Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Homosexualidad: Diario de Alejandro V: Restaurar

Para los que abrís el Diario de Terapia de Alejandro por primera vez, podéis leer las páginas anteriores: aquí

Han pasado varios meses desde el último relato y como no fue muy positivo, muchos de vosotros me habéis escrito dándome ánimo en mi lucha por esculpir mi heterosexualidad y enterrar mi atracción por los chicos.

Lo cierto es que lejos de mi está el transmitiros cansancio o desesperanza en mi proceso. Tan sólo quería compartir mis sentimientos en la lucha dentro del entorno en el que muevo cada día, que como supondréis es muy muy adverso.

Estos meses ante mi sorpresa he ido descubriendo en mí, un cierto deseo que tenía en mi interior más oculto y que se ha ido expresando día a día de modo espontáneo y fugaz: El deseo de tener una pareja.

Diréis: ¡claro como todos! ¿Qué hay de extraño? Pues lo pintoresco es que yo nunca he tenido ganas ni deseos o necesidad de tener pareja. Quizás debido inconscientemente a que me atraían los chicos; a que en el mundo gay tener pareja es como tener un compañero de piso, de pago de facturas, de vida social, de viajes, de sexo fácil… pero nada de proyecto en común de amor, por eso lo había descartado.
Y me pasaba ídem con las chicas, al no poder darles lo que ellas buscaban en mí: un hombre.  Es por esto, por lo que yo me "sabía" nacido para la soltería.

Al ir trabajando con Elena Lorenzo en el descubrimiento de mi heterosexualidad, sin pretenderlo ni forzarlo me he sorprendido a mi mismo fijándome en chicas. Es una mezcla entre ganas, envidia y cierto deseo sexual cuando veo esos chicos y chicas que van de la mano, que se besan en el Retiro, en la calle o durante una cena.
En otra ocasión, durante una dinámica de afectividad que realicé en un seminario al que asistí sobre el Niño Interior. Por cierto, esta técnica del Niño Interior es estupenda,  ayuda entre otras cosas a descubrir heridas emocionales que tiene nuestro yo más interior y que de manera muy sencilla se pueden trabajar, gestionar y solucionar.

Pues bien, como os decía en una dinámica de ese seminario teníamos que escoger a una persona, yo escogí a una chica muy guapa que tenía enfrente. La dinámica lo requería… teníamos que abrazarnos durante cinco minutos cada uno. Lo que inicialmente era trabajar sobre la necesidad de afecto que tenemos cada uno, para mí se convirtió  en un despertar, en un grito, en un sentirme como una esponja seca tocando un lago deseando empaparme del agua. Sentí grandes deseos de protegerla, de ofrecerle mi yo, mi masculinidad. Nunca antes había tenido esta experiencia con un chico.

Es cierto, que ya han pasado unas semanas de esta experiencia pero todavía la tengo muy fresca en mi memoria afectiva, existencial y porque no decirlo, sexual (ya que también me despertaron ciertos deseos lógicos en esa situación).
Descubrí que había otro Alejandro dentro de mí que gritaba que le dejase salir, que quería ser él mismo.

Dándole vueltas a esta idea de querer ser yo mismo, he llegado a la conclusión de que a veces uno se cree homosexual  y se afirma en esta idea pudiendo llegar a comportarte como tal y todo por culpa de los comentarios de los compañeros del colegio, de los "pseudo tutores"… o de otros. El caso es que vas aceptando ser lo que dicen otros que eres, sin pararte a pensar si es verdad y sin atreverte a  negar  esos comentarios.

Creo que esto va en buena dirección, me refiero a la terapia aunque, no quiero omitir que supone un gran esfuerzo y constancia. A veces mi pasado pide y exige que se le tenga en cuenta, pero con la ayuda de mi propio conocimiento, de la huida de las ocasiones de peligro y obviamente de Dios, salgo airoso de dichas exigencias de mi yo anterior.

También quiero compartir con vosotros el sentimiento de que cada vez tengo menos ganas de estar con chicos. E incluso teniendo mucho cariño a mis amigos gays, cada vez me veo más lejos de ellos, como que estamos en orbitas totalmente distintas. Les veo que siguen igual que hace diez años o cinco y en cambio yo me veo muy distinto, como un cuadro que le han ido limpiando y quitando aquello que impedía mostrar aquello que es.

De todas formas todavía sé que tengo que seguir restaurándome. Me gusta esta palabra: restaurar porque significa que no me estoy reinventando o reprimiendo sino dejando salir de mi lo que realmente soy.

Elena Lorenzo Rego
elena@elenalorenzo.com

Si quieres conocer más sobre la AMS no deseada y la terapia de cambio visita: LoSé
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas han leído esta misma noticia. Sólo con tu ayuda podremos seguir adelante

DONA AHORA