Lunes, 18 de enero de 2021

Religión en Libertad

Blog

Villa Mariana 2013. Primer Anuncio y Catecumenado

por Cerca de ti

 VILLA MARIANA 2013

Primer Anuncio y Catecumenado

 

“Tenemos la firme certeza que el Espíritu Santo da a la Iglesia, con su soplo fuerte, el coraje de perseverar y buscar nuevos métodos de evangelización.”

Papa Francisco

15 de marzo de 2013

A los cardenales en la Sala Clementina


 Effatá/60 y el Discipulado para Todos: un proyecto integral de evangelización parroquial

 Villa Mariana es una casa de retiros ubicada en el departamento de Soriano, en el Uruguay. La semana pasada se reunieron allí unos treinta participantes provenientes de ocho parroquias de tres diócesis del país, convocados, fundamentalmente, en torno a un deseo: conocerse personalmente e intercambiar sus experiencias de fe. Se buscó, además, algunas instancias de formación, taller, testimonios, y un tiempo de espiritualidad.

 En realidad esas parroquias comparten entre sí la iniciativa y entusiasmo por dos experiencias evangelizadoras: la del “Effatá/60 –se trata de un método de Primer Anuncio-, y la del “Discipulado para Todos” –se trata de un Catecumenado-.

Villa Mariana, Mercedes (Uruguay)

 Ambas experiencias, que tienen su ámbito propio y particular, cuando se las piensa articuladas, conforman un proyecto integral de nueva evangelización, ya que el Effatá/60, en los hechos, se constituye en un pre-catecumenado para quienes optan por dar un paso más decisivo en su encuentro con Jesús, y emprender el camino de la iniciación cristiana. Ambas iniciativas fueron pensadas para la realidad parroquial, pero el Effatá/60, cuya historia se remonta a setiembre del año pasado tan solo, comenzó a implementarse en un colegio también, y el Discipulado catecumenal de adultos es requerido por algún movimiento a su vez, como ocurre actualmente con grupos del movimiento Cursillos de Cristiandad.

 Y después del primer anuncio, ¿qué?

Muchas veces se escucha la pregunta: ¿qué hacer después del primer anuncio, después que logramos atraer a Jesús por medio de alguna invitación? Se despiertan el entusiasmo inicial, pero luego se necesita una propuesta atractiva, más profunda y estable. El Discipulado, con su itinerario bíblico, espiritual y progresivo, se adapta perfectamente a su modo de trabajo.

El Discipulado catecumenal de adultos encontró su germen en el 2006, y su forma definitiva, por así decir –pues su propia naturaleza es dinámica y elástica-, quedó plasmada a fines del 2009. En julio del 2010, luego de haber sido seleccionado, fue presentado en la primera Conferencia Internacional del Catecumenado, en el Instituto Católico de París. Pero la realidad del catecumenado depende, en los hechos, del boca a boca, del contagio, sobre todo, de aquellos que lo han vivido, de la alegría y entusiasmo de quienes lo experimentan, y de la convicción libre del párroco que se decide a impulsar esta modalidad tan antigua y tan nueva de evangelización. Pero no se trata de un método, ojalá fuera solo eso. Se trata de un cambio de mentalidad, de conversión pastoral.

¿Qué hacer para atraer?

Podríamos dar vuelta las cosas y decir lo siguiente: una vez que el catecumenado estaba en marcha, comenzó a hacerse más aguda una realidad que venía creciendo más y más: la gente se acerca menos a la iglesia, a la parroquia… Había allí un agujero, una distancia. Era el espacio para el primer anuncio, uno que se adecuara y complementara con otros existentes. Surgió así, después de varias experiencias de ensayo y error, el Effatá/60, que tiene como un lema: “Sólo por hoy”. Pero este sólo por hoy se repite cada semana, una rueda a la que uno puede subirse en cualquier momento del año, sin sentir que se perdió algo anterior, o que lo obliga a algo posterior. Sin embargo, el efecto es el contrario: la gente vuelve, y vuelve otra vez, y una vez más, y se van amigando y constituyendo, sin advertirlo casi, en una pequeña comunidad.

Las ponencias

En Villa Mariana hubo diversas presentaciones o ponencias:

1.       ¿Por qué una nueva evangelización?” El padre Antonio Roselli ofreció esta charla, de carácter más teórico, en la que presentó las motivaciones teológicas y pastorales de la nueva evangelización, considerando de modo especial el Documento de Aparecida (V Conferencia General del Episcopado de Latinoamérica y del Caribe).

2.       Dinámica del proceso de evangelización”. Aquí me tocó presentar la articulación, interdependencias y características de las etapas del proceso evangelizador, especialmente la relación entre Primer Anuncio y Catecumenado.

3.       Distintas propuestas de Primer Anuncio.” Se hizo un relevamiento y una descripción de diversas experiencias de Primer Anuncio que tienen lugar en Europa y en América Latina, algunas conocidas por contacto directo, otras muchas a través de reseñas periodísticas (ReL nos mantiene al tanto afortunadamente).

4.       Effatá/60. El padre Guillermo Buzzo, director de catequesis de la diócesis de Salto, presentó las características y la metodología de este método de primer anuncio, a la vez que mostró cuatro o cinco encuentros, poniendo de manifiesto en cada uno de ellos la potencialidad para el anuncio de la buena noticia. Muchos de los presentes en Villa Mariana han participado del Effatá/60, y varios de entre ellos eran evangelizadores (animadores) de Effatá/60.

5.       Discipulado para Todos. En esta oportunidad, me limité a presentar algunos aspectos de este catecumenado: su configuración como itinerario, y no como programa; su lenguaje bíblico - simbólico como mediación para entrar en la experiencia de fe; la organización de los contenidos como constelación de símbolos en torno al gran símbolo, el Misterio Pascual, Cristo, imagen visible de Dios invisible, la Verdad revelada. El lugar del lenguaje conceptual en el Discipulado. El recorrido bíblico del itinerario.

“Es cierto, hay algo previo a la catequesis”

Pero las intervenciones más esperadas eran los testimonios de los propios evangelizadores y catequistas. Alba, catequista de muchos años, refiriéndose al Effatá/60, comenzó diciendo: “Maravilloso lo que esta experiencia ha provocado en mí. Tengo muchos años en la Iglesia… Esto es lo que yo estaba buscando. Monseñor Mendiharat siempre me decía: ´buscá tu lugar en la Iglesia, cada cual tiene su lugar´. Y yo lo encontré”. Alba es evangelizadora, junto con Luiciana, en una capilla en un barrio pobre y periférico de la ciudad de Salto. “Es cierto, hay algo previo a la catequesis, y es el Effatá”, dijo. “Y el Effatá es ´¡ábrete!´, ¡abre tus oídos…, y yo que tengo problemas con mis oídos!...” añadió emocionada. “Disculpen, estoy muy movida.  Quisiera que la gente pudiera descubrir la hermosura de este Effatá: Dios te quiere. ¿Quiénes van? Hay gente que es divorciada, otra que está casada por civil (el esposo no quiere casarse en la Iglesia). Es gente con una vida muy dura, con muchos dolores. Queremos ofrecer a través del Effatá, el amor de Dios. Nos preguntamos qué puede provocar el Effatá en los encuentros de cada sábado. No sabemos con precisión. Pero sienten que son escuchados.”

"Como una puerta de entrada"

Eufrasia también compartió su experiencia como evangelizadora de Effatá/60. “Soy exalumna salesiana. Di catequesis en liceos y parroquias. Transmitíamos muy buenos conocimientos, pero no pasaba por el corazón, no se hacía vida. Luego los hijos me demandaron mucha atención. Después de un tiempo… me invitaron a acercarme a esta experiencia de Effatá. Para mí es como una puerta de entrada: ´ah, en secretaría me dijeron que viniera para acá´, o ´el padre me habló de este encuentro´, o ´vine a pedir un sacramento y me enviaron aquí´. Tengo una diversidad bárbara de gente”, dice Eufrasia, quien también se ha sumado a la elaboración de material para el Effatá.

Hablando del grado de incertidumbre propio de este Primer Anuncio, dice: “Eso es lo que me gusta, el Effatá es un terreno movedizo… Uno va en debilidad, sin saber qué va a pasar. Voy al Effatá con dos herramientas. La primera, a estar con el Espíritu Santo todo el tiempo. Es una experiencia que apunta al corazón de las personas, que se abren, se exponen, a veces se conmueven. Pido al Espíritu que el testimonio del Primer Anuncio toque y salve. Ésa es mi certeza, la única con la que voy, que el amor de Dios salve. Lo otro que llevo es el amor de Dios en mi vida, que me permite ofrecer el testimonio a través de un santo, de la palabra, de las cosas que vivo… ¿Y los resultados? A veces en el momento de oración hay lágrimas, a veces profundos silencios. A veces se queda alguno charlando después del encuentro. Se abre un espacio de mucha confianza, todos abrimos nuestros corazones. Preparamos el Effatá con otros evangelizadores. Mi preparación individual es pasar por el corazón lo que luego se va a ofrecer a otros.”

Alba entonces agregó: “Rezamos la oración preparatoria para los evangelizadores”. (Lee la oración). “Que sea el Señor que diga ´Effatá´, y no nosotros. Es hermoso: quisiera multiplicar y tener las mejores palabras para transmitir a nuestros hermanos catequistas que puedan descubrir esta manera tan sencilla de acercar al Señor, sin ese deber ser tan marcante que tantas veces hay en la catequesis. ¡Falta esto previo, el encuentro de amor con Dios para que, luego sí, venga la catequesis!”

Eufrasia remató diciendo: “Es cierto, me doy cuenta cuando llega el momento en que están para algo más” que el Effatá ya no puede ofrecer, es decir, para el Discipulado catecumenal.

"Este camino nuevo"

El turno fue ahora para el catecumenado, el “Discipulado para Todos”. Roxana comenzó rememorando su preparación tradicional para la confirmación: “no quedó nadie de aquel grupo, ¡sólo yo, ésa es la verdad! Luego me tocó participar como catequista, aprendiendo este camino nuevo del catecumenado, y de ese grupo salió un seminarista, Nicolás, que entró este año al Seminario, salieron catequistas para el catecumenado, catequistas de niños, gente comprometida con la pastoral pro vida…, es increíble pero son varios los que vienen a misa diaria… ¡esto ha dado unos frutos que no sé qué decir! Yo no podía creer el modo en que se vivía la liturgia, con qué delicadeza, la profundidad en la oración, en la relación, las distintas etapas, a mí esto me ha llenado de asombro y de vida…”.

DcN: el catecumenado de niños

Había una razonable expectativa acerca de la última presentación. En Villa Mariana el tema de una catequesis renovada de niños, de carácter catecumenal, rondaba entre quienes participan de la catequesis con niños. Bettina integró el primer DcA, que comenzó, como se dijo, en el 2006: “Soy de la ciudad de Mercedes. Soy relativamente nueva en la Iglesia. Mi familia no es católica. Mi historia de fe está en Montevideo. Trabajaba en el 2006 en una librería, y le comenté a Alma, una amiga, que me quería confirmar. Ella me averiguó todo. Fui a la parroquia con la intención de confirmarme y volverme a mi casa. Pero encontré algo que deseé para toda mi vida. No fue una fascinación… Fue algo progresivo. Nos reuníamos los martes para el Discipulado de Adultos. Somos hoy amigos con todos los de la comunidad. Nos unía Jesús. Respirábamos el clima de Dios… una cosa muy linda.” Así se presentó ante el auditorio de Villa Mariana.

Luego relató cómo, una vez salida del catecumenado el párroco le encomendó el grupo que acababa de constituirse para la catequesis de niños. “Volví entre lágrimas, pero me consoló saber que el Señor me iba a alentar. Sin proponérmelo, naturalmente, fui adaptando el Discipulado de Adultos, que yo había vivido, a los niños, siguiendo el mismo itinerario. Fui observando que la experiencia catecumenal prendía en ellos de un modo sorprendente. Me emocionó, por ejemplo, ver a aquel grupo inicial que tuve, hace ya 4 años, rezando en silencio en torno a una vela, o compartiendo su fe desde el corazón, su profundidad en el encuentro con el misterio de Dios, su contacto directo con la Palabra de Dios, su participación en los retiros, la alegría en ellos por la presencia de Jesús…”

"Entrar en relación con Jesús"

Bettina leyó algunos testimonios recientes de algunos chicos de segundo año de catequesis:
Jesús, tú para mí eres todo, mi vida”; “tú eres la persona en quien confío, la persona que me da el consuelo”; “sé que no te puedo ver, pero estás aquí”; “tú eres la persona que me llenas de amor”… Explicó cómo el DcN se centra en la Palabra de Dios. Se entrega tan sólo el texto bíblico que se va a usar, una guía para la lectura, más alguna pauta para la meditación, y nada más. Al igual que en el DcA no se usa un manual, ni se recurre a los juegos, ni a dinámicas, ni a actividades de tipo escolar, sino que simplemente se invita a entrar en la relación con Jesús…, sin plazos perentorios ni mentalidad sacramentalista.

Naturalmente, al concluir el encuentro varios catequistas de niños intercambiaron correos y teléfonos con ella, entusiasmados con el Discipulado catecumenal de Niños (DcN), en marcha. Fue así que unos días después dos catequistas visitaron sorpresivamente uno de los grupos de Bettina y quedaron maravillados de lo que vieron, y literalmente no podían creer el modo en que rezaban y disfrutaban de la palabra de Dios.

 

Fragmento de una entrevista reciente al padre Guillermo Buzzo, a raíz del encuentro en Villa Mariana


 
EFFATÁ/60


¿Qué es Effatá/60?

Bueno, Effatá/60 es una forma de primer anuncio para personas que no se reconocen miembros de la Iglesia, o que la integran sólo formalmente. Cobró forma en los últimos meses del año pasado y actualmente ya se utiliza en ocho parroquias del país. Lo lindo de Villa mariana fue escuchar los testimonios de los que están llevando adelante la tarea. Como cualquier método evangelizador es sólo una simple (muy simple) herramienta al servicio de la Nueva Evangelización. Por otro lado, Effatá/60 funciona en la práctica como un precatecumenado en el sentido que lo pide el Ritual de Iniciación Cristiana de Adultos (R.I.C.A.).

¿Por qué el nombre Effatá/60?

Effatá es la palabra que pronunció Jesús cuando sanó al sordo-tartamudo. Significa “¡ábrete!“, y es eso precisamente lo que buscamos: que el Señor pronuncie su palabra sobre nosotros y nos abra a la verdadera vida en el Espíritu.

Y ¿por qué 60?

Porque dura 60 minutos

¿Cómo se desarrolla concretamente?

Effatá/60 no es un proceso sino una reunión única, unitaria. Se lleva adelante a través de un evangelizador que anima una reunión para la cual no se solicita ningún requisito previo. Puede participar el que quiera ¡Alcanza con pertenecer a la raza humana! En esa reunión, a través de un diálogo ameno, se tocan experiencias antropológicas profundas…

¿Qué es una experiencia antropológica profunda?

Son aquellas experiencias en las que todo ser humano se descubre reflejado, porque forman parte en diverso grado, de la vida de los hombres y mujeres de todos los tiempos, culturas, y edades. Entre estas experiencias están el miedo, la culpa, la soledad, el gozo, los distintos anhelos del corazón, el amor, etc; “sacar a flote” esas vivencias desde el corazón, equivale al laboreo que se debe realizar en la tierra cuando se la pretende sembrar.

¿Qué materiales usan?

El material utilizado lo hemos ido elaborando lentamente. Incluye un amplio arco desde el humor hasta la tragedia: viñetas varias (recopiladas de los grandes del humor gráfico), noticias insólitas (por ejemplo, una mujer perdida en Europa siguiendo su GPS, un violinista famoso ignorado en el metro de Washington mientras toca su Stradivarius, una mujer que le pone el mismo nombre a sus quince hijos); todos los materiales son llamativos, y sirven para abrir un diálogo, que paulatinamente se va profundizando. Ya tenemos armados y realizados 40 encuentros.

Y después de preparar la tierra, la siembra...

No hay una manera única de hacerlo. Hay elementos fundamentales que se combinan de diversa manera: no puede faltar la Palabra de Dios, pero no necesariamente se lee un texto bíblico; es necesario el carácter testimonial, pero el evangelizador no siempre tendrá que brindar personalmente un testimonio; es vital la atención al lenguaje, que necesariamente se ajusta de acuerdo a las circunstancias; y el anuncio kerigmático debe ser y sonar como una buena noticia, y cuanto más breve y concreta, mejor.

¿Dijiste “debe ser y sonar como una buena noticia”?

Quiero decir que no se trata sólo ni principalmente de transmitir un contenido, o un conjunto de nociones y doctrinas. En Villa mariana justamente comentaron cómo a la gente le atrae porque no le suena a moralina o a proselitismo. Pueden hablar, son escuchados, se llevan una buena noticia.

¿Y qué experiencia van teniendo con esta iniciativa?

Es una tarea muy exigente para los evangelizadores (sean laicos o sacerdotes), y muy reconfortante a la vez. No damos por supuesto nada (mucho menos la fe), y eso trae consecuencias. Por ejemplo, a alguien que no cree, no le puedo decir “esto es así, la Biblia lo dice”, porque quizás para esa persona la Biblia todavía no tiene la autoridad que un creyente le reconoce. Y como digo la Biblia digo también la Iglesia, la enseñanza del Papa, etc. El evangelizador se constituye en el único garante del mensaje que da: sólo puedo hablar, como dice San Juan, de lo que he visto y oído.

Vemos la alegría en los rostros; nos comparten testimonios muy emocionantes, y sentimos que a través de esta herramienta el Señor va haciendo cosas grandes por ellos y por nosotros. Permanentemente revisamos nuestra entrega, apertura, y el modo cómo nos preparamos para cada encuentro. Creo que ninguna tarea evangelizadora es fecunda si no redunda en beneficio de todas las partes en juego. En ese aspecto puedo decir que a nosotros nos ha llenado de entusiasmo por la misión, y veo también ese mismo entusiasmo en los que se acercan.

¿A cuántos encuentros de Effatá/60 tiene que concurrir el invitado?

A uno solo, que dura 60 minutos. Nada más. Se trata siempre de una reunión independiente de las otras. El lema es “Sólo por hoy”. Si la semana que viene vuelve, encontrará otra reunión distinta, también única. Pero también podrá encontrar nuevas personas en la rueda o incluso otro evangelizador. Si falta dos meses y viene de nuevo, no pasa nada. Ese día también será “sólo por hoy”. Utilizamos un salón sencillo, sin elementos institucionales, de fácil acceso, donde formamos una rueda de sillas, sin mesa, y con un cirio al centro.

¿Dónde piensan que está el secreto del Effatá/60?

En lo simple de sus recursos, lo concreto del mensaje, y en la confianza que ponemos en la gracia de Dios. Effatá/60 es simple en su presentación. Desafiamos con preguntas simples, a buscar en lo profundo. Invitamos al silencio, a la oración, aunque no siempre ésta será en voz alta. No nos preocupa convencer a nadie, ni pretendemos que todos los que pasen por acá salgan devotos. Nos preocupamos por hacer nuestra parte lo mejor posible, y que Dios haga lo suyo como sólo Él lo sabe hacer.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA