Domingo, 25 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Blog

De las reliquias de los Reyes Magos en la Catedral de Colonia

por En cuerpo y alma

 

            Si el año pasado por estas fechas entrábamos, con la ayuda de Benedicto XVI, en el análisis de la historicidad de los Magos de Oriente (pinche aquí para conocer lo que sobre ellos nos decía Ratzinger), este año dedicaremos la festiva jornada de los entrañables amiguitos de los niños a conocer algo sobre sus archifamosas reliquias y el lugar en el que reposan.  

Santa Elena. Francesco Morandini (1575).

           La historia comienza en la famosa expedición a Tierra Santa de Santa Elena, la madre cristiana del Emperador Constantino, en busca de las primeras reliquias del cristianismo. No se conocen bien los pormenores, pero el hecho es que las de los Magos de Oriente que visitaron a Jesús en Belén, se dan por aparecidas en la ciudad de Saba, desde donde se trasladan a la capital imperial, entonces Constantinopla. Allí permanecerán unos tres siglos, hasta que el obispo San Eustorgio las traslada a Milán, emplazándolas en la iglesia que será conocida como de San Eustorgio

            E1 1164, el Emperador Federico Barbarroja, después de saquear la gran ciudad del norte de Italia, accede a la petición de Reinaldo de Dassel, obispo de Colonia, y envía las reliquias a la ciudad de su diócesis. 

Dreigkönigsschrein Detalle

            Hacia 1181, el orfebre Nicolás de Verdún empieza a trabajar en la que será la gran obra de su vida, el Dreikönigsschrein o Relicario de los Tres Reyes, una pieza de orfebrería realizada en oro macizo, esmaltes y joyas, de incalculable valor, decorada con escenas bíblicas, tanto vetero como neotestamentarias, entre las cuales, naturalmente, la adoración de los Magos de Oriente que, como se sabe (pinche aquí si le interesa el tema), recoge Mateo y sólo Mateo (ver Mt. 2, 112), y de proporciones gigantescas: 2,20 metros de largo, 1,10 de ancho, 1,50 de alto y 350 kilos de peso. Nicolás trabaja en él más de veinticinco años, hasta su muerte en 1205, aunque aún han de pasar otros veinte años hasta estar completamente finalizado. 
 

Retablo de Stephen Lochner


           En 1199, el también emperador Otón IV dona las tres coronas de oro que destinadas a los Magos de Oriente figuran hoy en el escudo de armas de la ciudad, y en 1248 comienzan las obras de la magnífica Catedral de Colonia, una de las más excelsas manifestaciones del gótico, para albergar las reliquias, que quedan emplazadas detrás del altar. No ha de ser el único tributo que rinda la catedral a los entrañables Reyes Magos, cuya presencia rezuma por todos sus rincones: así la maravillosa vidriera y el increíble retablo de “La adoración de los Reyes”, de Stephan Lochner.

  

            ©L.A.

            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en encuerpoyalma@movistar.es

 

 

 

Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)

De los Reyes Magos: un poquito de historia
De los Reyes Magos: un poquito de historia (y 2)
¿Existieron efectivamente los Reyes Magos? Responde el Papa
De la estrella que guió a los Magos de Oriente tal día como hoy: unos apuntes históricos
De la historicidad de la matanza de los inocentes (la de Herodes)

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA