Jueves, 09 de diciembre de 2021

Religión en Libertad

Blog

Casarse muy enamorado....

Casarse muy enamorado..

 

      Lo primero que nos sorprende cuando conocemos a alguien  quizá sea, como dice Julián Marías, «su otra forma de ser persona». 


      Éstas van desde lo morfológico a lo más profundo. Nos encontramos con una manera diferente de ver las cosas, de moverse, en muchas ocasiones de sentir, de aproximarse a los acontecimientos.

       Esta diferenciación nos hace gracia, nos atrae y si físicamente nos gusta la otra persona, es entonces cuando se puede producir el enamoramiento. Éste, a veces, es un enamoramiento fuerte y otras de menos intensidad, más racional.

      En ambos casos, al principio está basado en emociones que uno tendrá que valorar en su justa medida, porque si éstas no se alimentan de valores, de renuncias, de inteligencia, terminan siendo muy traicioneras.

      Si en los huecos de las emociones hemos puesto cemento, vida sólida, inteligencia, antes o después, nos encontraremos con la realidad de la vida amorosa. Hay que luchar por querer, unas veces a favor del viento —cuando las emociones ayudan— y otras en contra, cuando éstas se ocultan. Así es el amor.

       Si cuando las emociones no ayudan creemos que no queremos y dejamos de luchar por querer, entonces, podemos dar al traste con el proyecto más importante de nuestra vida.

       El «órgano» del cariño es la voluntad: se quiere porque se quiere querer. Los sentimientos, no nos quepa la menor duda, volverán a aparecer todos menos el de novedad. Si uno quiere querer, siempre tendrá un cómo hacerlo. Si no se quiere se buscan excusas para romper.

        Una de ellas es: «Es que yo me casé muy enamorado. Estaba tan embobado que no veía la realidad como era, no era consciente de lo que hacía». Incluso puede haber personas que te digan que de lo enamorados que estaban  no eran libres.

         ¡Pero eso es lo que quisiera todo el mundo, estar muy enamorado!

         No es más que una excusa y, por eso, hasta lo positivo lo convertimos en negativo.

 

       Hay otra excusa, también frecuente, que es: «Yo no me casé enamorado, la naturaleza “casi angélica” que vosotros decís que veíais cuando mirabais al otro, no me pasó a mí. Y así me va». Es otra excusa. Ni mejor, ni peor que la anterior. El amor se construye con el tiempo solo si uno quiere.

        Siempre  que uno quiera excusarse encontrará un modo.

       
         Tal vez lo más sensato sea no dar rienda suelta a la imaginación, no hacer caso a sus cantos de sirena y saber que, en ambos casos, cuando uno se casa, probablemente «quiera» poco. Con el tiempo el amor se va acrecentando, en proporción a los esfuerzos que realicemos para que así  sea.

        Por lo tanto, queriendo amar uno termina por enamorarse.

         Al amor no lo rompe grandes cosas que se hacen, sino pequeñas cosas que no se hacen.

          ¡ Animo, merece la pena !


 

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda