Domingo, 15 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Los signos preceden la misericordia. San Jerónimo

Los signos preceden la misericordia. San Jerónimo

por La divina proporción

En pleno siglo XXI hablar de signos milagrosos parece algo que no va más allá de los cuentos y las películas. Todo lo que nos rodea se explica por medio de la ciencia y todo lo que logramos cambiar, se realiza por medio de la técnica. ¿Para qué necesitamos a Dios? Pareciera que nos bastamos nosotros mismos. 

Si nos fijamos en el Evangelio de hoy domingo, Cristo de muestra como capaz de cambiar el orden natural de forma sobrenatural. Sus palabras obligan a que una persona deje de sufrir internamente, por medio de la expulsión del mal que llevaba dentro. Cristo no invoca a nadie para actuar, ya que tiene autoridad sobre lo natural y lo sobrenatural.


Fijémonos en los Hechos de los Apóstoles y en los signos que dieron los primeros profetas. ¿Qué dicen los magos del Faraón al ver los prodigios que hacía Moisés? "Es el dedo de Dios" (Ex 8,15). A pesar de ser Moisés quien los lleva a cabo, reconocen que hay un poder mayor. Más tarde los apóstoles obraron otros prodigios: "¡En el nombre de Jesús, levántate y camina!" (Hch 3,6); "Y Pablo, en el nombre de Jesucristo, ordenó al espíritu salir de aquella mujer" (Hch 16,18). 

Siempre se recurre al nombre de Jesús. Pero aquí ¿qué es lo que él mismo dice? "Sal de él" sin precisar más. Es en su propio nombre que ordena al espíritu de salir. «Todos preguntaron estupefactos: ´¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo». La expulsión del demonio no era en sí mismo nada nuevo: los exorcistas de los hebreos lo hacían corrientemente. Pero ¿qué dice Jesús? ¿Cuál es esta enseñanza nueva? ¿Dónde está la novedad? La novedad reside en que Jesús manda a los espíritus impuros con autoridad propia. No cita a nadie: él mismo da la orden; no habla en nombre de otro sino en nombre de su propia autoridad. (San Jerónimo) 

Hoy en día pensamos en Dios como un ser lejano, que no se preocupa por nosotros. Le hemos excluido de nuestra vida y parece que esto nos da dado más libertad, pero esta aparente libertad no nos ha hecho más felices. Podemos ver que las personas siguen sufriendo, aunque puedan pagarse todos sus caprichos. Mientras, encontramos que personas humildes, sin grandes fortunas ni éxito mediático, viven una vida más plena y feliz. Una vida sencilla a la medida de lo que son, hijos de Dios. 

El endemoniado del pasaje evangélico hoy en día podría ser cualquier persona, alejada de Dios, que vive para sí mismo y sufre por la tremenda falta de sentido de su vida. Sólo el poder de Dios podría sacarla del pozo sin fondo donde vive y sobrevive, pero Cristo espera algo, quiere que estas personas le reconozcan. Espera que le digan "¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios", pero el enemigo les ha cerrado la boca para que no sean capaces de gritar a Cristo de forma desafiante. Sabe que quien acepta la existencia de Cristo y su poder, puede arrepentirse y empezar el camino de conversión. 

Lo triste de nuestra época, es que no aceptamos la existencia de Cristo ni su poder sobre el universo. Nosotros mismos nos encerramos en una prisión para que el Médico no pueda curar nuestras heridas. Una prisión que aparentemente nos permite “liberarnos” de la presencia de Dios y del dolor de ser transformados. 

El camino que nos lleva hacia la salvación necesita de humildad y esta virtud es escasa en nuestros tiempos. Por eso es interesante orar al Señor, de vez en cuando, con la oración del Corazón: “Jesucristo, Hijo de Dios. Ten misericordia de mi, pecador”. Al orar estamos reconociendo a Cristo como Médico y le solicitamos que nos cure de nuestros pecados, infidelidades y desidias. Sólo entonces, la mano de Cristo nos sacará del agua para que llenemos nuestros pulmones espirituales de la Gracia de Dios.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA