Viernes, 01 de julio de 2022

Religión en Libertad

Blog

el sexo puede terminar desuniendo

El sexo puede terminar desuniendo

por Pequeños secretos de la vida en común

 




                                   El sexo puede terminar desuniendo   

 

Quizá la sexualidad no sea lo más importante en la vida de una pareja, pero sí es un campo que puede unir o desunir mucho, porque está uno en la intimidad de la otra persona, en lo más suyo, en la donación de ella misma.

    Por tanto, vivir con delicadeza, con comprensión, la feminidad y la virilidad forma parte del ámbito donde se entrega lo íntimo.

   Si en este campo las personas no se sienten comprendidas, queridas en su totalidad como personas, no como cuerpos, pueden venir muchos desengaños, malentendidos y mucho desamores. De hecho, es un terreno que puede unir o desunir mucho.

    Es evidente que, para algunas personas, la sexualidad tiene algo misterioso, atrayente, algo desconocido que obsesiona y acapara su atención, pero hay que comprender que algunas otras sienten la sexualidad de distinto modo, tardan más en reaccionar, exigen un galanteo previo, una preparación, una cuota de romanticismo que no ha de perderse en ninguna relación de pareja.

     Cuando una persona se hace la ilusión de que va a tener relaciones sexuales, lo piensa con frecuencia, le da vueltas, desea que su pareja sienta lo mismo que siente ella, con la misma intensidad. Y si no es así, le viene un poco de desencanto, un desasosiego. Situación que se agrava cuando no pueden tener relaciones.

      En esa situación, al hombre le resulta difícil ocultar el desencanto, incluso una cierta agresividad contenida, que resulta sin sentido y debería disimular y asumir para no herir a la otra persona, a su mujer, a la que quiere querer.

      Si esto no se hace así, la mujer puede salir desencantada, sentirse no entendida, al ser injustamente tratada.

      «Venía con un agrado, con una ternura, con una delicadeza… hasta que le he dicho: hoy tengo la regla.

       Entonces se ha enfadado y no me ha hecho caso. ¡Si la regla no me la he inventado yo!, ¡es una cosa natural!», dijo una mujer en una mesa redonda sobre el tema.

      Esta situación, que se da con frecuencia, deteriora mucho la convivencia, desencanta mucho a la mujer. En cambio cuando la mujer ve que el hombre muestra un talante abierto, natural y se esfuerza por comprender, por aceptar la situación, sin darle más importancia, eso le gusta, le hace sentirse más querida.

Pensemos.


P.D. Hay personas que de una manera u otra me han comentado la forma de ponerse en contacto conmigo para hablar sobre la posibilidad de participar en conferencias o eventos relacionados con los contenidos del blog.

Doy una dirección de correo: conluz2000@gmail.com

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda