Sábado, 18 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

Blog

Transmitir la fe. Obligación del creyente

por Déjame pensar

Parecemos vivir en el campo de la objetivización de las cosas. Mas hay todo otro campo, que es el de las relaciones humanas. Nadie puede vivir en sociedad sin tener confianza, es decir, sin un mínimo de fe en los otros. La unión entre la fe, la esperanza y el amor. Las tres son necesarias en toda suerte de compromisos. El acto de creer.es un acto esencial de la condición humana.

El gran especialista en la historia de las religiones, Van der Leeuw, ha afirmado que la fe religiosa, es decir, la confianza total del hombre hacia un Dios personalmente encontrado, ha nacido en los antiguos hebreos.”En este pequeño pueblo, en un rincón perdido, se cumplió un hecho inmenso, el nacimiento de la fe”. El primer gran testigo de esta fe, según la tradición bíblica, .es le fe de Abraham, que tuvo fe en el Señor, y el Señor lo consideró como justo. ¿De qué se trataba?

Cuando muchos creían en muchos dioses, surge el cambio de actitud de Abraham, que es haber acogido una relación personal con un Dios, que no podía ser mas que único. Él recibió la promesa de Dios de hacer un gran pueblo.

La verdadera cuestión de la fe enriquece y cambia los términos. No se trata sólo de creer que Dios existe, sino de creer que el hombre existe por y para Dios. Es decir, ¿Dios se interesa por el hombre? ¿Dios puede intervenir en la historia de los hombres para su bien? Desde Abraham le fe ha respondido SI.Y Dios subraya: “Si no creéis en mí, no permaneceréis” (Is. 9,7).

Si creemos que el hombre existe ”por” y “para Dios”, quienes hemos recibido el don de la fe nos debería inquietar que tantos a nuestro alrededor no tengan fe. Y pensemos que la mayoría de los que la tenemos, somos creyentes, porque, en cientos de generaciones nuestros antecesores de nuestras familias han sido fieles a una fe que, por apreciarla y vivirla, ha llegado hasta nosotros.

Son muchos quienes no han tenido tan trascendental situación. Y carecen de fe. No podremos llegar a todos ellos, para que la reciban, pero menos podemos abstenernos habitualmente de tan trascendental acción. Ello no solamente denotaría poco amor a otros, sino también poco amor al Dios que se nos ha dado a conocer. Y lo sentimos Padre amoroso, dador de su Gracia, que nos hace hijos suyos y nos da una vida de un talante, que de carecer de fe en Él, sería rotundamente distinta y un posible fracaso al fin de nuestra existencia..

No todos han sido llamados –como las personas consagradas a Dios de por vida-a dedicar la entera vida al bien espiritual del prójimo. Pero ello no nos debe conducir a prescindir habitualmente de una atención a los no creyentes que tenemos cerca y abrirles a la fe, a la esperanza y al amor a Dios.

En cualquier momento podemos pedir por los increyentes; en nuestros encuentros con ellos, abrirles de algún modo a la fe. Y que nuestra oración tenga un recuerdo para los no creyentes.

¿Cómo hacer? Podemos preguntarnos.
Hay tres cosas, dice San Gregorio de Nisa, que manifiestan y distinguen la vida del cristiano: la acción, la manera de hablar y el pensamiento. De ellas, ocupa el primer lugar el pensamiento, viene en segundo lugar la manera de hablar, que descubre y expresa con palabras el interior de nuestro pensamiento; en este orden de cosas, al pensamiento y a la manera de hablar sigue la acción, con lo cual se pone por obra lo que antes se ha pensado. Siempre, pues, que nos sintamos impulsados a obrar, debemos procurar que todas nuestras palabras, obras y pensamientos tiendan a conformarse con la norma divina del conocimiento de Cristo, de manera que no pensemos, digamos ni hagamos cosa alguna que se aparte de esta regla suprema. .
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda