Domingo, 27 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Blog

¿De verdad es la prostitución el oficio más antiguo del mundo?

por En cuerpo y alma

 
 
            Recuerdo perfectamente la primera vez que escuché el argumento, hace ya muchos años, en mi juventud. Desconozco si cuando yo lo oí era reciente o había sido utilizado con anterioridad y era ya antiguo, tan antiguo como el oficio al que se refería. En cualquier caso me llamó la atención. Más aún, me chocó. Tuve la impresión de que utilizarlo otorgaba a quien lo hacía un cierto aire como de superioridad, de sobranza, como de “estar en la pomada”, de “estar de vuelta de todo”, de “yo me sé de lo que hablo”. Es posible que yo mismo lo haya utilizado alguna vez, no recuerdo ya si muy convencido o menos. Porque pensándolo bien… ¿de verdad creen Vds. que el de prostituta fue el primer oficio del mundo? ¿De verdad creen Vds. que el sexo es tan primordial en el ser humano como para que la del sexo fuera la primera profesión de la historia?
 
            Yo me permito dudarlo. Me permito porque como apunto en la pregunta y creo que existe general consenso entre psicólogos y sociólogos, la del sexo, por muy sublimado que se halle hoy día, no es ni mucho menos la primera necesidad del ser humano, y antes de proveer por su solución proveemos los bípedos sapiens por las que tienen que ver con el hambre, con la sed, con el frío, y hasta con el techo y tantas otras. Y en consecuencia, antes de pagar por un orgasmo, pagaríamos por el alimento, por la bebida, o por el abrigo.
 
            Lo que me lleva directamente a la segunda razón que es precisamente de la que quería hablar a Vds. hoy: el de prostituta es un oficio intimísimamente unido al precio, en modo tal que, convendrán Vds. conmigo, sin precio no hay prostituta. Sin precio puede haber una mujer “fácil”, bacante, lúbrica, libidinosa, lasciva, calentona o cachonda, puede haber una mujer “apasionada”, si quieren Vds. “liberada” (o por el contrario “esclava”), puede haber una mujer “poliándrica”, “multiorgásmica”, y tantas cosas como estimen Vds. oportuno… pero prostituta, lo que se dice prostituta, no. Porque para que esa mujer “fácil”, “apasionada”, “liberada”, “poliándrica” o “multiorgásmica” ascienda (o descienda) a la categoría de prostituta, es absolutamente necesario que la especie humana haya adquirido la noción del precio y la practique, cosa que hasta donde se me alcanza, no hicieron nuestros abuelitos neandertales y cromañones, y los propios “sapiens” tardamos bastante en descubrir.
 
            Me dirá Vd. tal vez: “pero eso, Antequera, vale para la prostitución y vale para cualquier otra profesión, por lo que nos hallamos igual que estábamos”. Pues bien, no, querido amigo: ahí quería llegar yo. La existencia o no existencia de precio que es consustancial a la profesión de la prostituta no lo es, sin embargo, a otras profesiones como la del “cazador”, la del “pescador”, la del “agricultor”, la del “fabricante de herramientas”, e incluso si me apuran, la del “pintor de cuevas” (la cueva de Altamira ya estaba pintada para el 10.000 a.C. con toda seguridad, pero probablemente varios miles de años antes), profesiones todas ellas que lo son en sí mismo sin necesidad de mediar precio: uno es cazador porque caza, uno es pescador porque pesca, uno es pintor porque pinta, aunque cace, pesque o pinte gratuitamente. Pero una no es prostituta porque “se dé” o porque “conozca” o “pertenezca” a varios hombres. Lo es, y sólo lo es, cuando se hace pagar por ello, no cuando lo hace porque le gusta o porque le obligan.
 
            Por lo que, convengamos, lejos de ser el oficio más antiguo del mundo, probablemente ni siquiera se halle entre los primeros. De lo que pueden Vds. sacar las conclusiones que quieran. Por mi parte, me conformo con haber puesto la cuestión sobre la mesa. Y de paso haberles hecho pasar un ratito divertido. Espero haberlo conseguido.

            Que hagan mucho bien y que no reciban menos.
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
Del tratamiento de la prostitución en ciertos países europeos
De la “mercantilización del sexo” en la sociedad actual, versión Anne Hathaway
De pornografía y materia gris en el lóbulo derecho del cerebro
Las niñas gobiernan, los niños babosean
De la poligamia entre los judíos que conoció Jesús
De dos gremios que maltratan inmisericordemente su instrumento de trabajo
 
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA