Miércoles, 27 de octubre de 2021

Religión en Libertad

Blog

No tenemos miedo, seguiremos rezando y acompañando a las embarazadas

por Cuestión de vida

La encíclica Evangelium Vitae es una fuente inagotable de luz para mí, en cuanto a la forma de actuar de la cultura de la muerte y también en cómo combatirla desde la fe.

Ciertamente para entender cuál es la verdadera batalla que estamos librando a día de hoy con la cultura de la muerte imperante no debemos de perder de vista cuáles son las estructuras de poder interrelacionadas que la dirigen (instituciones internacionales, gobiernos, grandes empresas oligárquicas…) pero es de vital importancia darnos cuenta de que en realidad como dice San Pablo en la carta a los Efesios, no estamos luchando contra enemigos de carne de hueso sino contra alguien más, alguien más inteligente de nosotros, alguien que conoce muy bien nuestras debilidades y alguien que tiene planes de odio contra la humanidad y contra Dios.

Si la batalla que estamos librando si es de naturaleza espiritual, aunque tenga repercusiones en todos los ámbitos de la vida de las personas, esto nos aclara las armas que tenemos que utilizar, las que Cristo nos ha dado. Aunque usar armas espirituales no significa que solo tengamos que esperar de brazos cruzados que Dios lo solucione, eso no es espiritualidad sino quietismo.

San Juan Pablo II nos muestra cuál es la estrategia del demonio, que no ha cambiado desde el principio de la humanidad, siempre la misma: engañar y matar. Por eso se le caracteriza como homicida desde el principio y  padre de la mentira.

La estrategia de la cultura de la muerte es esa misma, engañar, mentir, confundir… y este engaño va dirigido a la que es la causa del pecado original: querer ser como dios sin Dios, decidir lo que está bien y lo que está mal, llamar a lo bueno malo y a lo malo bueno y esto conduce al segundo objetivo, alejar a la persona de Dios y llevarla por lo tanto a su destrucción físicamente y para toda la eternidad.

Hay una característica más que me atrevo a añadir de como actúa el demonio y es que Dios siempre propone, y el demonio siempre impone. Dios siempre respeta nuestra libertad, ni siquiera se impone a sí mismo. El demonio no y la cultura de muerte tampoco, todo es una imposición, la libertad queda anulada y cualquier disidencia debe de ser eliminada. Si en algo se han caracterizado todos los regímenes autoritarios y genocidas de la historia hasta ahora (incluido el que estamos viviendo) es la imposición por ley de sus normas contra la vida y la dignidad de la persona. Por supuesto todo lo hacen por nuestro bien, faltaría más.

¿Cuál es el camino para resistir a estos envites? Resistir firmes en la fe y estar dispuesto a morir si es necesario «Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí, la encontrará. Porque, ¿de qué le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida?, o ¿qué podrá dar el hombre a cambio de su vida?»

No hay otro camino.

Morir no se refiere únicamente a la muerte física, que también, sino a la muerte civil y social: perder el trabajo, perder los bienes, ir a la cárcel, ser despreciado, ser marginado… El martirio, en otras palabras.

El demonio miente cuando dice que puede dártelo todo y hacerte feliz, pero también miente cuando dice que puede quitártelo todo, no puede, solo puede hacer lo que Dios le permite y Dios le permite lo que en su infinita sabiduría sabe que puede ser fuente de mayor bien.

El aborto es la mayor mentira y el mayor engaño que conduce a la muerte y a la destrucción de todo el que se involucra en el mismo, incluyendo a las sociedades y a las personas que lo toleran como mal menor.

El aborto es ya parte de la macabra religión de Estado y es por lo tanto impuesto tratando de eliminar la objeción de conciencia de los médicos y ahora la posibilidad de brindar apoyo, consuelo y oración a aquellas personas engañadas a las cuales se les presenta el aborto como única y obligatoria salida (el demonio impone, ya sabemos).

Pero no podrán, en primer lugar, porque aunque yo tenga escasos conocimientos jurídicos sé que la ley pone algunos requisitos como que sean más de 20 personas que harán que no vaya nadie a la cárcel finalmente, pero no importa, el objetivo es que se tenga miedo, ese maravilloso instrumento de manipulación del cual nos están dando a manos llenas.

Pero no podrán sobre todo si nos mantenemos firmes y no tememos a las consecuencias como los mártires no temían a la muerte, porque el Rey de los mártires nos acompaña y fortalece.

¡No tengáis miedo! decía San Juan Pablo II. No lo tenemos, seguiremos dando la batalla, seguiremos dando apoyo al embarazo en dificultad, seguiremos rezando, seguiremos acercando a la misericordia a las víctimas del aborto, seguiremos siendo testigos del Evangelio de la Vida.

La victoria es nuestra Christus vincit! Christus regnat! Christus imperat!”.

 

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda