Sábado, 08 de mayo de 2021

Religión en Libertad

Blog

Señores de la Cuatro, repitan conmigo: "el periodista James Foley no fue ejecutado, fue asesinado"

por En cuerpo y alma

 
 
            El telediario de las 20:00 hs. de la Cuatro de ayer jueves día 21 (ver en el video a falta de 41:32 min.) contenía entre las noticias una cuyo titular dictaba así:

            “Consternación en todo el mundo tras la ejecución del periodista James Foley”.

             Para consternación, la que produce el titular elegido por la Cuatro para presentar la noticia. ¿Ejecución? ¿Dónde está la ejecución? Díganme, señores de la Cuatro: ¿dónde está el delito?, ¿dónde está la responsabilidad del reo?, ¿dónde están las garantías procesales?, ¿dónde está el abogado defensor?, ¿dónde está el juicio?, ¿dónde está la ley?, ¿donde está el órgano que dictó la ley?, ¿dónde está el tribunal? Y así las cosas: ¿dónde está la sentencia que es, precisamente, la que se ejecuta, de donde el nombre?
 
            Díganme señores de la Cuatro: ¿también están siendo “ejecutados” los yasidíes (pinche aquí para conocer más sobre la sufrida casta de los yasidíes)?, ¿fueron también “ejecutados” los crucificados en Siria?, ¿quizás las niñas de Nigeria han sido “sentenciadas a una pena de reclusión” y no “secuestradas” (pinche aquí para conocer sobre ellas y sobre todo lo que está pasando en Nigeria)?
 
            El pobre periodista norteamericano James Foley, las imágenes de cuya degollación han dado la vuelta al mundo produciendo el llanto y rechinar de dientes, no ha sido, señores de la Cuatro, ejecutado. El pobre periodista norteamericano James Foley ha sido miserable y vilmente asesinado, en la manera más cruel, más ruin, más macabra, más cobarde, más repugnante, más contraria a los principios de la ética y de la estética que quepa imaginar, por unos asesinos que en Irak ayer, y en tantos otros lugares del mundo otros días, invocaban e invocan el nombre de Dios para cometer horrendas atrocidades como la perpetrada con el periodista James Foley y otras, si cabe ¡que ya es decir!, aún mayores.
 
            Llamar “ejecución” al “asesinato” del periodista norteamericano en principio, y si se sabe de lo que se habla, sólo lo hacen los propios terroristas que los "ejecutan", así, entre comillas, sus cómplices, sus encubridores y sus simpatizantes. Y en el caso de un periodista al que no debemos imaginar entre ninguno de los grupos citados, uno que no tiene ni la menor idea del funcionamiento del importante instrumento de trabajo que la profesión que ejerce pone entre sus manos, el más grande e importante jamás producido por el talento humano: la lengua, el lenguaje, lo que no es sino la demostración palpable de algo que ya hemos denunciado alguna vez en esta columna (pinche aquí si desea conocer de lo que hablo).
 
            Y si grave es el error en boca y pluma de cualquier periodista del mundo, más grave lo es aún en un periodista que escribe desde España, país donde el terrorismo ha producido bastante más de un millar de muertos, decenas de miles de víctimas, y el llanto y el dolor de casi todos en el último medio siglo de nuestra historia, y en el que toda una generación de periodistas ya incurrió en el nefando error tantas veces comentado, analizado, criticado, y según creíamos, expurgado, de aplicar terminología legal a acciones que no eran sino terrorismo puro y duro, vil, cobarde y sin legitimidad alguna. ¿Tan pronto hemos olvidado cuando en nuestro país nuestros periodistas (muchos de ellos, no todos gracias Dios) al terrorismo lo llamaban “conflicto”, a los terroristas “activistas”, a los atentados terroristas “acciones armadas”, a los grupos de bandoleros “comandos”, y a los asesinatos, precisamente a los asesinatos, “ejecuciones”?
 
            Hoy más que nunca, consternado verdaderamente por las imágenes que dan la vuelta al mundo y también por el tratamiento que algunos periodistas le dan a la noticia del cobarde asesinato de un compañero, deseo a Vds. que hagan mucho bien y que no reciban menos, sin más, por mi parte, hasta mañana.
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(puede hacer click sobre ellos si desea leerlos)
 
De dos gremios que maltratan inmisericordemente su instrumento de trabajo
¿Quienes son esos pobres yasidíes “adoradores del diablo” a los que el ISIS quiere exterminar?
¿Qué está pasando en Nigeria?
Cristiana sudanesa embarazada será azotada x adulterio (con su marido) y luego ejecutada x apostasía
Crucifixiones ¡sí han oído bien, crucifixiones! en Siria
¡Que duro ser víctima del terrorismo en España!
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda