tío paterno que vivía en el mismo pueblo y su hermano se fue a vivir con una tía materna. El hermano y la hermana nunca se volverían a ver. Fue criada en un hogar amoroso en circunstancias cómodas. De niña tenía un marcado espíritu de fervor religioso, y a los cinco años comenzó a ayunar los sábados en honor de la Santísima Virgen.

Cuando Baouardy tenía ocho años, su tío y su esposa se mudaron a Alejandría, Egipto, para mejorar su situación. Cinco años más tarde, en 1858, cuando tenía 13 años, de acuerdo con la tradición, fue comprometida por su tío con el hermano de su esposa, que vivía en El Cairo. La noche antes de la boda, tuvo una experiencia religiosa en la que se sintió llamada a no casarse sino a ofrecer su vida a Dios. Cuando explico esto a la mañana siguiente, su tío se enfureció y la golpeó severamente. A pesar de esto, y el maltrato posterior que comenzó a experimentar por parte de su tío, se mantuvo firme en su decisión.

No obstante, Baouardy se sintió deprimida y sola. Ella le escribió a su hermano, que vivía en Nazaret, pidiéndole que la visitara. El joven sirviente al que le pidió que entregara la carta sacó de ella la causa de su tristeza. Al enterarse de esto, intentó cortejarla por sí mismo, invitándola a convertirse al Islam. Ella rechazó su propuesta, lo que provocó que el joven se pusiera furioso, en el que sacó un cuchillo y le cortó el cuello. Luego arrojó su cuerpo en un callejón cercano.

Baouardy luego experimentó lo que estaba convencida de que era un milagro. Como relató más tarde, una "monja vestida de azul" la llevó a una gruta que nunca pudo identificar, cosió sus heridas y la cuidó. Su voz se vio afectada por el resto de su vida como resultado del corte, que un médico francés luego midió como 10 cm. (casi 4 pulgadas) de ancho. Después de ser atendida por esta misteriosa mujer durante un mes, se recuperó lo suficiente como para irse y buscar trabajo como empleada doméstica en la casa de una familia árabe cristiana en la ciudad.

[El Patriarcado melquita ha construido en ese lugar una catedral dedicada a la Dormición. Su cripta está revestida de mosaicos realizados por un artista egipcio que nació en el islam y se convirtió al cristianismo].

Después de un año, Baouardy decidió tratar de encontrarse con su hermano y viajó en caravana a Jerusalén. Allí se sintió inspirada a hacer un voto de virginidad perpetua en el Santo Sepulcro. Luego tomó un bote en Jaffa con la intención de dirigirse a Acre. Sin embargo, debido al mal tiempo, el bote tuvo que detenerse en Beirut. Tomando esto como una señal de Dios, desembarcó y encontró trabajo como empleada doméstica. Después de trabajar allí, de repente se quedó ciega, una condición que duró 40 días, cuando de repente recuperó la visión. No mucho después de eso, tuvo una caída grave que pareció dejarla muerta. Su empleador la cuidó durante un mes hasta que se recuperó, completamente curada.

En la “casa” de Santa Mariam Baouardy | Christian Media Center (cmc-terrasanta.org)

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda