Viernes, 24 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Blog

Con que, ¿Tú eres Rey? Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo. (Jn 18, 36-37)

REINARÉ EN ESPAÑA

por Reinaré en España

Cuando Juan Uribe me propuso que escribiera un blog en ReL me sentí halagada. Llevo muchos años recibiendo su boletín todos los días en mi correo y leyendo muchos de sus artículos. ¡Un blog en ReL! La idea me parecía genial, pero ¿un blog de qué?

Pensé primero en escribir de mi vida, que mis siete hijos dan para contar muchas historias. Luego cambié de opinión, con gran alivio de mis adolescentes, porque en esos días un sacerdote me habló del centenario de la consagración de España al Corazón de Jesús (1919-2019). Esa era la respuesta que buscaba: un blog para el Corazón de Cristo. El pasado dos de diciembre se inauguró el año jubilar en la Basílica del Cerro de los Ángeles (Getafe). Como no están los tiempos para desaprovechar las gracias del cielo, desde aquí me propongo animar a todos a acercarse durante este año al Corazón de Cristo. La tarea, está claro, me viene grande, pero confío en que el Espíritu Santo hará su obra.

El título “Reinaré en España” no es mío, se lo he copiado a Jesús. Él mismo se lo reveló en 1733 a un joven en el colegio de S. Ambrosio en Valladolid. Siempre sorprende la manera de hacer las cosas de Dios y para esto de reinar no iba a ser diferente. Ni militares, ni dinastías reales, ni políticos, el estratega elegido era Bernardo de Hoyos un novicio jesuita de 23 años (que aún no había sido ordenado sacerdote):

“Después de comulgar, tuve la misma visión referida del Corazón, aunque con las circunstancias de verle rodeado de la corona de espinas y una cruz en la extremidad de arriba... Convidaba Jesús a mi corazón se metiera en el suyo por aquella herida, que aquél sería mi Palacio, mi Castillo, y Muro en todo lance… Recogida toda el alma… Dióseme a entender que no se me daban a gustar las riquezas de este Corazón para mí solo, sino que por mí las gustasen otros. Pedí a toda la Santísima Trinidad la consecución de nuestros deseos, y pidiendo esta fiesta (la del Corazón de Jesús) en especialidad para España, en quien ni aún memoria parece que hay de ella, me dijo Jesús: “Reinaré en España, y con más veneración que en otras muchas partes”. (14/05/1733)

 

Quién lo diría hoy, ¿verdad? Aunque tampoco aquel era un tiempo tranquilo para España. El 01/11/1700 moría sin descendencia el rey Carlos II y dejaba dispuesto en su testamento que Felipe de Anjou le sucediera en el trono de España. Su padre Luis XIV, rey de Francia, le presentó ante la corte francesa diciendo: “Señores, he aquí el rey de España”. Esta designación de un Borbón provocó la Guerra de Sucesión (1701-1713) entre los partidarios del archiduque Carlos (sobrino de Carlos II) y los del duque de Anjou. Este se convirtió en Felipe V, el primer Borbón que reinó en España.

Mientras en España se hacía la guerra por el trono temporal, Jesús buscaba a quién confiar la campaña para instaurar su Reino. Eligió a Bernardo y me parece que lo hizo por su corazón. Era apasionado y se había rendido completamente a Cristo. Además, el amor le urgía de tal manera que se lanzó a diseñar un plan de acción para que las riquezas del Corazón de Jesús llegasen a todos los rincones de España. Primero creó el Grupo de los cinco: Juan de Loyola, Cardaveraz, Calatayud, Peñalosa y él mismo, todos jesuitas ganados para la causa de la propagación del culto al Corazón de Jesús. A continuación, les dio el instrumento adecuado: “Tesoro escondido”, un librito editado en 1734 que explicaba lo fundamental de la devoción. Lo envió a la familia real y a muchos obispos, a misioneros populares… En cuatro años se realizaron ocho ediciones. Pero eso ya no lo vio en la tierra Bernardo de Hoyos. Ordenado sacerdote el 2 de enero de 1735, moría en noviembre de ese mismo año.

He de confesar que la vida de Bernardo me llena de confianza, me inspira, como se dice ahora. También a mí Jesús me ha elegido por mi corazón, con todas sus miserias pero ganado ya para su causa: dar a conocer el amor del Corazón de Cristo. Y no importa que en más de medio siglo no haya hecho gran cosa, porque en apenas dos años Dios puede llenar de fruto una vida, una nación, el mundo entero.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA