Sábado, 04 de febrero de 2023

Religión en Libertad

Blog

La Diócesis de Barbastro-Monzón abre la causa de beatificación de 252 siervos de Dios, este domingo

"Jamás imaginé que Dios me soñara mártir " (Monseñor Pérez Pueyo)

por Victor in vínculis

¡Nunca nuestra «orquesta diocesana» estuvo mejor afinada!

Hace varios años un grupo de jóvenes vinieron a Barbastro para hacer la «ruta martirial». Una experiencia que jamás olvidaré. Por la tarde los acompañé al monumento que levantaron los claretianos en la carretera de Berbegal como «altar del sacrificio» donde entregaron la vida sus hermanos. Llevé el báculo del beato Florentino para la eucaristía. Fue pasando de mano en mano en el momento de la paz. Instante inenarrable.

Pero más sublime, si cabe, fue la motivación previa a la eucaristía que hiciera uno de los jóvenes dirigiéndose a sus compañeros: ¿De quién quieres despedirte? Escríbele una carta motivando tu martirio. Se mascaba el silencio, roto tan solo por algún sollozo. Algunas cartas fueron compartidas en la homilía. Durante la ofrenda se quemaron todas.

Por mal de mi vergüenza, comencé también a escribir mi carta que he tratado de reproducir para compartir con vosotros en esta fecha memorable en la vamos a abrir el proceso diocesano de la causa de beatificación de los 252 mártires que faltan para afinar mejor nuestra orquesta diocesana.

«Son las 5 de la tarde del 19 de agosto de 2018. Hace sesenta y dos años y un día que nací. Treinta y ocho que fui ordenado sacerdote. Presiento que esta noche me van a quitar la vida. Jamás imaginé que Dios me soñara mártir, fiel y coherente hasta el final, capaz de ofrecer mi vida, quebradiza e inconsistente, por la grey que el Papa Francisco me confiara.

Nunca agradeceré suficientemente a Dios cada una de las mediaciones humanas que ha puesto en mi vida -mis padres, mi hermana, mi familia, mis amigos, mis paisanos, los curas de mi parroquia, las hermanas mercedarias y los maestros de la escuela nacional, mis formadores en el seminario, mis compañeros operarios y los sacerdotes diocesanos, consagrados y seglares con los que he compartido tantos proyectos educativo-pastorales en los siete destinos que he tenido: en el Seminario Menor de Plasencia; en el Colegio-Seminario de Tarragona; en el Aspirantado y en el Colegio “Maestro Ávila” de  Salamanca; en el Consejo General de la Hermandad, como Consejero de Pastoral y como Director General; en la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la CEE; en el Colegio Español de Roma; en la Diócesis de Barbastro-Monzón- para hacerme descubrir que mi martirio no iba a ser un accidente fortuito ni un presentimiento casual sino el fruto de una prolongada vivencia de amor, el último acto de una entrega cotidiana que culminaba con la ofrenda de mi propia vida.

Cómo me hubiera gustado, tal como expresó el Papa emérito Benedicto XVI al inicio de su pontificado, ser el pastor de todos que se hace cordero para dar la vida por sus ovejas. Pido perdón a cuantos no supe acoger, escuchar, entender, querer, valorar o apoyar como ellos esperaban o se merecían.

Ojalá mi martirio de hoy sirva para descubrir que no es el poder ni la fuerza lo que transforma el mundo sino el amor. El amor hasta que duela. Distintivo del Dios por el que vale la pena dar la vida. Muchos hubieran preferido que me doblegara ante el mal o la injusticia… Tengo la certeza de que se puede perder y sin embargo ganar porque el Dios que se ha hecho cordero, nos ha demostrado que al mundo lo salvan los crucificados, no los crucificadores. Os espero a todos en el cielo, intercediendo, sobre todo, por quienes anticiparon inesperadamente mi partida».

El testimonio de fidelidad, de amor, de perdón, de generosidad, de humildad, de alegría y de entrega que han vivido nuestros mártires servirá como referente para vuestros hijos al descubrir que cuando uno sirve de corazón a los hermanos, llega a ser realmente más feliz, más fecundo y más libre. Esta es la gran verdad que pocas veces nos creemos

Con mi afecto y bendición 

Ángel Javier Pérez Pueyo,

Obispo de Barbastro-Monzón

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda