Miércoles, 27 de octubre de 2021

Religión en Libertad

Blog

Si no tenemos relaciones, lo dejamos

Si no tenemos relaciones, lo dejamos



                                                     Si no tenemos relaciones, lo dejamos

     Hay que reconocer que en el noviazgo, aparece, en ocasiones, repentinamente, un tremendo chantaje, generalmente hacia la mujer, pero no siempre, envuelto en un suave requerimiento de lo que pretende ser amor:

    «Si no lo hacemos, es que no me quieres. Si me quisieras lo harías conmigo, estarías deseando darme gusto, agradarme. Eso es lo que hacen los que se quieren. Eres egoísmo puro».

     Esto es todo un chantaje, una desconsideración hacia la otra persona, una falta de justicia.

    Acrecentado por la dificultad que conlleva el dar razones negativas ante un razonamiento, aparentemente, bien construido.

     Hay que saber dar un «no» amable, amoroso, pero firme. Y eso será positivo para la relación.

     Algunas veces se da el «sí», no porque se vea claro, o porque se vea positivo lo que se va a hacer, sino por debilidad, modernidad, no ser rechazado, o miedo a perder la pareja.  Pero sin verlo claro.

     El que ceda a ese chantaje, se está exponiendo a sufrir más en un futuro. 

     Además habría que preguntarse si eso es un noviazgo, porque si se deja si no hay relaciones eso es en lo que se basa las relaciones de amantes. Cuando el sexo desaparece se rompe la relación. O  sea no sois novios sois amantes. Lo cual es muy distinto.

     En un noviazgo todavía no ha habido un compromiso total con el otro.

     Querer todo del otro, sin la donación que lleva consigo el compromiso, es como un robo, es un apoderarse de lo que todavía no es de uno.

.     Es curioso pero la modernidad, el miedo a «quedar mal»,
está haciendo a muchas mujeres, y menos frecuentemente hombres, apoyar unas formas de actuar que en el fondo no desean , porque perciben con su intuición que pueden ir contra ellos.

     Quizá no se perciba en el corto plazo, pero sí en el medio o largo plazo.

     Pedir relaciones en circunstancias como las dichas anteriormente, en resumen, es "probar" a la otra persona, y buscarse a uno mismo.

     «¿Cómo nos vamos a casar sin “conocernos”, sin saber si somos compatibles?».

       En ese terreno, si hay amor y búsqueda del otro, siempre habrá compatibilidad, eso no son, ni de lejos, los problemas más importantes que va a encontrar una pareja.

      Probar a una persona es reducirla a un objeto de experimentación en vistas a su rendimiento: ¿Cómo me va a rendir sexualmente?, ¿Cómo será mi satisfacción personal?

      Mal empezamos. Si eso se hace en el noviazgo, que es
cuando debería haber ilusión, idealismo, ¿Qué pasará después? Probablemente la rutina se lo comerá todo.


       Si en el noviazgo no pienso en el otro, ¿ que razón  tengo para pensar después?

       Si «cosifico» al otro y lo trato como objeto,  ¿después lo voy a tratar como persona?

      Dejemos a un lado la ingenuidad que se lleva por delante muchas felicidades personales.

      Si realmente una pareja de novios tiene relaciones porque no sabe las consecuencias reales que eso puede traerle a su vida, es bueno que se formen, que se instruyan, que pregunten, que abran los ojos. Esto hará que  la verdadera ilusión renazca y de esta manera se edificará esa pareja sobre algo más sólido.  Lo que se llama la segundad virginidad vigorizará toda la relación.

     No olvidemos que la ilusión por tener relaciones es uno de los atractivos que tiene el matrimonio.

     Por tanto, la espera es buena, también para mantener ciertas expectativas con las que es bueno llegar a la boda. 

     Todo lo que sea hacer las cosas cuando se debe y no cuando apetece es una muestra de amor al otro. Y el otro lo valorará.

     Y si no se es capaz de esperar ese tiempo, hay que pensárselo seriamente.

    No está dispuesto a ponerte a ti por delante de sus deseos. «Es que me cuesta mucho, soy muy impaciente». Precisamente por eso, hay que pensárselo.

    ¿Cómo vas a vivir tu vida con una persona que no esta dispuesta a esperar, a aprender a esperar?

    Difícil ciencia, por otra parte.

   ¡Si la vida es un continuo esperar!

    Se está tratando con mucha banalidad la sexualidad, y eso lleva consigo problemas, disgustos, situaciones desagradables y sufrimientos bastante fuertes, que, por otra parte, podrían ser evitados.

    No nos olvidemos que si las cosas no se tratan como son, se vuelven contra nosotros. Eso está ocurriendo en muchas parejas.
 
    ¡Rectificar es de sabios! Hay que sentarse a hablar.

    Parece que es el momento, ¿o no?

contreras@jmcontreras.es

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda